miércoles 18 mayo, 2022

La peste

87 views

Alfredo Monsalve López


No me referiré al libro de Albert Camus, el cual tiene el mismo título de este artículo de opinión y que aborda como tema principal, la inundación o proliferación de ratas en una lejana ciudad. Y que como consecuencia de ello, la gente se enfermaba, para posteriormente fallecer. Ciudad donde se había decretado el cierre total a ella. Ni propios ni extraños podían abandonar el lugar, so pena de ser encarcelados o multados por desacato a las decisiones de la autoridad. Con esta peste me voy a referir a las numerables condiciones de vida en que han estado involucrados millones de seres humanos que pueblan el planeta Tierra. Desde tiempos remotos, la peste ha destruido civilizaciones enteras. Precisamente, la peste proviene de los roedores “Las bacterias se encuentran principalmente entre ratas y en las moscas que se alimentan de ellas. Las personas y otros animales pueden adquirir la peste a través de mordeduras de estos animales”. Hubo una peste que llamaron “La peste negra”. La cual, para controlarla se necesitaron unos siete años, aproximadamente, y se expandió como la espuma por muchos territorios. Se inició por el lejano siglo XIV, en la ciudad de Florencia, Italia. Y se extendió “miserablemente” a Occidente, donde hizo estragos.
Desde hace siglos, al Planeta le han visitado unas epidemias provenientes de la viruela, peste bubónica, cólera, VIH/sida, entre otras. Incluyendo, por supuesto, el Covid-19 y sus supuestas variantes o cepas. Al parecer, provino de excrementos de murciélagos. La pandemia que estamos padeciendo ha superado con creces, de acuerdo a los especialistas en la materia, a cualquier otra peste conocida y que ha dejado huellas imborrables en las personas. “La sociedad en su momento actual se enfrenta a incertidumbres y retos sociales, económicos, culturales, éticos, sanitarios y existenciales, provenientes de las implicaciones que está teniendo la pandemia del COVID-19, lo que determinará consecuencias para la salud y la vida humana. Esta pandemia es mucho más que una crisis sanitaria”. (Fuente:www.revpediatria.sld.cu/index.php/ped/article/view/1183/714).
Por todo lo anterior, es muy necesaria la participación de los entes dedicados al cuidado de la salud humana. Y, sobre todo, la urgente cooperación de los ciudadanos. Porque, sin la toma de conciencia, sin la verdadera reflexión de los hombres y mujeres que pululan el Planeta, no será posible el control o al menos, minimizar la peste que nos azota. Punto.
Ahora, y es aquí donde entra en escena la participación de los sectores políticos que de alguna manera tienen que ver con el incremento o no de la epidemia. Me refiero a las mentadas ayudas internacionales que han llegado a manos de “no se sabe quién”, y lejos de paliar la crisis sanitaria que provoca el virus, se presentan conflictos donde nos enteramos de supuestas irregularidades. En cortas palabras, no hay calificativo para endilgárselo a quienes actúan de manera irracional en contra de las poblaciones más desfavorecidas. O lo que es lo mismo, con esta pandemia, al parecer, se han apropiado indebidamente de las “ayudas” de otras naciones que igualmente padecen la peste.
Ahora, y eh aquí las contradicciones que nos hacen llenar de mucha impotencia, y es el hecho que, como decía en su momento Albert Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y a países, porque la crisis trae progresos…”, pero para favorecerse unos cuantos pillos, desalmados y crápulas. En otras palabras, con el dolor ajeno hacen de las suyas. Incluyendo algunos laboratorios, farmacias y distribuidores de medicamentos para la cura de este despiadado mal. Claro, hay excepciones. Sin embargo, allí está la peste. “Produciendo” horror y desazón dentro de las ciudades. No mira condición social alguna. En cada nación se detiene a jugar con la muerte. Pero el hombre, que es el que debe ponerle coto a este grave problema, no ha podido. Su inteligencia, al parecer, se ha paralizado por la potencia de la peste. Es hora de una profunda reflexión.
[email protected] / @monsalvel

- Advertisment -
Encartado Publicitario