La planta de Bartolo

viernes 21 febrero 2020

27 vistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

La literatura es un hecho cultural que no ha sido ajeno a ningún tiempo en la historia de la humanidad. Por ser un tópico fascinante, me he sentido atraído por ella desde que la descubrí, llevado por la sabia conducción de mi maestro de 5to y 6to grados: Luis Alirio Arriaga. Los estímulos positivos que me suministraba mi tutor me ayudaron a desarrollar el hábito de la lectoescritura, desde temprana edad. Esas inquietudes serían reforzadas en mi hogar paterno, allá en el lar trujillano.

La literatura trabaja desde la ilusión y la metáfora. Los tiempos, en los que las palabras están prohibidas por los autócratas, son oportunidades para la búsqueda de intersticios, de espacios de resistencia desde donde poder expresar las opiniones vetadas por los ejecutores del terror. El campo de la Literatura Infantil y Juvenil siempre ha estado muy permeado por el adoctrinamiento para la construcción de la personalidad del individuo. Esto es tan cierto que, cuando un padre elige un libro para su hijo, quiere que este le sea útil, que le enseñe a cuidar la naturaleza, a portarse bien, entre otras cosas. Sin embargo, la literatura, como todo arte, lo que hace es invitar al sujeto a jugar, lo lleva a preguntarse sobre sí mismo y no necesariamente tiene un fin moralizador o ejemplificador.

En días recientes, la generosidad de unos vecinos de parroquia, quienes me regalaron un estridente y variado repertorio musical, hasta las cuatro de la madrugada, la ausencia de sueño provocada y hábilmente dirigida por los secuaces del régimen, me permitió encontrar un espacio de reflexión y lo enfoqué sobre el afán que muestran los dictadores para sacar de circulación algunos textos de literatura infantil, como es el caso de La planta de Bartolo, un cuento que pertenece al género literario narrativo, que forma parte del libro la “Torre de Cubos” de la escritora argentina Laura Devetach. Este folleto se editó por primera vez en 1966 y fue prohibido durante la dictadura militar, entre los años 1976 y 1983.

No es fortuito el hecho que, el tema de los vetos literarios venga a mi memoria, cuando está próximo a cumplirse un aniversario más del golpe de Estado que dio al traste con la democracia argentina y cuando en otras latitudes se replican los gérmenes que parieron dictaduras, las cuales dinamitaron los senderos democráticos a través de la persecución, cárcel, destierro o muerte de quienes se opusieron a sus autocráticas derivas.

La planta de Bartolo refleja toda la riqueza poética de la autora, nutriendo el relato fantástico con hechos y vivencias reales, permitiendo a los niños entablar una relación entre el mundo real y el imaginario. En esta fábula se refleja el mensaje de solidaridad, dignidad, amistad y la acción colectiva, incentivando a los niños a la libertad, la utopía y a la lucha por un mundo mejor.

El cuento dice que un niño gaucho llamado Bartolo plantó un cuaderno en la tierra y al tiempo creció una planta que daba cuadernos. Esos que les gustan a los muchachos en edad escolar. Eran hermosísimos. De tapas duras, con muchas hojas muy blancas que invitaban a hacer sumas, restas y dibujitos. El jovencito salió a la calle con las libretas para regalarlas a los niños que no podían comprarlas. Pero el vendedor de cuadernos, personaje antagónico, que representaba a los líderes militares controladores del poder, se opuso a la libre circulación de las libretas.

El vendedor de cuadernos intentó persuadir a Bartolo con todo tipo de maravillas, dulces y juguetes para que le vendiera su planta, pero el niño no cedió porque su deseo era que todos pudieran aprender, escribir y dibujar sin límites. Es un libro plagado de personajes impredecibles que sortean situaciones de manera creativa, asegurando giros inesperados y mucha aventura. Este y otros libros fueron prohibidos por la dictadura, según ellos, por su ‘exceso de fantasía’, hecho considerado peligroso porque llevaba la mente a pensar otro orden del mundo. Según la dictadura, estos libros atentaban contra la moral, pero, pese a la prohibición, los textos siguieron circulando de mano en mano, entre las maestras.

Próximo a cumplirse 44 años del golpe que instauró la persecución y el terrorismo de Estado en la etapa más oscura de Argentina, relatos censurados como La planta de Bartolo” se vuelven imprescindibles y pueden servir como puertas de entrada para trabajar en las escuelas, en los barrios, en las familias, en las comunidades. Lo cual permitirá construir una sociedad que, sobre la base de la memoria, la verdad y la justicia, no vuelva a repetir sus etapas más oscuras.

*Coordinador Nacional del Movimiento Político GENTE

Noel Álvarez*

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype