No se puede votar “con un pañuelo en la nariz”

91

La semana pasada, el vicepresidente de Acción Democrática, Antonio Ecarri Bolívar, argumentó en un artículo de opinión la necesidad de votar en las elecciones regionales convocadas por el Gobierno “con un pañuelo en la nariz”.

Ecarri Bolívar admite en su escrito que “…somos conscientes de todos los obstáculos, trapisondas y dificultades que impone este régimen para pretender desconocer el derecho soberano del pueblo a elegir a sus gobernadores de estado, luego a sus alcaldes y después al mismísimo presidente de la República.” Pero, según su lógica, a pesar de todo eso que él mismo reconoce, se debe ir a votar. Y para ello hace referencia a la postulación de la candidatura simbólica de Rómulo Gallegos en 1941; en cuyo contexto, Rómulo Betancourt habría usado —para justificarla— la célebre frase del pañuelo.

Pretender igualar el contexto político de 1941 al de 2017 es absolutamente antihistórico. El Partido Democrático Nacional (que luego se convertiría en Acción Democrática) denunció con vigor al gobierno autoritario de Eleazar López Contreras, pero nunca cuestionó al régimen por ilegal o alegó la ruptura del hilo constitucional. Así, el PDN reconocía que aún dentro de ese régimen autoritario existía un clima de relativa paz social que permitía la actividad política. Entonces, participar en esas elecciones con una candidatura que no tenía la menor oportunidad de ganar y por lo tanto era simbólica, era una posición coherente.

El contexto de 2017 es diferente al de 1941. Desde 2016 la oposición viene denunciando en la Asamblea Nacional el asalto sistemático del régimen de Nicolás Maduro contra la legalidad y la constitucionalidad. El control del TSJ y el CNE por parte del PSUV y la convocatoria misma a una Constituyente fraudulenta e ilegal, llevaron a la fiscal Luisa Ortega Díaz a declarar formalmente que en Venezuela el hilo constitucional se había roto. La Asamblea Nacional, la Mesa de la Unidad Democrática y diversos factores de la oposición estuvieron de acuerdo con la fiscal.

Fue precisamente en respuesta a la sentencia 156 del TSJ, del 29 de marzo de 2017, arrebatándole competencias a la Asamblea Nacional, que la MUD invocó la aplicación de los artículos 333 y 350 e inició una jornada de protestas de más de 100 días.  Por lo tanto, resulta absolutamente incoherente que la MUD llame ahora a participar en unas elecciones de gobernadores, cuando las circunstancias que ella misma y la AN denunciaron como ruptura del hilo constitucional no han cesado.

En 1941 era muy claro, desde el principio, que no había ninguna posibilidad de ganarle al gobierno con la candidatura de Rómulo Gallegos, porque sería sometida a una elección, indirecta, de segundo grado, en un Congreso que había sido seleccionado a dedo por Juan Vicente Gómez. Los opositores de entonces le hablaron muy claro al país del alcance de la candidatura de Gallegos y no crearon falsas expectativas de triunfo.  En el 2017, la MUD llama a participar en unas elecciones donde lo primero que se vende es la ilusión que sí es posible ganarle al Gobierno, “si se remolca la gente y se llevan testigos a las mesas”. El espejismo ignora a propósito el público y notorio fraude Constituyente del 30 de julio perpetrado por el régimen.

Curiosamente, en 1941, el gobierno de López Contreras no alentaba esa candidatura simbólica e inofensiva de Gallegos, porque sabía que ponía al desnudo la arbitrariedad del sistema electoral. No ocurre lo mismo en 2017, cuando el régimen estimula abiertamente la participación electoral de la oposición, aunque en condiciones de abuso e incertidumbre,  porque en última instancia termina legitimando el sistema que antes atacaba.

El otro punto es la naturaleza genuinamente simbólica de la candidatura de Gallegos, y allí su verdadera potencia, al ser un instrumento para propagar el mensaje de libertad. A diferencia de las actuales candidaturas a las gobernaciones, que no tienen nada de simbólicas y tratan de cabalgar sobre la ficción creada por el régimen de que sí es posible lograr algo dentro de este viciado sistema electoral. Además, los candidatos a gobernadores están tratando de ganar apoyos con las usuales promesas electorales, como si el país no estuviese al borde del colapso. Ninguno ha podido explicar hasta ahora cómo el obtener un cargo de gobernador ayudará a conquistar la libertad en Venezuela.

Quizá lo más pernicioso es usar las fichas de la propia oposición como vehículos eficientes del “metamensaje” del régimen, para hacerle creer a la gente que participando dentro de estas reglas de juego —que el Gobierno cambia a conveniencia—, algún día se podrá cambiar el sistema. En esa ilusión llevamos 19 años.

Pero, aparte de esto, queda el argumento de fondo: Hay que votar “con un pañuelo en la nariz”. En otra palabras, sabemos que estamos en dictadura, que el sistema electoral es fraudulento, que nos van a robar los votos, que nos van a inhabilitar candidatos, que nos pueden quitar lo que nos reconozcan como triunfo electoral. Y hasta sabemos que votando hacemos un acto público de reconocimiento a la dictadura que decimos combatir. Pero, aun así, los dueños de las franquicias partidistas nos quieren llevar arriados a votar, sin razones, a ciegas.

@humbertotweets

Humberto González Briceño