Incomprables los zapatos escolares por el alto costo

986
Los zapatos están caros y dicen que los económicos probablemente salen desechables. (Foto/Gustavo Delgado)
Los zapatos están caros y dicen que los económicos probablemente salen desechables. (Foto/Gustavo Delgado)

Los precios de los zapatos escolares, desde el más barato, son prácticamente incomprables, sobre todo para quien devenga un sueldo mínimo, que no llega a los 100 mil bolívares y es objeto de descuentos en su empresa, de los cuales no se beneficia. Dependiendo de la calidad de los zapatos, la marca, y el lugar, se pueden conseguir desde 30 mil bolívares a 180 mil bolívares o más.
Daniela, madre soltera, con dos hijos, se encontraba en una tienda de zapatos en el centro de San Cristóbal averiguando los precios, para ver si podía comprarle un par a sus niños, quienes entran a clases en septiembre; visitaba–dijo- diferentes almacenes para ver dónde los conseguía más baratos.
No obstante, todos le parecían caros, porque a Rosa, quien recibe una ayuda gubernamental a través de la misión “Hogares de la Patria”, este mes le depositaron 100 mil bolívares y eso no le alcanza para nada, pues o compra los zapatos o compra el alimento para sus niños.
No trabaja, porque cuida de sus padres, adultos mayores que la ayudan con la pensión, pero que tampoco es suficiente, porque si tienen para una cosa, no tienen para otra: además de la comida tienen que pagar medicinas y los servicios; esperaba contar con la ayuda de sus hermanos.
Zapatos desde 30 mil

Los padres hacen sacrificio por sus hijos, pero no todos logran comprarles el uniforme para que puedan estrenar al entrar al nuevo año escolar. (Foto/Gustavo Delgado)

María Carrero se paseó todo el centro –comentó- para llegar a la tienda que visita todos los años. “Estoy viendo los zapatos escolares para mí nieta, aquí están a 30 mil bolívares, más o menos; vengo de diferentes partes desde Barrio Obrero, pero aquí es donde siempre son más económicos”.
Y es que en la tienda se pudieron ver zapatos a entre 70 mil y 180 mil bolívares. “Vamos a ver qué hacemos, porque el uniforme todavía no hemos averiguado el precio” –dijo-.
Las botas de goma deportivas también tenían diferentes precios, más o menos los mismos de los zapatos; pero los más baratos a 40 mil, 70 mil, y otros superan los 100 mil, dependiendo de la marca.
— La gente cuando ve los precios arruga la cara, se va. Hay unas personas que los compran. Aquí trajeron de cuero, de marcas reconocidas, y volaron, a 98 mil y 68 mil bolívares, pero eso fue el mes pasado; lo más probable es que cuando traigan, estén por lo menos a 150 mil bolívares –comentó el vendedor de una tienda de zapatos-.
Mientras tanto, de cuero no tienen nada –dicen- pues los distribuidores solamente les llevan zapatos de plástico, que hay bastante, tanto en la calle como en los comercios legalmente establecidos, y sintéticos.
Al menos por ahora:
pocos compradores
— El año pasado por esta fecha se compraba bastante mercancía, ahorita es poca, por los altos precios; los zapatos son demasiado caros, y que también los distribuidores casi no vienen, dicen que es por el material que está muy caro; también hay fabricantes que se han ido del país y la mercancía que ha llegado es de gente que tiene fábricas aquí, pero son pocos y por eso son más caros –señaló un vendedor-.
Y es que en años anteriores por esta época, tanto los negocios que venden el uniforme escolar como zapatos y los útiles, estaban abarrotados de gente esmerada en comprar a sus niños el estreno para el liceo o la escuela. Este año están prácticamente solos y muchos se quejan por la incapacidad que tienen para comprarle.
— Estamos caminando a ver qué encontramos, hay unos zapatos a 150 mil bolívares para el colegio y eso que no ha llegado la temporada escolar. No sé qué vamos a hacer, es una locura. Este año va a ser muy duro porque ya no vamos a comprar a nuestro gusto, sino al que nos da las posibilidades con la poca plata que uno maneja. Será comprarle hoy a uno y después a otro, comprar poco a poco, porque hay zapatos baratos pero son desechables, qué saca uno con comprarle a los muchachos unos zapatos de esos si no les va a durar –dijo Fabiola Méndez- quien iba con sus hijos, de diez años y doce años de edad-.
Buscando unas botas para el niño que entra al primer grado estaba Omaira Sandoval, quien hace un mes le compró a su hijo el uniforme completo (dos camisas, un pantalón de gabardina, un mono, una chemise y el suéter), en 170 mil bolívares, y estima que para el próximo mes todos esos precios se habrán multiplicado.
Comentó que solamente pudo comprarle el uniforme a su niño porque contó con la ayuda de su madre, quien reside en el exterior; con la niña, averigua precios para ver cómo hará, pues está consciente que no le puede recargar toda esa compra a su mamá.

Marina Sandoval Villamizar

 

¿Qué hace la Sundde?

Y no todos tienen la suerte de Rosa o de Omaira, de contar con la ayuda de sus padres y hermanos, por lo que probablemente muchos niños deberán conformarse con vestirse con el uniforme e incluso zapatos, que probablemente a muchos no les quedarán buenos.
Llamó la atención en el recorrido que, la gente está yendo a averiguar precios, y quienes iban a comprar solo iban por zapatos o por alguna otra pieza del uniforme, pues no tienen plata para comprar todo el uniforme completo, por lo que los niños se deberán conformar con estrenar por lo menos una sola pieza.
De manera que el llamado es al Gobierno para que tome medidas y haga funcionar los organismos competentes para evitar que la especulación siga imparable, pues se habla de las acciones del Sundde en otros estados, pero en el Táchira poco se sabe de lo que hace; al parecer, nada, pues la muestra está en que en los diferentes sectores los precios son exorbitantes y eso está a la vista de todos.