domingo 16 mayo, 2021
InicioOpiniónPasión por el Táchira … inventamos o erramos…al infinito

Pasión por el Táchira … inventamos o erramos…al infinito

121 views

Julieta Cantos


Cuando se siente pasión por algo, se actúa de diferentes maneras para lograr esa pasión o para contribuir a que ella se dé. Mi particular interés por la ciudad se remonta a muchos años, lo cual ha permitido que lea, estudie, investigue…recuerden, leer no es igual que estudiar, ni que investigar, y viceversa. Estas acciones, además, las complemento con la visión de la realidad nuestra, la propia pues, la que vivimos cada día. Pero hay momentos en que se me tranca la mente, y se tranca por diferentes causas. Desde la no comprensión de un texto, de una situación; los problemas individuales, propios…incluidos los existenciales, los de salud…y un largo etcétera. Pero, adicionalmente, me gusta revisar lo que escribo, para retroalimentarme, y tratar de no repetirme, porque hay angustias urbanas, para las cuales las soluciones ya han sido dichas en determinado momento. Y lo cierto, es que Pasión por el Táchira, si se realiza un compendio, tiene ya formato de libro. Sin embargo, lo importante es que esta columna, para quien la lea a consciencia, y tenga el compromiso de querer mejorar las cosas, puede significar un proyecto para la ciudad. Un plan de acción, con problemáticas concretas, y propuestas aún más concretas…pero hay que saber leer, y no solo entrelíneas.

En base a lo anterior, a lo mejor calificarán este artículo de prepotente. No, no lo es. Todo lo que escribo es producto de mi experiencia, pero sobre todo de la experiencia e investigación de otros. Es el conocimiento concatenado del que siempre hablo. Desde lo ancestral, hasta lo actual. Lo único que hace falta es saber entender, saber escuchar la intención del otro, saber integrarla, saber preguntar cuando no se comprende.

Como ustedes saben, soy creyente del poder organizado desde las bases populares, porque pienso que es la única manera de apropiarnos de nuestros problemas y buscarles solución de manera mancomunada, con organizaciones, instituciones y comunidades…públicas y/o privadas.

La presencia, el involucramiento de todos, es fundamental. Un supuesto líder elegido para un período determinado, no puede dejar un vacío inmenso en su gestión, sobre todo si se trata del poder local, para luego reaparecer cuando se acercan las nuevas elecciones. No solamente no debe hacerlo, sino que no puede reaparecer denigrando de aquellos que han hecho el esfuerzo de asumir las obligaciones que a él le correspondían, planteando a través de sus funcionarios que las actividades realizadas de limpieza en espacios públicos no pueden ser realizadas sin pedir permiso, y sin generar una rendición de tareas, ante el susodicho organismo, sean estas personas conscientes de su ciudad, entes públicos, privados u organizaciones sin fines de lucro. Esto significa que ese líder no ha entendido que la gerencia de la ciudad es cuestión de todos, pero, sobre todo, con la participación de las comunidades. Es él, el que tiene que rendir cuentas y solicitar la aprobación y cumplimiento de su gestión.

La idea e imagen de ciudad en tiempos de pandemia…no es agradable. Lo único que la hace vivible y habitable, es justamente su ciudadanía, con todos los errores en los que incurre…porque señores, si los gobernantes cometen errores y se supone que están formados en el ejercicio del poder para la gente y por la gente, por qué no han de cometer errores los ciudadanos, siempre que estén dispuestos a entender, a respetar, a convivir, a asumir responsabilidades respecto a su entorno.

Seguiremos la próxima semana, profundizando las posibilidades de organización de las comunidades.

Comentarios bienvenidos a [email protected]

- Advertisment -