Pasión por el Táchira / …más sobre la basura

169

El tema sobre la basura es apasionante y desafiante, ya que por mucho que migremos hacia materiales menos contaminantes y con más posibilidades de ser reciclados o reutilizados, siempre queda un porcentaje importante cuyo destino final es el vertedero o la incineración, con las consecuentes secuelas de contaminación del aire, el suelo y el agua, por lo que definitivamente debemos reducir y cambiar desde el inicio la forma como producimos y consumimos, de manera que la menor cantidad de basura sea la que llegue al relleno sanitario.

Desde nuestras universidades se debe estimular la investigación e incorporar a los pensum de estudio, no solo la ingeniería ambiental, sino el desarrollo de diseño de objetos no contaminantes y con formas volumétricas de fácil almacenamiento. Se debe promover la utilización de materiales más proclives al reciclaje y la reutilización, como el vidrio, el aluminio y el papel. Para el vidrio se deben estandarizar los modelos de botellas, a fin de maximizar su reutilización minimizando el gasto de energía, requerida para su reciclaje. El aluminio es 100 % reciclable una y otra vez, sin degradarse. El papel representa el 30 % de la basura, siendo un material reciclable, y al reciclarlo se disminuye la tala de árboles para su producción. En el caso del plástico, ya existen iniciativas en la Universidad de Stanford reveladas en la revista Macromolecules, que han creado una familia de catalizadores orgánicos que podría utilizarse para hacer que sean totalmente biodegradables y reciclables. Y es desde la familia, la escuela, la comunidad, la alcaldía, que se debe estimular y enseñar el uso de ese tipo de objetos.

Por otro lado, todos los animales, incluido el ser humano, somos los mayores procesadores de basura, el cuerpo está diseñado para procesar toneladas de material orgánico (comida) al año, por lo que debemos incorporar a todos  nuestros diseños de edificaciones a los biodigestores. Esto debe ser promovido como política nacional, desde todos los centros de estudio de nuestro Estado.

El biodigestor es: “un contenedor hermético que permite la descomposición de la materia orgánica en condiciones anaeróbicas y facilita la extracción del gas resultante para su uso como energía. El biodigestor cuenta con una entrada para el material orgánico, un espacio para su descomposición, una salida con válvula de control para el gas (biogás), y una salida para el material ya procesado (bioabono)”. Pero, lo más importante, fuera de este concepto técnico es que el biodigestor es una tecnología sencilla de implementar que se viene desarrollando en el mundo hace varias décadas, sin embargo su uso no se ha expandido masivamente, siendo como es una energía renovable y sustentable, aprovechándose la producción natural del biogás, y pudiéndose utilizar los productos ya procesados como abono; además, como redirige y aprovecha los gases de efecto invernadero producidos por los rellenos sanitarios y granjas industriales, contribuye a disminuir el complejo proceso del cambio climático. Impide la contaminación de acuíferos y, cosa importante, genera empleo. No se entiende entonces su uso tan limitado.

Quisiera cerrar con el comentario de un profesor de la Escuela Normal Superior de Montería, Colombia, quien ha venido investigando con sus alumnos sobre el problema de los desechos de residuos sólidos: “reciclamos para transformar sociedad, cultura, pensamientos, actitudes, materiales…y aquí sí es posible plantear políticas claras, proyectos interesantes y motivantes e investigaciones que conlleven dar una segunda función útil a los residuos sólidos para que su disposición final no sean los rellenos sanitarios.

Recuerden…sus opiniones por julietacpt5@gmail.com (Julieta Cantos)