¿Por qué la democracia directa y participativa es importante para el futuro de Venezuela?

123

Las instituciones del Estado no son tan solo administradoras de la cosa pública; son, además, las encargadas de gestionar los servicios sociales. Día a día las organizaciones locales tienen una importante función en la socialización, articulando las políticas públicas entre los ciudadanos, aunque el problema se corresponde a la vulnerabilidad del modelo democrático a los diferentes tipos de corrupción que le invaden.
Por ello, la implementación de una nueva gestión estratégica por parte de los entes gubernamentales permitirá fortalecer el modelo democrático y a su vez desarrollar servicios públicos de calidad, a través de una participación más activa de los grupos de ciudadanos, donde se promuevan: valores, principios, actitudes y comportamientos sociales más sensibles, ello permitirá que las personas interpreten positivamente la función pública desde su propia cosmovisión.
Dentro de la problemática actual se encuentra la poca iniciativa de las autoridades locales en promover o motivar a las personas para que se incorporen en la toma de decisiones de lo público, dejando a un lado sus conocimientos y habilidades. El compromiso de la dirección y su implicación activa es fundamental para obtener el entorno adecuado que sea capaz de desembocar en un esfuerzo colaborativo. Los cambios necesarios dependerán de una iniciativa ciudadana capaz de autocoordinarse e integrarse, para dar cabida a unos marcos institucionales más participativos y garantes del estado de derecho donde las instituciones públicas son parte y facilitadores en la conformación de dichos grupos de participación.
En la participación, subyace las ideas de ordenamiento y desarrollo social que satisface las necesidades humanas, individuales y colectivas. No hay indicio de que sea mejor o una mayor participación que una menor. El grado de participación que resulta apropiado depende de diversos factores que incluyen el tipo de situación, las actitudes y las experiencias como sociedad. En relación a ello, los factores señalados deben ser considerados a la hora de arbitrar las soluciones del conflicto que se viven actualmente en Venezuela.
Una sociedad que tiene como sistema político la burocracia ve limitados sus derechos humanos más básicos, reprimiendo así la motivación, la creatividad y la voluntad individual, ello hace imposible los objetivos de desarrollo de una sociedad. Por consiguiente, la implicación de los ciudadanos en la participación ciudadana se corresponde a una actitud activa en la vida política.
No se trata de la desconfiguración de la participación, a través de la abolición del poder del Estado para dar entrada a la opinión magnánima de un grupo de personas y solo se consideran a las personas externas como una intromisión en lo público, eliminando lo que debería ser un referente de ciudadanía. La pérdida de una buena parte de los referentes ciudadanos como la educación, valores, la organización social, principios, junto con la desaparición de la comunicación, han contribuido al desarrollo de una sociedad indiferente y socialmente poco responsable.
Es claro que la mala praxis gubernamental afecta la estabilidad de una sociedad y aun peor el desarrollo de las generaciones futuras. Vale decir que la supresión de la participación ciudadana se ve reflejada en el surgimiento de inconformidades sociales y problemas políticos como la corrupción y la mala praxis política, ello genera en los ciudadanos una desconformidad y estoicismo ante los problemas sociales y políticos de la región.
La sociedad venezolana se encuentra ante un proceso de transformación escasamente entendido, lo cual requiere de nuevas estrategias para afrontar los problemas estructurales y sociales que se presentan. Según las exigencias sociales obtenidas por diferentes medios se pudo conocer que la confianza política es un elemento motivacional muy importante, que anima a las personas a constituirse en grupos de participación y cooperación, eliminando la indiferencia social.
Es muy claro que las sociedades en la actualidad prosperan con la cooperación, y fenecen con la indiferencia, y no me refiero a cooperativismo, sino a colaboración multidireccional o distribuida. Uno de los aspectos importantes que se ha podido comprobar científicamente son las ventajas que trae consigo la inclusión social a través de la Participación Ciudadana Distribuida, donde se procesan la experiencia, el conocimiento y las habilidades de las personas, motivándolas a ser parte del desarrollo de las ciudades del futuro que actualmente se conocen como Smart City.

Roberto Elías Ramírez Basterrechea