martes 16 agosto, 2022
InicioOpinión¿Queremos revocatorio?

¿Queremos revocatorio?

605 views

Pedro Morales


 

“En Asamblea general de los profesores de la Universidad Nacional Experimental del Táchira realizada este martes 25-10-2016, se realizó un comunicado que dice:     

Considerando 5/ 11: Que el Referéndum Revocatorio, consagrado en el artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, tiene un sentido amplio que sirve para recuperar la institucionalidad, la reconstrucción y la reconciliación en Venezuela. Por tanto, resulta inaceptable cualquier argumento que justifique la decisión inconstitucional de paralizar o suspender la etapa de recopilar el 20% de firma.

Acuerda 3/8: Promover desde lo interno de las Universidades y sus diferentes instancias institucionales, la legitimación de todos los poderes públicos, a través de algún mecanismo constitucional.

Acuerda 4/8: Exigir a los genuinos y legítimos representantes de las diferentes fuerzas políticas e instituciones del país, que más allá del diálogo sincero y la concertación necesaria, dejen a un lado la conflictividad estéril, burda e irracionalidad, y sin perder más tiempo propiciar las condiciones para que el gobierno, universidades, empresariado y representantes de la sociedad, unifiquen criterios y coordinen acciones que permitan de manera decidida satisfacer las necesidades y resolver los problemas de todos los venezolanos y, por tanto, reiniciar el rumbo hacia el verdadero bienestar. 

Acuerda 5/8: Exhortar a la Máxima Autoridad de la Universidad que no permita bajo ningún condicionante de agentes externos o internos a la UNET, la violación o desconocimiento de Derechos Humanos Fundamentales o Garantías Constitucionales de toda la comunidad”.  (Todo el documento en: https://bit.ly/32co6kL )

Quizás sea producto de una leyenda urbana, pero en el año 2008 cuando comenzó la última crisis mundial, que aún se mantiene en estado de continua mutación, la reina de Inglaterra convocó a los profesores de economía de la London School of Economics (una de las más prestigiosa a nivel internacional), y les preguntó: “¿Qué hacían ustedes que ninguno  pudo prever esta crisis? ¿De qué le sirven las teorías que enseñan si no pudieron anticipar la crisis?” Parece que los docentes estaban desconcertados y no supieron que contestar.

Los diferentes tipos de conocimiento que se aferran a los criterios del mundo (en esencia basados en el tener, poder y valer), en la mayoría de los casos están viciados bien del escepticismo radical totalmente destructivo, o del dogmatismo total que inmoviliza. El uno no permite sentarnos porque no hay teoría o argumento que valga o que pueda valer, y el otro afirma tajantemente  que no hay de qué preocuparse porque se dispone de la teoría apropiada que es aplicable  a toda situación o  circunstancia: no existe hecho o hallazgo que pueda rebatirla.  Por otra parte, si una filosofía, ideología, enfoque científico o perspectiva de cualquier origen, no contribuye a encontrar nuevas verdades,  a prever comportamientos y tendencias dentro del caos imperante (producto de la apostasía que no es considerada como variable de estudio), en el mejor de los casos tiene un valor equivalente a cero, y en el peor de los escenarios es contraproducente, incongruente e insensata para los valores humanos.

Entonces, ¿queremos revocatorio? Por supuesto que la respuesta es contundentemente afirmativa para todos los órdenes de la vida: religioso-espiritual, político, económico, etc.

  1. A) En el ámbito religioso-espiritual es necesario reconocer que en términos potenciales, todos transitaremos por la “noche oscura del alma”, el “atardecer de nuestra existencia”, y definitivamente a un paso de la “iluminación de conciencia” que nos llevará, gracias a la Divina Misericordia de Dios, a la posibilidad cierta de un estado de gracia, santidad y purificación; lo que obliga sin más retardo a una verdadera conversión, y por tanto dejar sin validez o revocar para siempre, esa vida mundana que solo ha obedecido a los dioses materialistas del dinero, el poder y los placeres derivados, que han mantenido abierta la “prisión” del pecado y la maldad.

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza, vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,  y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:10-18).

  1. B) En lo que respecta al plano político, específicamente para el caso venezolano, no debe confundirse lo que representa el irrenunciable derecho y mecanismo constitucional para revocar el mandato de “todos los cargos y magistraturas de elección popular”, con el proceder incongruente, inconsistente y contradictorio de los falsos profetas: llámense así a ese porcentaje significativo de personajes del mundo político, que han , engañado, manipulado y administrado las necesidades y expectativas de la población, y por ende ejercido ese oficio de corte institucional,  con fines exclusivamente individuales o que responden únicamente a directrices provenientes de gobiernos extranjeros.

El proceso revocatorio  del presidente de la Republica debe activarse de inmediato sin darle más vueltas al asunto, pero igualmente debe revocarse al instante el poder de manejar enormes recursos del estado venezolano a ese otro señor  que funge de  “interino”, y que para nada tampoco  rinde cuenta de sus actos y decisiones en lo que refiere a lo económico y financiero. En esta línea considérense las siguientes notas informativas:

@AsambleaVE  , 15 de abril de 2020:

 “Aprobamos acuerdo que autoriza la transferencia del saldo en dólares americanos de una cuenta bancaria del Citibank perteneciente al BCV a otra cuenta bancaria del banco de la Reserva Federal de Nueva York, también perteneciente al BCV.”  Asamblea Nacional

@JulioBorges , 05 de diciembre de 2021:

“1) El Gobierno Interino ha derivado en una instancia que ha propiciado inaceptables acciones de corrupción que lastiman gravemente la lucha democrática y nos alejan de nuestro objetivo de libertad. 2) El Gobierno Interino dejó de ser un medio para liberarnos y se ha convertido en un fin en sí mismo que se busca prolongar indefinidamente. 3) El Gobierno Interino pone el foco en la administración de activos y juicios distrayéndonos de nuestro verdadero objetivo que es lograr el cambio democrático en Venezuela. 4) La presidencia interina pone el foco de la lucha política fuera de nuestras fronteras y crea una dolorosa brecha entre quienes debemos estar unidos por nuestros deseos de libertad.”

Consiguientemente, no basta la extensa inteligencia, experiencia  y experiencia de aquellos venezolanos que dignifican la labor política, sino se exige la máxima sabiduría posible para hacer lo que debe hacerse, y que vaya mucho más allá de lo que tradicionalmente se ha realizado, que en todo caso responde a criterios mundanos desgastados y desfasados. Tener presente que: en el caos existe un orden, que solo es posible determinar sus leyes de comportamiento, a través de la sabiduría proveniente del Espíritu Santo.

  1. C) En lo que concierne al escenario económico, tratemos sucintamente la inexorable revocatoria que se adelanta en relación a la hegemonía de la moneda de reserva mundial.

La salida de la norma o el estándar del oro en 1971, de hecho creó una nueva forma de explotación y dominación internacional. Destacándose que la moneda de un país en particular, más que el propio  fortalecimiento y consolidación de su propia economía real (que es la que efectivamente genera riqueza y bienestar sostenible y sustentable en el tiempo),  es lo que hizo prevalecer la “pulsera de todo incluido” a razón de su  supremacía mundial. . Caracterizándose por la amplia capacidad sin restricciones  y facilidad prácticamente absoluta de sus autoridades monetarias, de hacer crecer ilimitadamente la oferta de dinero “fiat”: utilizado “voluntariamente” en un mínimo aproximado del  80% de las transacciones realizadas en el mundo entero.

Incluso, no solo pueden imprimir la divisa en papel sino también emitirlo electrónicamente, con costo monetario cero y  sin límite alguno; evidenciando que con esta capacidad de producir dinero, pueden reactivar o mantener el consumo privado interno (a costa de promover procesos inflacionistas), comprar a diestra y siniestra cualquier activo foráneo (descapitalizando las economías de origen), importaciones de cualquier tipo (en detrimento de su propia industria nacional) o gastar en diversas operaciones económicas y financieras (afectando en general las cuentas nacionales, entre ellas la balanza comercial y de pagos); además de financiar proyectos bélicos en cualquier región plantearía, etcétera.

Ese país hegemónico se afinca en los pilares de la deuda y la amenaza. En efecto, se sostiene en instituciones estratégicamente creadas para desempeñarse en el ámbito financiero y monetario a nivel mundial, y en el espectro de la supuesta inteligencia y seguridad del  estado nacional al global y viceversa, cuyo propósito es imponer a la fuerza si es preciso la divisa hegemon o dominante. Tanto así, que dada la cualidad de emplear dispositivos e  instrumentos de extremismo monetario, ha logrado que innumerables naciones adquirieran deudas con ellos (de por si impagables),  y tener que obligatoriamente hacer frente a las mismas con el patrimonio nacional, con cualquier tipo de compensaciones o subvenciones,  o conceder prerrogativas inequitativas y humillantes: contrarias a los intereses de la nación endeudada.

Así pues que el fundamento del control mundial que ejerce esta potencia radica en lo financiero.  Han establecido un control sobre el sistema financiero y bancario, y cualquier elemento que la amenace, le hace activar de inmediato los diferentes mecanismo de imposición aplastante y de coerción denigrante e incluso con la misma población de aquellos países que se han atrevido a contrariar sus intereses: independientemente que sean países oligarcas, dictatoriales o en plena democracia. De tal forma, en la actualidad es creciente el número de países en el mundo que comprenden mejor el funcionamiento estándar de la divisa hegemónica global, y han iniciado un proceso de desmonetización para no formar más parte de él.

Pregunta: dado el proceso revocatorio que tramitan en la práctica cada vez más naciones, ¿qué pasará en el sistema globalizado cuando deje de ser la divisa dominante?

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018 al 2021.

Pedro Morales. [email protected]  @tipsaldia. WhatsApp: +584168735028

- Advertisment -
Encartado Publicitario