Repelencias 168

113

Mariano Azuela, extraordinario escritor de la Revolución Mexicana, confesaba que al observar que pocos lectores leían sus textos, acudió a un amigo real y sincero, quien le recomendó escribir de modo moderno. Es decir, todo enrevesado para llamar la atención de un público snob y apetente de cosas en vorágine caracoleada. Ahí radica el éxito del autor de Los de Abajo, boom editorial de nuestra literatura latinoamericana. Yo lo he intentado con los títulos de mis poemarios. Rebusca, carreto, que un día de estos aparece la musa y te ofrece un “Torques infinitos de concatenación” ¿Cómo la ven desde ahí?
El Almuerzo de los Nonos conforma la verdadera ración de amor por nuestros adultos mayores. Todos acudimos al llamado de personas llenas de solidaridad desinteresada. La Universidad de Los Andes fue el centro de atención a estos amigos llenos de alegría y esperanza. La fuerza de sus integrantes arrojó resultados increíbles en estas horas de apremio y cariño por nuestro propio futuro. Este es el verdadero trabajo comunitario, panitas.
Gabriel Ugas se despidió lejos de la casa donde desarrolló su trabajo intelectual. En la Universidad de Los Andes me enseñó que había unas cosas en el lenguaje conceptual llamadas pares categoriales, epistemología y la relación sujeto objeto con sus enmarañada combinaciones de pertenencia. –¿Qué aprende usted en la universidad, compadre? -Nunca pude explicarlo como lo hacía el Men…
Algunas notas sobre “la invasión” de venezolanos en ciertos países hermanos. Hay que entender a quienes, temerosos de ser desplazados en sus puestos de trabajo, chillan desafinados, en muestras de xenofobia extrema contra nuestros muchachos. Claro, no somos Juan Camejo, aquel muchacho campesino y noble, quien no tenía profesión ni conocimiento alguno sobre oficios generales. No olvidemos que más del 90 % de los criollos que salen a buscar vida en otras tierras llevan su título profesional refrendado en las mejores universidades del continente. Les queda cuesta arriba aceptarlos en esa lucha donde se imponen los superiores. ¿Cuándo regresarán?
Por culpa del viento es que estamos así. Qué tal y en vez de recibir a los españoles y sus codiciosos viajes exploratorios de aventuras en pos de la India y sus especies, les llegamos a las costas ibéricas, empujados por soplidos de dioses aborígenes a mostrar nuestra nobleza morena. –No me respondan, por vida de ustedes…
Los apodos en las camisas del beisbol se vieron la semana pasada en Las Grandes Ligas. Si a eso vamos, en el Centro Latino tenemos un equipo maravilloso en eso de soltar remoquetes a nuestros amigos de siempre. La cabra, muchi, sancocho, chigûire, zorro agachado, sute, Fuji, palito, policía, muelitas, el pavo, la vaca, la burra, la lapa, bombillo, maute, gallo, burrita, zamuro, chato, conejo, sapito, rana, coca cola, frente e´ papa, cabezón, papa, pluma y los que no caben de gozo como el oso.
Chris Froome y La Vinotinto tienen a Colombia en un sufrir deportivo permanente. Así es la vida… (Carlos Orozco Carrero)