Repelencias 263

265

Carlos Orozco Carrero

Primero lo que nos identifica y enorgullece como venezolanos en el mundo, señores. Carlos Gerardo Vivas, excelente flautista tachirense, ganó el segundo lugar como solista instrumental en el Festival del Pasillo Aguada-Caldas-2019. Se encaramó en el escenario con su flauta pulidita junto al cuatrista y amigo Beltrán, dejando sobreentendido que los tachirenses tenemos calidad musical para exportar. Estoy feliz con esa noticia, cariños.

Emilio Lovera se llevó tamaña sorpresa cuando el Seniat suspendió sus presentaciones en El Hatillo, Caracas. Nuestro mayor comediante reaparecía en escena después de hacerse tratamiento para un cáncer de colon, descubierto el pasado junio. Ahora la risa convertida en mueca quedó del otro lado del humor.

La pelota caliente se pone buena en el Centro Latino. Ahora los amantes del juego de softball tienen cita en el diamante de este campo deportivo por excelencia. Voy a Chamos, señores.

Regresábamos de la quebrada Blanca, ubicada en las cercanías de Pregonero, con el compadre Emiro Suárez. Los hermanos Israel y Miguel Contreras completaban el cuarteto de zagaletones y acompañaban el paseo vespertino. Miguel se convirtió en explorador instantáneo y subió a un montículo para otear el ambiente de montaña. -Indio Miguel, subir y mirar. –Indio Israel, subir también. –Indio Miguel, bajar. -Indio Israel, bajar. Se desmanteló, cerro abajo, a botes, para sufrir la mamadera de gallo de los tres amigos aventureros. Buenos vecinos los Contreras en el pueblo más lindo.

Parece que nos engañaron otra vez con aquello del medio petro para el sueldo mínimo. Pongan el nombre a la trágica obra que nos lleva al despeñadero.  Y eso que tomo el precio oficial del dólar como referente, camaradas.

Vi a tantos profesores en Margarita. –¿Dónde estás alojado? Todos  reportan con fraternal abrazo su ubicación.  Cargan sus bolsas de ropa nueva. Otros ya tienen su kerosene 12 años. Yo tengo mis quemadas de sol, debido a mi herencia andina tan lejana del salado mar. Casi todos llegamos en avión. Qué fino disfrutar de esas merecidas vacaciones.–¿Cuándo regresaste, Carreto? –Eso fue hace 14 años, cariño.

Refrescando hitos históricos de nuestro Libertador sobre el nefasto nepotismo que tanto daño hace a nuestra sociedad, nos vimos sentados en una banca de la plaza Jáuregui junto a Fernando Mogollón. El texto es de José Luis Salcedo Bastardo y nos refiere a un comentario hecho por Simón Bolívar sobre la suerte militar de un familiar suyo de apellido Ibarra.  -Hubiese sido gran jefe de las filas militares de La Gran Colombia, pero es mi pariente cercano y se ha quedado de mi subalterno, sin posibilidad de escalar grados superiores de mando, comentó el gran Simón. Sonreímos al darnos cuenta de que en nuestro país esa condición fue la que se impuso para nombrar grandes jefes del poder político durante los últimos años. ¡Ay, Libertador! (Carlos Orozco)