sábado 29 enero, 2022
InicioOpiniónRepelencias 297

Repelencias 297

179 views

Carlos Orozco Carrero

Estamos como en La fiesta, de Joan Manuel Serrat, donde todos reíamos al compas de la algarabía general, antes de la salida del sol. Dios nos lleve a buen destino y alumbre nue5ras vidas con otros conceptos sobre lo que es compartir triunfos, vicisitudes y alegrías. Que nos agarre la cuesta en bajada perfecta para hacer este mundo más justo, donde se compartan responsabilidades y derechos ante lo que nos pueda amenazar cualquier día, caballeros.

Aniceto llegó  un poco preocupado a preguntarle a Pulqueria el por qué estaba el colchón matrimonial llevando sol en el patio de la casa. –¿Será Melquiades el que está perdiendo orina en  noches de estoperas traidoras ? -Y usted, por qué se mete  en lo que no le importa? Hay que escuchar a mi tía en franco reclamo de sus cosas. Con decirles que a José Mario lo sacó en pela cuando le llevo a mi tío un litro de cachicamo en un envase de aceite hidráulico para disimular…Esa mujer tiene una cantaleta que mata un marrano.

Se están sacudiendo recuerdos en momentos de reflexión sobre pasajes de nuestras vidas. Familias, amores, pueblos, amigos y pernicias cabalgan sobresaltados cerca de estas almohadas que no encuentran acomodos en noches de porras cansadas de tanto  ir y venir en vorágines de claroscuros pensamientos. Uff.

La volví  a ver, amigos. Claudia Cardinale, Charles Bronson y Peter Fonda en “Erase una vez en el oeste”.  Algo lenta para nuestra pereza en televisión. Lo mejor está en la música compuesta  por Enio Morricone para este film, enmarcado en lo que se llamó el wester italiano. El gordo Duarte comprende de qué estoy hablando.

Dios nos ayude a salir de esta tragedia, caballeros. Debemos recordar que todos estamos luchando para que este virus chino desaparezca finalmente.

Un trago seco en La Grita, bajo los acordes de algunos valses, bambucos y boleros invitan a buscar esos caminos de peregrinaje para dar escape a tantos deseos reprimidos estos días. En Pregonero también se liba sabroso y estoy que me largo para allá de un momento a otro. Por algo Somos Como Somos,  paisanos.

 

- Advertisment -