“Dolarización de facto azota a la economía venezolana”

921

Aclara que no existe inflación en divisas, “por el contrario hay hiperinflación de la moneda local y por otra parte una corrección de las estructuras de costos de las empresas al sincerarse de a poco la economía”


El asesor financiero, profesor universitario, el economista tachirense Aldo Contreras Sanitas, afirma que Venezuela atraviesa formalmente por un ciclo hiperinflacionario desde octubre del año 2017, “esto ha hecho estragos en la economía y claro está en el nivel de los precios, sumado a la ausencia de crédito por parte del sistema financiero y al existir apenas 6% de dinero en efectivo del total del circulante, lo que ha llevado a la economía Venezolana a una dolarización de facto y no de hecho”.

—Todo esto, ocasiona correcciones de precios en divisas entre otros factores, pues para comprar lo mismo que con 100 $ hace dos años una familia hoy requiere 700 $ siguiendo a lo referido al tipo de cambio paralelo-, señaló.

En este sentido Contreras, aclara que no existe inflación en divisas, “por el contrario hay hiperinflación de la moneda local y por otra parte una corrección de las estructuras de costos de las empresas al sincerarse de a poco la economía, adicionalmente se configuran factores como la escasa oferta de bienes y servicios más el factor especulativo de algunos mercados en donde se permite encarecer un bien o un servicio por encima de los precios de mercado de otras economías”.

“No hay créditos”

—La desaparición del dólar subsidiado por parte del BCV y finalmente el factor más preponderante como lo es la incertidumbre e inestabilidad cambiaria lo que lleva a muchas empresas o industrias a hacer estructuras de costos con un dólar proyectado que no compite en el mercado y hace aun mayores estragos y presiones inflacionarias, siendo la causa preponderante una apreciación del tipo de cambio real de la azotada economía venezolana-, dijo.

Sostiene, el especialista en economía, que está pasando  que las tasas de interés baratas y el crédito han desaparecido de Venezuela de allí que competir con capital de trabajo propio es cada vez más complejo, “el colapso de los servicios públicos ha llevado a las empresas a buscar soluciones tales como plantas eléctricas, internet satelital u otros que claramente están dolarizados y presionan sus costos al alza , aquello barato parece irse acabando, y aunque no pagan los precios de estos internacionales han actualizados sus estructuras, sumado a ello, el salario mínimo tiende a desaparecer, pues hoy este no es competitivo de allí que las compañías ajustan a planes de compensación que multiplican hasta por 10 dicho salario”.

Explica que más presiones al alza,  los salarios se igualan a los de mercados internacionales, “ejemplo un gerente gana en Venezuela máximo 400 $ vs un gerente en Colombia que ganaría al menos 1200 $ o en Chile unos 2.000 $, pero claro ese gerente antes ganaba no más de 50 $ en Venezuela, pero ya nadie está dispuesto a trabajar por ese precio de hacerlo sería imposible cubrir sus necesidades básicas”.


Los alquileres

Para el economista también está el caso de los alquileres que han iniciado una escalada en divisas, “es decir, se están corrigiendo ejemplo antes alguien pagaba 10 $ mensuales ahora paga 100$  y aunque aun no llegan a los precios internacionales, han aumentado los costos operativos de negocios, pero bien ¿sino todo esta tan caro en divisas porque los rubros en anaquel valen más, el doble o el triple que en otros países? Sencillo se debe a las correcciones antes descritas, sumado a la baja producción haciendo que el costo unitario sin dudas se haga mayor, a esto se le suma la desaparición de la competencia, las alcabalas, los trámites burocráticos, y claro esta como ya dije  un dólar proyectado de hasta dos veces el valor real hoy de mercado”.

Estima que esta situación, ha hecho que cada vez se necesiten más dólares para adquirir los mismos bienes. “Si en enero de 2018, se necesitaba 1  $ para adquirir un bien, en diciembre del mismo año para adquirir ese mismo bien se necesitaban 19 US$, esto se debe a que por periodos el tipo de cambio va más lento que la inflación o viceversa, en este sentido se deduce que no existe inflación en divisas, pero sí la mezcla de varios factores como los descritos anteriormente más un rezago cambiario”.

Augusto Medina