Experto Gunson afirma que es poco probable que haya un acuerdo final en Barbados

524
Delegados de Juan Guaidó y del mandatario Nicolás Maduro retomarán las negociaciones esta semana en Barbados. (Foto/Panorama Web)

Muchas son las dudas que dejan las negociaciones entre oficialismo y oposición. Sobre todo por la falta de transparencia de ambos bandos en los temas de acercamiento a una resolución de la crisis. Para despejar algunas de estas dudas, BBC entrevistó a Phil Gunson, analista especializado en América Andina del International Crisis Group sobre el tema.

¿Se pondrán de acuerdo el gobierno y la oposición?

Me sorprendería mucho que esta ronda termine con un acuerdo final. Lo que espero es que, al menos, el proceso no se rompa y se llegue a algunos acuerdos preliminares. Todo está envuelto en un gran misterio, como prefieren los noruegos, y no vamos a tener muchas informaciones fidedignas. Eso significa que va a haber mucha especulación y algunas informaciones, quizás tendenciosas, sobre lo que podría suceder y lo que está en la agenda.

Es posible que esta no sea la ronda de contactos definitiva, ¿cree que de veras habrá una solución negociada a la crisis política en Venezuela?

Las alternativas a un acuerdo son mucho peores. Es casi inevitable que en algún momento esto lleve a una negociación y a un acuerdo. Ambas partes van a tener que aceptar hacer concesiones, quizás mucho más allá de lo que aceptan ahora. Por supuesto, el gobierno tiene que aceptar la posibilidad de perder el poder, y hasta ahora no hemos oído ninguna declaración que lleve a pensar que eso pase por su cabeza.

Hasta ahora ha dado la impresión de que negocia para mantenerse en el poder, no negocia su salida, y en el otro extremo, la oposición solo está dispuesta a hablar de su salida del poder. Es más, dice que es el primer paso de la negociación. Ahí la oposición va a tener que ceder, porque, a menos que tengas, metafóricamente hablando, la pistola en la sien de tu adversario, no puedes llegar a una negociación diciendo que lo primero que tiene que hacer la otra parte es irse.

Pero, si el Gobierno no está dispuesto a ceder el poder y la oposición no contempla ninguna alternativa a eso, ¿no es ingenuo contarle a los venezolanos que la negociación puede dar resultados?

Una vez que el Gobierno acepte la necesidad de que haya una nueva elección bajo supervisión internacional y la oposición acepte que para llegar a esa elección no pueden exigir la salida inmediata de Maduro, los demás detalles se pueden resolver relativamente rápido. Hasta que unos y otros no acepten que deben hacer concesiones dolorosas, no se puede avanzar. Una vez lo hagan, podría ser extremadamente rápido.

En estos momentos pareciera que el principal obstáculo es la suerte de Nicolás Maduro. ¿Cuál podría ser un buen acuerdo que desencallara esta situación?

Si uno ve la cosa en frío, podría llegar a la conclusión de que podría haber renuncias recíprocas. Si tenemos dos hombres que dicen ser el presidente, lo lógico en el proceso de negociación, donde ambos tienen fuerzas y debilidades, es que ambos se aparten temporalmente para dar lugar a un tercero para permitir un gobierno interino que prepare el camino a una elección sin que lo maneje ninguno de los dos. Claro, ahí nos encontramos con el problema de quién lo haría entonces, pero hay fórmulas que se pueden aplicar.

¿Qué fórmulas?

Una sería que acordaran una figura, si no neutral. sí aceptable para los dos lados. Quizá una figura más tecnocrática. Quizá algún tipo de poder compartido podría ser la solución.

Tanto el gobierno como la oposición han insistido mucho en la necesidad de respetar los términos de la Constitución del 99. Hoy eso dificulta evidentemente la cosa. Podría haber un acuerdo sobre el nombramiento de un vicepresidente luego de la renuncia de Maduro en el entendido de que pueda ser candidato, o podría ser de otra forma… Hay diferentes maneras de encararlo dependiendo de si pretenden seguir la Constitución.

Puedes leer la entrevista completa aquí