“Por la frontera de Cúcuta con Táchira nos llegará la Ayuda Humanitaria”

5085
Se hicieron notar las banderas de los países que han respaldo a Guaidó. (Foto/ Carlos Eduardo Ramírez)

A los 10 días cientos de tachirenses se volvieron a movilizar, ateniendo el llamado de Juan Guaidó, está vez en apoyo a la llegada de la Ayuda Humanitaria y en respaldo a quien llaman presidente sin duda alguna, incluso prefieren quitarle la palabra interino o encargado.

Los tachirenses que en casi todos los municipios salieron a caminaron o simplemente se concentraron, lo hicieron a partir de las nueve de la mañana del día sábado 02 de febrero, fiesta religiosa de La Candelaria.

La capital del Táchira San Cristóbal, seguida por Cárdenas, son los municipios donde por las fotografías y videos que toman profesionales y aficionados, son los que más personas mueven.

Con banderas, algunas de 7 estrellas, gorras con los colores del tricolor venezolano, pancartas con diversas leyendas, y cantos a favor de Guaidó, y contra el Gobierno Nacional, desde diferentes puntos de San Cristóbal y municipios cercanos fueron llegados al lugar donde se dispuso sería la concentración: el Viaducto Nuevo, entre la avenida 19 de abril y barrio Obrero.

El lugar se copó con la marea multicolor que además de las consignas políticas se caracteriza por los rezos y por las imágenes religiosas que las personas portan.

Los dirigentes políticos, de la coalición opositora,  se perdieron entre las personas que asistieron a la concentración, que tuvo su punto culminante en horas del mediodía.

Hubo una tarima central y allí integrantes del movimiento estudiantil alzaron, al son de los aplausos, las banderas de los países que hasta el momento le han dado el sí a Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela.

El apellido Guaidó que hasta el 10 de enero era poco conocido, ahora los manifestantes lo citan a cada instante, incluso bien pronunciado con su acento en la o y es aplaudido cada vez que lo citan los oradores o animadores de la actividad.

Hubo palabras de alientos y optimismo para los presentes, por parte de la dirigente política regional.   Sobraron los aplausos mientras los asistentes a la marcha insistieronn en decir: “está vez sí”; “dicen que es cuestión de hora”, “ahora sí”, “la nueva Venezuela”. Allí nadie explica que significan esas palabras, parecieran código que se entienden muy bien entre los asistentes.

El dirigente político opositor Carlos Casanova en sus palabras, que abrieron formalmente el acto dijo, que el Táchira es desde el 2014. pionero en los cambios que se comienzan a cristalizar en el país. “Los gochos dimos el ejemplo, esta tierra es de libertades” argumentó en medio de aplausos.

Igualmente destacaron la importancia de recibir la Ayuda Humanitaria los diputados nacionales Karim Vera y Ezequiel Pérez, así como hablaron del civismo de quienes participaron en la movilización de este sábado.

El diputado a la Asamblea Nacional Franklin Duarte se llevó unos cuantos aplausos de las personas al dar  la noticia del día:“la ayuda humanitaria entrará por la frontera de Cúcuta con Táchira, y esperamos  que se logre con una frontera libre en el paso vehicular” al enfatizar que de no ser así, la Fuerza Armada Nacional debe actuar en favor del pueblo.

Adelantó Duarte que “en pocos días todos el pueblo se va a movilizar a la frontera colombo venezolana y esperamos que la Fuerza Armada Nacional (FANB) que está en la frontera no se oponga, ni se meta con el pueblo que va a cruzar para buscar los alimentos y medicamentos que necesitan”.

Entre las personas que estuvieron en la tarima fue notoria la presencia de Julieta Ovalles, madre de Luigi Guerrero Ovalles, el estudiante de la ULA que el 23 de enero en San Cristóbal, al finalizar la marcha opositora. “Asesinaron a mi hijo sin ninguna misericordia. Él era pacifico, predicaba el amor, lo golpearon y le dieron tres tiros” declaró a los periodsitas, insistiendo que confía en la justicia divina .

Luego de varias intervenciones los manifestantes se marcharon unos caminando, otros en vehículos, en camiones a sus hogares en lo que calificaron como una buena concentración.