Urge recuperar vía principal de Madre Juana

189
Los huecos en la vía principal de Madre Juana son bastante grandes. 

Para la comunidad que reside en la vía principal de Madre Juana, los años de olvido y falta de inversión por parte de los entes gubernamentales, ha causado que la única carretera que posee, así como otras obras, estén completamente deterioradas o colapsadas, precisamente por la desinversión estatal.

Pese a que se trata de una artería con elevada movilidad vial, esa carretera posee serios problemas que son palpables tan sólo con transitar por ella, por lo que es natural observar enormes huecos, cárcavas y fallas de borde, que han ocasionado ya casi daños irreversibles y que generan caos y zozobra, pues la movilidad está sumamente limitada.

En este corredor vial, que une a la barriada de Madre Juana, 23 de Enero con el sector de La Ermita, el tráfico de vehículos suele ser muy elevado, pues usarla es ahorrar unos minutos en comparación a otras vías para la interconectividad entre estos sectores, por lo que su importancia es relevante en lo que atañe al tráfico de automotores.

Precisamente y por ese uso excesivo, es que la calzada posee severos daños y en casi toda su extensión, los agujeros suelen ser el común denominador, ya que son diversos y de gran tamaño las irregularidades.

Casi a cada metro de la calle, los agujeros han formado una especie de “colcha de cráteres”, que difícilmente se pueden apreciar en los horarios nocturnos.

Años de olvido y la ausencia de inversión por parte de las autoridades locales de la alcaldía de San Cristóbal y del mismo Gobierno nacional, han ocasionado el deterioro en todos los aspectos de esta zona de la capital tachirense.

El mismo olvido estatal, no ha permitido que las áreas verdes ubicadas a lado de la carretera, sea podadas, por lo que un espeso follaje, ha invadido las aceras, lo que obliga a los transeúntes a lanzarse a la vía, exponiendo su integridad.

“Laguna en plena vía”

Un estanque con peces es un “atractivo”, en plena vía de Madre Juana.

Un hecho que llama poderosamente la atención, es que a un lado de la vía principal, un pequeño estanque “adorna” ese sector, el cual se ha formado de una naciente de agua natural, en el cual incluso, se pueden apreciar peces que se han procreado en el mismo, ya que las aguas no han sido encausadas o canalizadas.

La permanencia de estas aguas, han afectado de alguna manera la vialidad, pues se presume que bajo tierra, corre un torrente del líquido.

Aparentemente por este fenómeno, es que ha ocurrido el desplome de un muro de contención y parte de una de las aceras peatonales.

Pablo Eduardo Rodríguez