miércoles 20 octubre, 2021
InicioPolíticaRector del CNE Picón: “Es imposible que haya una alteración de la...

Rector del CNE Picón: “Es imposible que haya una alteración de la voluntad emitida en las máquinas”

514 views

«Digamos que nos hemos dejado meter una cantidad de cuentos sobre las debilidades del sistema que no son ciertos. El problema no está en las máquinas de votación, este se origina en las personas que abandonan el proceso”


Omaira Labrador

Daniel Bueno


Ruta electoral 2021 en #DLN

Antes de ser electo como rector del Consejo Nacional Electoral, Roberto Picón reconoce que, como ser humano, tenía una serie de prejuicios sobre este ente. Hoy en día, ya dentro del Poder Electoral, sostiene: “allí hay todo un equipo que trabaja para que los procesos electorales salgan bien. Los prejuicios se esfumaron”.

Y ahora, como rector principal y miembro de la Junta Nacional Electoral, Picón aúpa la participación. Cree que con ella se logran los cambios que una parte del país espera. Sin ella no se obtienen dividendos electorales.

Picón es ingeniero electrónico de profesión, pero en su hoja curricular además se destaca que fue asesor electoral y miembro del Grupo Técnico de Apoyo Electoral (GTAE) de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Fue director de la organización no gubernamental Ojo Electoral, y desde el mes de abril de 2021 le agregó una de las responsabilidades más altas: rector del CNE.

Hace seis días estuvo en San Cristóbal, en calidad de rector del CNE. Presidió, domo ponente, un foro sobre la participación electoral, de cara al 21 de noviembre.

En entrevista, en la sede de Diario La Nación, dice que el ente del cual él forma parte se encarga de la organización del proceso y considera que va bastante bien, pero los electores tienen la parte quizás más importante: escoger a sus gobernantes locales.

“El CNE trabaja para construir las condiciones electorales que permitan la unión de todos los sectores políticos y sociales del país”, es una de las premisas con las cuales invita a sufragar.

— ¿Cómo se está preparando el CNE, de cara al proceso electoral de noviembre?

Hemos trabajado mucho en el sistema automatizado, en la infraestructura electoral y en todo lo que son los centros de votación, que después de año y medio de pandemia, y digamos el cierre de los espacios escolares, pues muchos están deteriorados, y se está trabajando en eso ahorita para que todo esté a punto para el 21 de noviembre.

—¿Cómo van los avances en cuanto a la acreditación de los observadores internacionales?

Estamos trabajando con el tema de la observación internacional o las misiones que podrían venir a Venezuela. Espero que pronto se puedan hacer anuncios en ese sentido que generan todavía más confianza entre los actores políticos y la ciudadanía en general.

—¿Por qué considera usted que son importantes para la ciudadanía estas elecciones regionales?

Lo principal es que los gobiernos locales y regionales son los que el ciudadano tiene más cerca, a pesar de la situación de precariedad económica que vive todo el país. El acompañamiento que pueden hacer los alcaldes y gobernadores, en las luchas de los ciudadanos, es importante y esto puede ayudar a las personas a recuperar sus condiciones de vida y que, en función de eso, puedan trabajar juntos para construir un mejor futuro en el país.

Puede ver la entre vista en YouTube de Diario La Nación

No hay posibilidad de cambiar votos

—Ustedes, como Poder Electoral, dicen estar creando las condiciones y trabajando para que la parte técnica esté lista para el 21 de noviembre, pero en los diálogos de México la oposición insiste en que tiene que haber condiciones para unas elecciones libres. ¿Qué piensa cuando se habla de eso, siendo usted un rector?

Lo que yo he recogido de las declaraciones de la oposición es que se quiere que haya observación internacional, que es una garantía. En eso se está trabajando y ojalá se complete en las próximas semanas. Además, también se quiere que haya una auditoría del Registro Electoral.

— En los últimos procesos se ha creado una matriz de opinión sobre ciertas “irregularidades” al momento de contar los votos. En la memoria de muchos electores quedó aquella campaña donde se votaba por uno y al final cambiaban los votos. ¿Esto es posible?

Ahí es donde está la diferencia con lo que está ocurriendo ahorita, con respecto a lo que sucedió en 2016 y 2017. Digamos que ahorita está ocurriendo una negociación que está centrada en construir las condiciones institucionales para que el resultado de cualquier elección se respete. Eso implica, pues, un reconocimiento entre actores políticos que hasta ahora han estado enfrentados existencialmente y que quieren volver a la Constitución para dirimir sus diferencias. Eso es lo que estamos haciendo desde el CNE, pero es un proceso complejo.

— ¿Usted, como ingeniero de Sistemas y ahora rector principal, cree que en estos últimos veinte años no se han respetado los resultados o, como dice la gente, los han cambiado?— responde con paciencia. En su perfil de Twitter tiene el siguiente pensamiento: La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.

El proceso electoral venezolano, en cuanto a las máquinas de votación, es auditable en un 100 %, y en la medida que haya testigos en todas las fases del proceso, es imposible que haya una alteración de la voluntad emitida en las máquinas de votación. Puede ser que alguien se lleve una boleta y haya una diferencia de un voto, a favor o en contra de alguien, pero en general nunca ha habido una diferencia sistemática entre las papeletas contadas y el resultado final transmitido.

— ¿Qué garantiza que no se incorporen votos en un proceso electoral?

— Existe un sistema de control estadístico de la identificación que hace que la máquina se tranque si alguien empieza a meter votos, como se dice vulgarmente, usurpando la identidad de quienes no han votado en ese momento, y eso es algo que se conoce porque la clave que se utiliza para desbloquear la máquina es emitida en una sala en Caracas, donde hay testigos de todos los partidos.

—¿Qué considera usted qué le ha restado legitimidad a los últimos procesos electorales?

—Digamos que nos hemos dejado meter una cantidad de cuentos sobre las debilidades del sistema, que no son ciertos. El problema no está en las máquinas de votación, este se origina en las personas que abandonan el proceso, ya que eso es primordial en los controles que hay sobre el mismo; por eso, lo fundamental es participar como elector, como organización con fines políticos, y que estas cuenten con testigos en todas las mesas y, a su vez, sean observadores que controlen el proceso.

— ¿Qué mensaje les da a los electores del Táchira, teniendo en cuenta que este estado es bastante “caliente” en el tema político y teniendo en cuenta que hay ciudadanos que no quieren votar?

Yo diría que tomen el destino político del estado y del país en sus manos. Que lo vean de una manera realista, en cuanto a las cosas que se pueden hacer para cambiar las situaciones de conflicto, y en ese sentido es fundamental que la participación en las elecciones demuestre la voluntad del pueblo y así podemos influenciar de alguna forma a los actores políticos que sienten que tienen un control, más allá de lo que establece la Constitución.

— ¿De qué forma el CNE va a regular que el Gobierno no se aproveche de su poder para dar ventaja a sus candidatos?

—Tiene que existir un equilibrio institucional entre los actores que participan en la elección, es decir, el Estado no debe inclinar la balanza a su favor. Además, los medios de comunicación deben ser imparciales y brindar acceso a todos los actores políticos que participarán en la contienda electoral. A su vez, la estructura militar del Plan República debe actuar de acuerdo a la ley, es decir, que solamente sea responsable de la seguridad del material electoral y del proceso.

— ¿Qué sucedería si se incumple el equilibrio institucional?

Ahorita estamos discutiendo el reglamento de campaña. La normativa de precampaña no existe, es una cosa que debemos ver, cómo se genera un lineamiento ante el Estado venezolano, que indique que estos actos no deberían ocurrir, deben limitarse en el proceso electoral y lo mismo con el Plan República, es decir, si hay una violación del Plan República durante la elección, el CNE debe actuar y la ciudadanía también debe denunciar, porque en la medida que haya mayor participación, digamos, todas estas cosas se pueden limitar.

El 28-O comienza la campaña

Pese a que la campaña electoral oficial se inicia el 28 de octubre, menos de 30 días para las elecciones regionales, las calles y las redes sociales dicen otra cosa, pues ya muchos están en campaña.

–¿Por qué hay actores políticos realizando campaña, si aún no ha iniciado? –– fue una de las interrogantes al rector Picón, quien serenamente respondió todo lo solicitado.

El período formal de campaña, en donde el CNE tiene capacidad de denuncia y de sanción, empieza el 28 de octubre, pero todos sabemos que desde el 15 de mayo, cuando se supo la fecha de la elección, muchos actores políticos iniciaron la campaña. Entonces, lo fundamental es que los actores institucionales del Estado actúen de forma imparcial ante ese hecho.

— ¿El CNE no tiene competencia para sancionar estos actos?

—En este momento, el Consejo Nacional Electoral no tiene capacidad normativa sobre este hecho, pero los ciudadanos sí la pueden tener, denunciando hechos de corrupción o hechos que violenten la Constitución. De hecho, hay artículos de la Constitución que establecen que ningún funcionario público puede favorecer a una parcialidad política, y también las leyes de telecomunicaciones, que especifican que los medios de comunicación, ni los públicos ni los privados, no pueden tener una línea editorial que favorezca a alguna parcialidad política.

Visualiza la entrevista completa en nuestro canal de Youtube

- Advertisment -