A 19 años de la partida de José Rafael Cortés

504

El próximo lunes 31 de diciembre se cumplirán 19 años de la desaparición física de José Rafael Cortés, editor-fundador de Diario La Nación, líder de empresas, visionario y crítico editorialista y padre de una familia ejemplar del estado Táchira.

Rubio vio nacer el 19 de mayo de 1922 a este hijo de Antonio Arquímedes Cortés Contreras y de Juana de Dios Arvelo Cabbulo, a este hermano de Jesús Antonio y Eduardo.

A José Rafael le inquietó tempranamente el mundo de la tipografía y lo editorial. Debutó en el periodismo impreso con las publicaciones “La Sorpresa” y “Vuelvan Caras”. Después vinieron “La Hora” y “Resumen”, hasta que el 23 de diciembre de 1968, hace medio siglo, con el respaldo de su padre don Arquímedes y de su esposa y entrañable compañera de proyectos Gloria Niño de Cortés, fundó Diario La Nación.

De los 50 años de vida de este periódico, José Rafael Cortés fue su capitán durante tres décadas. Muchos recuerdan su verbo escrito en “La opinión del editor”, como se enunciaban los famosos editoriales de portada en los cuales aplaudía lo bueno y reclamaba lo malo de la sociedad, la política y la economía, siempre pensando en función del pueblo y del lector.

“Hemos hecho este medio para la defensa de los intereses de los pueblos de la región de los Andes, en especial del Táchira y del pueblo tachirense, y no nos vamos a apartar de nuestro propósito”, refrendó en su editorial del 23 de diciembre de 1983.

Recibió entre otros grandes méritos la Orden Francisco de Miranda (1975), el Premio Nacional de Periodismo (1970 y 1984) en nombre de Diario La Nación y la Orden del Libertador en grado de Comendador (1986).

“Se fue el alma de La Nación”, tituló el periódico en su primera edición impresa del siglo XXI. Había expirado tranquilo en San Cristóbal, la tarde ese 31 de diciembre hace 19 años, con 77 almanaques bien llevados. Hoy su obra mayor, Diario La Nación, acaba de completar medio siglo al servicio del Táchira y manteniendo vivo su legado. Que en paz descanse, don Rafael. (DP)