Aguas negras, muchos huecos y basura en vía a barrios Bolívar y Santa Teresa

615
Las márgenes de la vía han sido convertidas en basureros de los cuales sólo emanan malos olores y fetidez. (Foto/Pablo Rodríguez)

El estado de la avenida principal  que comunica con los barrios  Santa Teresa y  Bolívar, es tal vez una de arterias de la capital tachirense, con más  serios problemas para la movilidad, pues a causa de la gran cantidad de huecos y basureros que han sido “habilitados” a lado y lado de la carretera, la convierten en una verdadera trocha por la cual es ya difícil transitar sin que ocurran contratiempos.

Este tramo vial, que abarca una parte de la avenida Universidad, Los kioscos y empalme hacia la comunidad de Santa Teresa, juega un papel importante para los conductores que desean trasladarse desde La Guayana, a los barrios El Lobo, Bolívar y Paramillo, ya que su trazado permite en pocos minutos a los dueños de vehículos, conectarse con esas zonas o en su defecto desde las mismas, llegar a la avenida Carabobo y Libertador.

Motivado a esa importancia, posee un elevado flujo vehicular, lo que sumado a otros factores como la fuga de aguas, degradación del mismo asfaltado, es que actualmente proliferan los huecos y enormes cárcavas, que no son visibles en los horarios nocturnos, por lo que quienes transitan con su vehículos en esos horarios, no los perciben y fácilmente se precipitan a ellos, afectando sus carros.

A esta situación, se confabula la ausencia de alumbrado público, ya que es inexistente a lo largo de la avenida, por lo que suelen ser previsibles los inconvenientes y accidentes.

En algunos sitios donde han surgido “cráteres”, los mismos vecinos han optado por rellenarlos con escombros y granzón, lo que ha causado que la vía posea muchos residuos de tipo granular que son removidos por los mismos automotores o la lluvia.

“Basureros clandestinos”

 A lo largo de este tramo vial, se pueden apreciar un sin número de basureros y olores nauseabundos, producto de que muchas personas han decidido lanzar de manera irresponsable centenares de toneladas de residuos, que junto a los animales muertos que son dejados igualmente en esos lugares, conforman un binomio de putrefacción y fetidez.

Aguas de origen residual, complementan el estado de abandono de este tramo vial, cuya operatividad está ya seriamente comprometida, pues es perceptible que en cuestión de algún tiempo, las autoridades se vean en la obligación de implementar labores de bacheo.

 

Pablo Eduardo Rodríguez