lunes 14 septiembre, 2020
Inicio Regional Alimentación para personas vulnerables en Lobatera

Alimentación para personas vulnerables en Lobatera

393 views

Juan José Contreras


 

Por medio del programa de alimentación debido a la contingencia de la cuarentena que impulsa la Corporación Nacional de Alimentos Escolares, CNAE, a través de la Zona Educativa del Táchira, se han suministrado en tres meses más de 16 mil platos de comida en el municipio Lobatera a personas vulnerables.

Al no darse las actividades académicas de forma presencial en las instituciones de educación primaria, media y diversificada, CNAE, ideó la acción de continuar con el funcionamiento de los comedores escolares, enfocado con un sentido social, para atender a estudiantes y a las personas que más lo necesitan.

La inspectora del CNAE en Lobatera, Ninoska Pirela, indicó que en el municipio se da la acción de alimentación en cinco instituciones: en la “Escuela Nacional Borotá”, de la localidad homónima; en el Liceo Nacional “Leandro Calderón” de la aldea Las Minas; en el Liceo Nacional “Juan de Dios Zambrano” de la aldea La Llanada; en la aldea Potrero de Las Casas; y en el casco urbano de Lobatera en el Liceo “Dr. Francisco Javier García de Hevia”.

El programa está dirigido para los estudiantes, las embarazadas, adultos mayores, y personas con discapacidad.  “No podemos dejar a nadie en la cola sin darle un plato de comida, no sabemos la necesidad que cada quien está pasando en su casa” indicó Ninoska Pirela.

En un día de atención se pueden llegar a dar quinientos platos. La incursión que lleva los tres meses de instauración de cuarentena en el país ha superado la cifra de 16 mil platos de comida para los ciudadanos que más lo necesitan. Las personas llevan sus recipientes y se les llenan con la comida para que se alimenten en casa.

En el caso del comedor del liceo en el casco urbano de Lobatera actualmente laboran cinco cocineras. “La comunidad ayuda con la leña, para poder cocinar los granos. Contamos con una sola bombona de gas con la que se cocina el arroz” explicó la inspectora del CNAE en el municipio.

“Es algo que toca las fibras más profundas, porque hemos tenido gente que se han desmayado en la cola, da dolor ver cómo hay personas que no tenían que venir por un plato de comida y se han visto en la necesidad” detalló Ninoska Pirela y destacó la satisfacción de poder ayudar a las familias por medio de su trabajo.

En equipo

El vocero del CNAE para Lobatera, Ronny Girón, es uno de los encargados de coordinar la gestión del plan de atención a personas vulnerables en el municipio. Explicó que el trabajo mancomunado de los funcionarios y la comunidad rinden resultados.

 

“El despacho de alimentos está llegando cada 15 o 22 días. Dependiendo de lo que indiquen en Caracas nosotros buscamos el envío en San Cristóbal, a veces lo trae la Guardia Nacional” explicó Girón y detalló que la comunidad también colabora con la incursión donando sal, cilantro, aliños, naranjas o limones, guantes y tapabocas.

Los envíos de alimentos de Caracas por parte del CNAE contienen granos, arroz, pasta y aceite, principalmente; y aunque el arribo es constante, el suministro de proteína animal no ha sido permanente. Los días de atención son entre tres y dos veces por semana.

Sobre el tener que cocinar con leña, Ronny Girón manifestó que los jóvenes de la comunidad han puesto a disposición sus hachas para cortar el insumo y llevarlo para preparar la comida. Los estudiantes del liceo de Lobatera antes de la cuarentena fabricaron una cocina de estufa movible, llevaban de a un ladrillo hasta completar el proyecto que próximamente se pondrá en uso en el comedor.

Girón manifiesta sentirse muy satisfecho por el grupo al que pertenece y el trabajo en equipo que llevan a cabo, “lo hacemos de corazón”.

Atención

Claudia Pernía es una de las beneficiarias que acuden al programa de alimentación en los comedores escolares. En su hogar están su hijo y su esposo, el cual está enfermo. “A veces uno no tiene en la casa, esto es una ayuda” manifestó, y comentó que también le lleva comida a su mamá que tiene 84 años.

A sus 62 años de edad, Alirio Casanova, es vigilante en el liceo de Lobatera, él como otros miembros de la comunidad acuden para colaborar en lo que puedan y así hacer uso del servicio, “es una forma de justificar el plato de comida, colaboro voluntariamente en lo que salga. Hay gente que de verdad no tiene como solventarse una comida. Vienen personas de avanzada edad” comentó. Su hogar lo integran él, su esposa y su hijo.

En otros municipios del Táchira se da la incursión del programa de alimentación durante la cuarentena. En el caso del municipio Lobatera las personas se han prestado para colaborar con la acción y se ha dado una buena acogida en los miembros de la comunidad que lo han requerido.

 

 

- Advertisment -