InicioRegional¡Arriba corazones, Jesús resucitó!

¡Arriba corazones, Jesús resucitó!

115 views

Con alegría, los católicos participaron en la celebración de la eucaristía del Domingo de Resurrección

 

Norma Pérez

 

Momentos de la comunión.

La buena nueva disipó la tristeza y dio paso a la alegría. En los templos el anuncio no se hizo esperar. El Señor resucitó. En medio de canciones y aplausos, los católicos celebraron el reencuentro con el Creador.

En la iglesia Santa Bárbara de Rubio se realizaron tres misas. A las diez de la mañana se congregaron los fieles para participar en la eucarística del Domingo de Resurrección que ofició Fray Alex Brown, quien recorrió los pasillos para salpicar con agua bendita a los presentes, como una réplica del bautismo.

La primera lectura del libro de los Hechos de los apóstoles resume la vida y sacrificio de Jesús de Nazaret:

“En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”.

“Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. A este lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió la gracia de manifestarse, no a todo el pueblo, sino a los testigos designados por Dios: a nosotros, que hemos comido y bebido con Él después de su resurrección de entre los muertos”.

“Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. De Él dan testimonio todos los profetas: que todos los que creen en Él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados”.

Durante el sermón, el padre Brown se refirió a la importancia amar al prójimo, pues no solamente hay que asistir a la iglesia, a la misa o a comulgar, sino demostrar que son buenas personas, siempre dispuestas a ayudar a quien lo necesita.

“Debemos vivir en la santidad de Dios, aunque la gente no lo reconozca. Estás aquí para hacer la voluntad del Señor, que es nuestra roca. La imagen de Dios tiene que ser restauración, hacer cosas buenas, porque para Él nada es imposible. La fe no se discute, se acepta”.

El altar ataviado de flores como parte del ambiente festivo reinante con la imagen de Jesús resucitado, fue el escenario propicio para el desarrollo del acto religioso. Los cánticos, a cargo del ministerio musical del grupo de carismáticos, acompañaron cada momento de la misa.

Hubo un espacio para la reafirmación del bautismo y para la bendición del agua que llevaron los feligreses. El silencio y el recogimiento se impusieron durante ese instante solemne.

Aun cuando la concurrencia no fue tan numerosa como en días anteriores, hubo una importante presencia en el sagrado recinto. A pesar de la lluvia incesante y de los constantes cortes de energía eléctrica, reinaron la esperanza y la motivación. ¡Arriba corazones, el Señor resucitó!

- Advertisment -
Encartado Publicitario