Aumentan las ventas clandestinas de licor

1033
El miche claro durante años se ha utilizado para preparar bebidas típicas.

Durante los últimos meses han proliferado en el estado Táchira las ventas clandestinas de licor o miche blanco o claro.

En muchos lugares de San Cristóbal  y zonas aledañas se pueden observar avisos, donde ofrecen bebidas alcohólicas que no tienen ningún tipo de permiso, hecho que preocupa a las distintas comunidades, entendiendo que de acuerdo con las indicaciones médicas son muy  dañinas para el organismo.

Según lo estimado por el presidente de la Cámara de Licoreros del estado Táchira,  Jhonson Delgado, ha aumentado en un 3 mil por ciento la venta clandestina de este producto que a su juicio se  ofrece sin garantizar condiciones sanitarias.

“San Cristóbal se ha convertido en la tercera ciudad después de Barquisimeto, que vende más licor clandestino, lo que llaman miche claro y eso afecta a los comerciantes que cumplen todo los pasos legales para ofrecer licor, garantizando un producto de calidad”, expresó.

“Esta situación se debe a  que hoy día, producto de los costos elevados de los productos registrados tanto nacionales como importados la agente ha apelado a este tipo de licor y se olvida de los daños que pueden causar a su salud”, reiteró.

“Llama la atención  por qué hasta los momentos, no se ha visto en la calle un efectivo control sanitario. Ningún funcionario se hace presente para exigir los permisos  respectivos, es por ello, que los vendedores de licor clandestino están haciendo lo que quieren”, reiteró Delgado.

La proliferación de este tipo de licor artesanal se ve cada día más en los sectores de La Concordia y San Juan Bautista.

«Es increíble como en casas de familia, en algunos negocios venden este tipo de  bebidas espirituosas , en presentaciones de mistela, calentado, en otras,  perjudicando la salud de todos los tachirenses, es cierto, que resulta más barato, pero sus niveles de alcohol afectan de manera más directa el cuerpo de manera particular al hígado», manifestó.

De acuerdo con el vocero, “la venta clandestina de este tipo de alcohol  afecta la tranquilidad y seguridad de los vecinos, pues muchos de lo que deciden consumir esta bebida, se concentran por horas y horas cerca del lugar donde están bebiendo, causando de alguna manera malestar, a los  residentes , los cuales , han querido actuar pero no han encontrado el respaldo de las autoridades”.

«Yo no tomo miche blanco, porque estoy convencido que me voy a enfermar, es muy malo, prefiero no tomar. Un vecino se puso a inventar y luego de estar bien de salud y trabajaba sin problemas hoy está muy enfermo, su familia no sabe qué hacer y ahora tiene que estar de médico en médico y esos pagos de consulta son muy onerosos»,  contó  Delgado.

Otros comentarios

Un señor de apellido Porras, que vive cerca de una instalación deportiva, contó que ha visto cómo los jugadores luego de finalizar un partido de softbol o fútbol, se acercan a determinadas ventas de miche blanco, y en poco tiempo están como tontos, se pegan a la cerca, no pueden mantener el equilibrio.

“En este caso  se puede observar  como es de malo este tipo de bebida que ahora se consume más porque la espumosa está muy cara, se consigue en más de  3 mil  bolívares cada una, pero yo prefiero no tomar, a pesar de que estaba acostumbrado a compartir los fines de semana con mis hermanos y otros amigos, no para emborracharme, sino para alegrarme un rato, porque a veces hace falta», declaró al periodista.

No sabe qué precio tiene el miche blanco en estos momentos, pero recuerda que hace años era muy barato, pero así la gente poco lo consumía, pero como ahora la cerveza, el ron y el whisky están muy caros la gente toma miche claro,  la cerveza tiene como el 9% de alcohol, pero del miche blanco, no se sabe cuánto alcohol contiene, pero no es solo el porcentaje de alcohol, se trata  de cumplir con el  proceso químico, debe cumplir con un proceso de maduración, envejecimiento.