“Civiles armados atacaron a bala al pueblo de San Antonio y Ureña”

964
Gobernadora Laidy Gómez, dijo que también tuvo que ser atendida en el hospital “Samuel Darío Maldonado” con una asfixia por bombas lacrimógena. (Foto/ Tulia Buriticá)

La gobernadora del estado Táchira, Laidy Gómez, denunció que grupos civiles armados, generaron zozobra en la población de Ureña y San Antonio el pasado sábado 23 y domingo 24 de febrero, robando locales comerciales y masacrando a los habitantes de esa zona, dejando comosaldo 200 heridos, 143 con armas de fuego.

Dijo que afortunadamente, no hubo ningún fallecido entre las estadísticas que maneja Protección Civil y Corposalud, sólo un herido de bala en el tórax que se encuentra en estado delicado y lamentó que los civiles armados hayan sido resguardados en escuelas nacionales de la frontera.

—Con los 200 hombres de Protección Civil y Corposalud además de los 150 voluntarios teníamos como objetivos salvar vidas, pero nos encontramos con estos grupos civiles armados, atentando contra la población, fui víctima de esa situación hasta el punto que tuvieron que auxiliarme en el hospital Samuel Darío Maldonado por una asfixia debido a las bombas lacrimógenas que no eran lanzadas por cuerpos de seguridad sino por estos delincuentes quienes hasta el centro de salud iba a ser tomado-, sentenció.

Uniformes falsos de Protección Civil

La gobernadora Laidy Gómez, apuntó que no se promovió la violencia porque era un pueblo pidiendo ayuda humanitaria y como respuesta recibió ataques de grupos civiles armados, resguardados en escuelas nacionales de la frontera y, “cómo complemento les entregaron uniformes falsos de Protección Civil para hacerlos pasar como funcionarios de ese cuerpo de seguridad”.

—Eso no es lo que los venezolanos queremos ni los afectos al régimen, queremos vivir en paz con oportunidades de alimentos y medicinas que la juventud no siga huyendo y que los enfermos de cáncer tengan una oportunidad de vida y que los niños puedan ir a clase con tranquilidad-, dijo

Suspendidas clases en escuelas

estadales de la frontera

Anunció que en virtud a la delicada situación que aún persiste hasta este lunes en la frontera, con grupos civiles armados y sin transporte, tomó la decisión de proteger a los educadores y niños de esos dos municipios: Bolívar y San Antonio de suspender las clases hasta nuevo aviso.

—No voy a exponer a los niños y docentes de las escuelas estadales ante esta violencia anunciada por eso en las 24 horas evaluaremos cuando se vuelve a clase dependiendo si el clima de tensión cambia en Ureña y San Antonio-, expuso.

“La comida del pueblo no se quema”

Sobre el tema del ingreso de la ayuda humanitaria, la gobernadora del Táchira, rechazó lo sucedido con la gandola que traía uno de los cargamentos, alegando que. “la comida del pueblo no se quema, porque la patria no se defiende quemándole la medicina a los enfermos a un pueblo desnutrido y la patria no se defiende armando a los civiles para que atente contra un pueblo que vive en miseria, es que la patria no se defiende atentando contra medios de comunicación y centros de salud, eso es traición a la patria”.

“Abrir la frontera”

Solicitó la mandataria regional, se abra de manera inmediata la frontera por los puentes internacionales de San Antonio y Ureña porque a su juicio es la única alternativa que tiene la población para mitigar el hambre, “porque los tachirenses dependen de la medicina y comida que compran en Norte de Santander”

Recordó que, en la frontera, hay una matrícula superior a cinco mil niños que estudian en Norte de Santander y viven en San Antonio y Ureña, por eso, “solicito que abran la frontera porque el pueblo lo está exigiendo para poder conseguir comida y medicinas; deben darle esa demostración al pueblo que tiene esa voluntad política porque ya sabemos que la ayuda humanitaria no va a entrar porque la quemaron y el único canal de oxigeno es el puente de San Antonio y Ureña”.

Augusto Medina