martes 24 noviembre, 2020
Inicio Regional “Colapsaban las paredes y uno sin poder hacer nada”

“Colapsaban las paredes y uno sin poder hacer nada”

2.570 views

Las quebradas La Dantera, Capacha y Seca han mostrado su furia en los últimos días, a causa de las fuertes precipitaciones

Hasta la fecha, en el municipio Bolívar, las lluvias han afectado 305 viviendas, de las cuales 17 deben ser desalojadas por presentar alto riesgo, seis han colapsado por completo y otras dos registraron colapso parcial

El Saladito, Mi Pequeña Barinas, 5 de Julio, Colinas, Pinto Salinas, Centenito y Ricaurte, las zonas más afectadas por las lluvias


Por Jonathan Maldonado

La lluvia no ha dado tregua en San Antonio del Táchira, municipio Bolívar, donde las zonas más vulnerables han sido golpeadas por los aguaceros de los últimos días, los cuales han durado hasta seis horas continuas, provocando el desbordamiento de quebradas como La Dantera, Capacha y Seca.

En el pasaje 12 con vereda 10 del barrio Pedro Rafael Páez, en San Antonio del Táchira, al menos dos viviendas se vieron perjudicadas por las lluvias. La casa de Jaqueline Tarazona es una de ellas. Allí las paredes de las dos habitaciones colapsaron como consecuencia del deslizamiento de un muro de contención. El espacio quedó inhabitable.

Lluvias arrastraron lodo y piedras en El Saladito.

“No hemos podido dormir”, dijo Tarazona mientras iba describiendo los daños ocasionados por las precipitaciones. “La pared comenzó a ceder a las 11:00 p.m. del martes y a las 3:00 a.m. del miércoles ya había colapsado casi por completo”, indicó con un nudo en la garganta que le hacía difícil expresar sus ideas.

A la dama le preocupa enormemente el resguardo de los dos niños que habitan en la vivienda y el de las personas de la tercera edad. “Durante el aguacero, los llevamos a otra casa, alejados del peligro”, dijo con el dolor visible en cada lágrima que surcaba su rostro mientras iba relatando.

A su hermana, paciente oncológica, la espalda le quedó maltrecha cuando parte de la pared le cayó encima. “Ella se hallaba acostada en su cama en ese momento”, especificó la pariente mientras llamaba a la afectada para que mostrara los moretones dejados por el impacto de la pared.

Las aguas negras también colapsaron

Cerca de la vivienda de la familia Tarazona también colapsó un tubo de aguas negras, que pone el escenario aún más lóbrego, debido a los olores nauseabundos que va emanando, sobre todo cuando el calor se intensifica. “Necesitamos con urgencia la ayuda de alguna institución gubernamental”, pidió la familia.

Así quedó la vivienda de Yudith Ochoa.

La mayoría de integrantes del núcleo familiar, aseguran, están sin trabajo como consecuencia de la pandemia. “Ahora pasa esto con nuestra casa, es muy doloroso ver cómo colapsaban las paredes de los cuartos y uno sin poder hacer nada”, resaltó la dama, con la esperanza puesta en los días por venir.

“Salimos por la parte de atrás”

En el sector El Saladito, en el municipio Bolívar, el riesgo por las fuertes precipitaciones es inminente. Allí, cuando los torrenciales aguaceros se acercan, suelen arrastrar lodo, piedras y demás sedimentos, afectando a las viviendas levantadas en la zona. En las últimas horas, al menos cinco casas fueron afectadas.

El hogar de Yudith Ochoa, de 23 años, entra en la lista de las cinco casas afectadas. Cuando las lluvias dieron el primer aviso, Ochoa se encontraba cocinando junto a su marido. Con el transcurrir de los minutos, el aguacero comenzó a arrastrar lodo y piedras, y la mente de la dama fue pronosticando: “la pared va a colapsar”.

Y así fue. La pared cayó y la joven, junto a su pareja y tres niños, salió por la parte de atrás de la casa. “La casa ya estaba por caerse”, se sinceró quien aún no sabe qué será de su futuro cercano. “No tenemos adónde ir, por los momentos nos estamos quedando en casa de una amiga”, subrayó.

6 años, 3 y ocho meses, son las edades de los tres infantes de la pareja damnificada. “En el momento que se presentó este desastre, mi pareja y yo estábamos preparando la cena y nos tocó tomar a los niños y salir corriendo para que no nos cayera la pared encima”, precisó la joven.

- Advertisment -