domingo 13 junio, 2021
InicioRegionalComparte con su mamá la silla de ruedas vieja

Comparte con su mamá la silla de ruedas vieja

858 views

Con su mamá de 90 años, quien vive unas cuantas casas más arriba de una empinada cuesta, debe compartir su silla de ruedas el señor Pánfilo Hevia Morales. Son vecinos del sector Vista Alegre de Zorca- San Isidro. Él depende de una jubilación, con la que ni puede adquirir la más mínima pieza

En el mercado, una silla de ruedas podría estar en el orden de los 600 mil pesos, una cantidad que para él y su familia resulta impagable.

El sacrificio de sus hijas, Nilda y Yusmary, y el ocasional apoyo de familiares y amigos que tengan a bien colaborar, apenas si cubren un costoso tratamiento médico con el que se atiende los males cardíacos, circulatorios, de tensión y baja hemoglobina, que aquejan a este hombre de la tercera edad, de 71 años.

—Desde que me levanto, hasta que me acuesto –relató Hevia-, debo tomar pastillas. La más costosa es la del corazón y a veces ni se consigue aquí, sino en Cúcuta. Allá también resultan más económicas; por ejemplo, el copilodrel de 14 tabletas sale en las farmacias de San Cristóbal en alrededor de los 10 mil pesos, mientras que a ese mismo precio me consiguen el tratamiento mensual.

Precisamente, el cuadro general de sus afecciones se confabuló para que en este año sufriera un desvanecimiento, terminando afectada una rodilla, ya operada hace más de 40 años, y complicada por una artrosis. La platina y los clavos insertados en su cuerpo se aprietan en su masa muscular, si intenta dar un paso, ocasionándole un profundo dolor. Debido a su estado de salud, una operación resultaría altamente riesgosa.

—La sola operación –continuó Hevia- me sale en 700 dólares, y temó perder la platina y los clavos, de un material que el doctor que me los puso me garantizó que iban a durar toda la vida. Hoy a muchos les hacen esos implantes y ya a los meses se los tienen que remover.

Por ahora se turna la silla de ruedas con su madre de 90 años, que como él es natural de Zorca y por muchos años se dedicaron a la agricultura, la actividad económica propia de la zona.

A través de los teléfonos 02763821081 y 04247550629, se reciben las llamadas y mensajes para todas aquellas entidades oficiales y privadas, así como personas particulares que deseen donar o poner en consideración una silla de ruedas, o la medicación que requiere el paciente.

Por ahora, solo le queda al señor Hevia encomendarse a José Gregorio Hernández, próximo a la beatificación, cuya imagen adorna un lugar prominente de su casa. A él adjudican haber salvado de la muerte a su hija Nilda, quien permaneció por largo tiempo en UCI del Hospital Central, luego de una preeclampsia.

Freddy Omar Durán

- Advertisment -