miércoles 23 septiembre, 2020
Inicio Regional De la mano de Dios llegó alimento para los necesitados

De la mano de Dios llegó alimento para los necesitados

504 views

Norma Pérez M.


En el momento preciso, de la mano de Dios llegó el alimento para los más necesitados. La protagonista de esta  acción bienhechora fue la Parroquia “Santa Bárbara” de Rubio que bajo la coordinación del presbítero Julián García López, organizó una olla solidaria para brindar un plato de comida a cientos de personas que disfrutaron de un almuerzo nutritivo.

Hombres, mujeres y niños esperaron de manera ordenada en fila frente a la puerta del colegio “María Inmaculada” para recibir el preciado alimento. De primera, sentada en el suelo estaba Ana Edilia Acevedo de 70 años de edad, quien esperaba con un envase plástico donde tenía pegada las fotografías de dos de sus nietas, pues también lo usa para pedir “una limosna” y así llevar algo de sustento a su hogar.

Su historia es como muchas otras, vive en un rancho con las nietas que le dejaron a cargo; una de sus hijas la ayuda a vender jaleas o arepas de trigo que elaboran cuando logran adquirir los ingredientes. Su situación y la de los miembros de su familia es precaria  y por lo tanto llegó muy temprano para poder almorzar.

Así como Ana Acevedo, todos los que esperaban en la cola recibieron junto al alimento, una palabra de aliento y sintieron la presencia de Dios que les tendió la mano y les obsequió una brisa de esperanza.

El Padre García López, párroco de Santa Bárbara y representante de Caritas Parroquial, explicó que las ollas comunitarias se hacen con frecuencia en las diferentes parroquias de la iglesia católica desde hace varios años. En esta oportunidad para celebrar el Corpus Christi se organizó la actividad pues en esta festividad religiosa se pone de manifiesto el amor de Jesucristo por sus semejantes. “Y nosotros tenemos que ser modelo y ejemplo de ese amor que hemos recibido”.

Junto a un grupo de catequistas, integrantes de la Legión de María y renovación carismática, prepararon una suculenta sopa con verduras y proteínas, que acompañada con arroz, pan y jugo, entregaron a las numerosas personas que acudieron al llamado. Durante el mediodía se sirvieron aproximadamente 250 raciones que fueron recibidas con enorme gratitud.

El aporte de los ingredientes fue hecho por los habitantes de Rubio, quienes en la medida de sus posibilidades efectuaron los donativos. Un gesto que resaltó el Padre Julián en estos momentos tan difíciles para todos, donde existe la disposición de compartir y ayudar a los más vulnerables.

Ésta es la primera olla comunitaria de la caridad que se realiza en la Parroquia “Santa Bárbara” desde que comenzó la cuarentena, pero en otras parroquias como la “Santa Lucía” se hace todos los domingos.

“En estos momentos de pandemia estos gestos de ayudar siempre vienen bien y es loable brindar apoyo a quienes lo necesitan no solo desde el punto de vista material sino también espiritual. Estas acciones ayudan a consolar y satisfacer esta necesidad que les hace falta”, manifestó.

Y así fue para el grupo que compartió la olla de la caridad. Un poco de alimento al cuerpo y mucha paz al espíritu.

 

 

- Advertisment -