Inicio Regional “Deben aclarar la elaboración de una data para echar gasolina”

“Deben aclarar la elaboración de una data para echar gasolina”

Imagen de referencia.

“La Zona Educativa y la Dirección de Educación están en el deber de aclarar la supuesta elaboración de un data para poder surtir los vehículos de gasolina en la estación de servicio Guadalupe”.

La consideración fue hecha por el profesor Ildemaro Useche, presidente de la Federación de Maestros en el estado Táchira, quien además precisó que este comentario ha surgido en razón de la afluencia de vehículos a esta estación de servicio, que por supuesto deriva en que exista la posibilidad de que todos los que allí concurren no sean docentes.

No obstante, aseveró que lo que llama poderosamente la atención a la Federación es que, de acuerdo con la información recibida desde la Dirección de Educación, desde hace mucho tiempo fue consignada una data  a la Zona Educativa para poder declarar quiénes son los maestros que dependen de la Gobernación del estado y que pudieran tener la posibilidad de concurrir a esta estación de servicio a echar gasolina, pero lo que preocupa es que, después de tantos meses, ahora la Zona Educativa esté emitiendo, junto con la Dirección de Educación, un comunicado donde están llamando a los municipios a censarse nuevamente.

“Dijeron que para este lunes (ayer) debía estar lista la data de los municipios Guásimos, Andrés Bello, Cárdenas y San Cristóbal, lo que origina un trato discriminatorio hacia el resto de docentes que dependen de la Gobernación, pero que viven en otros municipios, así como no se estipula la posibilidad  de que los docentes jubilados puedan obtener este beneficio”, dijo.

También, subrayó, en el comunicado refieren que es una competencia de la Zona Educativa y esta no tiene competencia para decidir quiénes echan o no gasolina; además, dónde y cuándo, pues es un servicio público y los docentes pudieran surtirse de gasolina en cualquier sitio.

La crisis, generada desde el mismo gobierno, los ha colocado en una situación bien difícil, además que a los docentes se les complica asistir a dictar clase los días que están asignados en esta estación de servicio.

Del mismo modo, indicó que no entiende cómo cada día, en esta estación de servicio, puedan estar apostados entre 500 y 600 vehículos, hecho que permite deducir que si todos los días se atiende esta cantidad de vehículos, las instituciones educativas pudieran estar vacías,  porque los docentes activos estarían entonces en las bombas, aunado a que el número de docentes jubilados atendidos es limitado.

En tal sentido, sugieren que debe haber un control, pero “no un límite en el suministro a los educadores; deben enviar más gasolina e incluso ampliar la utilización de otras estaciones de servicio del estado”. (NP)

Salir de la versión móvil