«Empeora cada día la situación de las universidades»

377
La Universidad de los Andes/ Archivo

La situación de las universidades del país, cada día es peor. No llegan recursos para su funcionamiento y el profesor universitario devenga un mísero salario que no le permiten cubrir sus necesidades de alimentación, es por ello que deja la universidad y se dedica a otras labores y los alumnos poco a poco se alejan de la máxima casa de estudios buscando formas de sobrevivir ante la situación país, la apreciación corresponde al profesor Omar Pérez Díaz, vice rector académico de la ULA-Táchira.

Precisó el vicerrector académico, que la presencia del personal administrativo y obrero de la Universidad, ha sido limitada , la ausencia de alumnos bastante acentuada, además de la ausencia de algunos profesores que tenían compromisos,  a pesar de que en estos momentos se está trabajando el área comunicación social y ahora se acata la decisión de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), que llamó a un paro de 72 horas, debido a la situación que están viviendo las universidades que ya está sumamente críticas.

–Una de las universidades emblemáticas, tal es el caso de la Simón Bolívar está en la misma situación del resto de casa de estudios superiores, tiene serios problemas de funcionamiento,  tienen seis meses sin comedor, el transporte universitario, prácticamente ya desapareció, no se está cumpliendo con la atención médica que deben tener los alumnos, o sea,  hay un crisis de inversión, lo único que ha hecho el gobierno es aumentar los salarios, que no satisfacen a la comunidad universitaria, son sueldos que la inflación lo superó, un profesor instructor tiene solo para comprar dos cartones de huevos y un litro de leche para un mes y el cesta ticket que debería ser al almuerzo diario de los 25 días laborables, cubre apenas dos almuerzos tipo ejecutivo–dijo

En tal sentido apuntó el profesor Omar Pérez Díaz, que el gobierno no ha entendido que educación es una inversión social,  todos los países desarrollados tienen como referencia la parte educativa y cultural, sin embargo , con estos sueldos miserables, el gobierno de manera progresiva está logrando crear un caos en las instituciones universitarias, no hay recursos para gastos de funcionamiento, tampoco becarios en el exterior, publicaciones de revistas, los laboratorios no tienen insumos, no se cuenta con equipos para las oficinas, no se tiene fotocopiadores, computadoras, papel.

–La deserción escolar, es un referencia en todas las instituciones, está afectando también la educación media y primaria, el abandono de clases, que algunas hacen de manera formal y otros informal, es un fantasma que está en estos momento atacando el sistema educativo.

«Lo que está ocurriendo en Venezuela, es lo más grave que le puede pasar a una sociedad, la educación está perdiendo el  protagonismo en la sociedad, ya que el alumno no trabaje, que se vaya a lo informal, es grave que lo informal supere lo formal» aseveró.

De igual modo indicó que otra consecuencia  es que la escuela perdió importancia en el hogar, «después que decíamos que la escuela era nuestro  segundo hogar,  ya no es así, ahora el que tiene dos o tres hijos, de los cuales dos son egresados universitarios, y uno tiene un taxi , baja y sube llevando gasolina, pareciera que da más satisfacción, la familia está justificando al muchacho porque eso significa un aporte en alimentos-

–Entonces la situación es difícil, entonces eso se tiene que visualizar y atacar porque es una debilidad muy fuerte que el gobierno tiene, es un descuido en la educación, lamentablemente el Ministerio Aristóbulo Isturiz, no termina de entender a pesar de que fue uno de los que impulsó la Ley del Ejercicio de la Profesión Docente, pero le ha dado la espalda a los educadores, él sabe que son esa  tabla de salarios, los docentes están abandonando las aulas, prefieren hacer otras actividades que le permiten sobrevivir ante la situación difícil que está viviendo» agregó.

Enfatizó  el profesor, Omar Pérez Díaz, que todas las semanas los productos se incrementan, no hay ninguna oficina del gobierno que controle los precios, todo el  mundo actúa a su antojo, hay alimentos que en  un mes han aumentado en más del 10 mil por ciento del costo original, esa complacencia que hay ante la falta de control, perjudica al venezolano.

«Lo único más barato que hay en el Táchira con respecto a Colombia es la carne, de resto todo el mundo  busca la manera de traerlo del hermano país, por eso la cantidad que pasa, prefiere  pagar en las trochas para poder pasar a Venezuela con comida y medicinas,  porque está saliendo más económico en un país que tiene un salario mínimo de 810 mil pesos y nosotros que tenemos un sueldo que no llega a los 80 mil pesos, sin embargo, los productos son más caros en Venezuela, tal es el caso de la harina pan que en Colombia vale 3600 pesos en Venezuela subió a 12 mil bolívares, es una situación que los economistas no la entienden u menos el pueblo trabajador de Venezuela que hace un esfuerzo para cumplir con sus compromisos laborales», concluyó el profesor Omar Pérez Díaz. (Nancy Porras)