Inicio Regional En la tierra de Rafael Urdaneta apuestan al campo

En la tierra de Rafael Urdaneta apuestan al campo

Tierra productiva para los frutos.

Norma Pérez M.


 

Moras, fresas y duraznos nacen en la tierra fecunda del municipio Rafael Urdaneta. Hay cultivos de papa, apio, legumbres, y un trabajo incansable en la búsqueda de nuevas alternativas de producción. Su gente laboriosa se dedica a sembrar y a recoger los frutos, resultado del esfuerzo cotidiano. Hombres y mujeres que   apuestan al campo.

Sus límites, por el Sur y el Oeste, lo hacen vecino con Colombia. Tiene una extensión de 192 kilómetros cuadrados, donde se concentran la capital Delicias y doce aldeas. De acuerdo al censo poblacional más reciente, cuenta con 2 mil 333 familias, y un poco más de ocho mil habitantes. Más del 85 por ciento de estas familias realizan actividades agrícolas y pecuarias.

Esto lo identifica como un sector altamente productor que abastece con sus rubros a los mercados de Rubio, San Cristóbal y Táriba. Además, hay agricultores con visión de expansión, que ya cuentan con transporte propio y viajan hasta otros estados del país a ofrecer frutas y verduras.

 

Beneficios y dificultades

Desde el año 2017, el abogado Raúl Antonio Villamizar Peñaloza se encuentra al frente de la alcaldía del municipio Rafael Urdaneta. A casi cuatro años de su gestión, considera que ser un municipio fronterizo tiene sus beneficios, pero también presenta dificultades.

Alcalde Raúl Antonio Villamizar Peñaloza.

“Uno de los mayores problemas para los productores agrícola es la distancia que deben recorrer para trasladar las cosechas hasta los mercados para su comercialización; al igual que los habitantes, quienes tienen que desplazarse hasta Rubio o San Cristóbal para acudir a una consulta médica o ante una emergencia de salud”.

Esta situación se complica por la inexistencia de una estación de combustible en el sector; “eso ha generado un impacto negativo en la movilidad de nuestra población; lo que se refleja en la producción agrícola, nuestra principal actividad económica”.

Explica que, por medio del Gabinete de Combustible, tienen acceso al plan de contingencia para surtir gasolina, pero hay un gran número de productores cuyos vehículos requieren diésel y para llenar sus tanques deben acudir al municipio Torbes y presentar su guía de movilización para ser atendidos. Pero cuando recorren distancias más largas o viajan hacia el centro del país, deben pagar el combustible a precio internacional, lo que se refleja en los costos.

A su juicio, es fundamental contar con las condiciones para que en cualquier escenario puedan conseguir la atención de todos los agricultores.

Entre los logros más significativos de su gestión, destaca el trabajo realizado en el área de salud, ya que a causa de la pandemia mundial se reorientaron las políticas públicas.

“Desarrollamos una política efectiva en la lucha contra la pandemia. Rafael Urdaneta, por ser fronterizo, fue incluido dentro de los cinco municipios bajo restricción total de movilidad, por lo que asumimos esa realidad desde marzo del año pasado; eso permitió, hasta la fecha, que solo se hayan registrado siete casos de covid-19, los cuales se controlaron, y actualmente no existe presencia de este virus”.

En 2017 se activó el plan quirúrgico; “desde el 2019, hasta el año pasado, se realizaron más de cien cirugías y aunque pueden parecer pocas, hay que considerar que la población es de ocho mil habitantes”.

También se realizan jornadas médicas, una vez al mes. En lo que va de este año ya se han desarrollado dos, en la aldea La Honda y en la zona sur, en esta última se atendieron más de 300 familias de las aldeas Las Lajas, Tabor y Aguaditas. Allí se contó con médicos de diferentes especialidades, odontólogos, inmunización para niños y adultos, y entrega de medicamentos.

De esta manera se llegó hasta las comunidades vulnerables, pues son muy distantes, lo que dificulta el acceso a salud y medicamentos.

En cuanto a los servicios públicos, señaló que en lo que respecta a la recolección de desechos sólidos, se organizaron para prestar el servicio de manera permanente, y no hay los problemas que se observan en otros municipios.

Con especial cuidado se atendió el alumbrado público en Delicias, y se hace el mantenimiento respectivo para garantizar su efectividad. En la aldea La Honda y sus alrededores se recuperó la iluminación, y está previsto iniciar las gestiones en la aldea El Centro y los sectores San José del Ávila y San Miguel.

“En lo que respecta al gas, debido a la dificultad en la producción y transporte de este importante servicio, se retrasa su llegada al occidente del país; en nuestro municipio, para este mes de marzo, logramos un abastecimiento total. Recientemente se efectuó una jornada en Delicias y se entregaron los cilindros llenos a más de 700 familias”.

Volver al café

En este municipio, los principales rubros son la mora, que se cultiva en grandes cantidades, fresa y durazno. Hay cosechas importantes de papa y apio en las aldeas Betania, Villa Páez y El Reposo. En otros sectores se siembra cambur quinientos y plátano; en menor escala, se produce carne, leche y queso, este último de manera artesanal.

La autoridad municipal manifiesta que, a pesar de las dificultades, hay un incremento en el trabajo del campo: “Existe un tránsito en nuestro país, donde veníamos de una cultura rentista; había productos, inclusive subsidiados, y actualmente, debido a las medidas que se aplican, los insumos agrícolas deben adquirirse a precio internacional. Aun así, los productores continúan al frente de sus siembras y se ha presentado el fenómeno de habitantes nuestros que residían en otras ciudades y regresaron a las labores de agricultura, como medio de vida”.

En el mes de noviembre del año pasado hubo una temporada de lluvia y neblina, lo que originó daños y grandes pérdidas en todas las aldeas. Siembras de caraotas, frijol, papa, cebolla y tomate se arruinaron a causa del clima, pues fueron alrededor de quince días de lluvias persistentes.

Con las lluvias las vías resultan afectadas.

Esta situación también ocasionó daños a la vialidad, lo que se repitió nuevamente este año por las fuertes precipitaciones que han caído sobre la zona. Desde hace dos semanas se realizan los trabajos necesarios para la recuperación de las carreteras.

El sector productivo fue fuertemente golpeado. Hay cultivos que son muy vulnerables y, aun cuando los productores aplicaban sus conocimientos técnicos y tomaban todas las precauciones necesarias, no se pudieron salvar. De allí que decidieran migrar hacia otros rubros que son más seguros, desde ese punto de vista, y se cotizan a precios estables, como es el caso del café.

“Se hace presente este cultivo originario tanto del municipio Junín como de Rafael Urdaneta; las fincas de nuestros abuelos y padres se destinaban a la producción de café y así lo retoman los productores hoy”.

“Por medio de un instrumento que elaboramos el año pasado, con la colaboración del personal de la Corporación Nacional del Café, se estableció que existen más de 150 mil plantas nuevas en nuestro municipio; se estima que para diciembre de este año van a llegar a su nivel óptimo; la proyección es de más de mil cargas de café pergamino, es decir 120 mil kilos”.

En los últimos años, el café ha cobrado auge; hay aldeas, como El Centro, donde hay más de cien mil plantas sembradas; cultivos jóvenes que datan de año y medio; para finales de 2021 se espera que comiencen a generar las primeras cosechas a gran escala.

También se cuenta con siembras importantes de café en la aldea Alto Viento, donde un solo productor tiene más de quince mil plantas; así como en Aguaditas y en el sector La Roca.

Existen más productores que actualmente limpian los terrenos de sus fincas para sembrar este cultivo, que, aun cuando es a largo plazo, brinda más seguridad por ser resistente a las condiciones climatológicas. Por lo tanto, la aspiración es superar las mil cargas anuales, con un incremento cada vez mayor.

En medio de las montañas tachirenses se encuentra el municipio Rafael Urdaneta.  Allí, cada día, es el encuentro con el sol de la mañana, el frío y la neblina. Con la tierra, que se hace fértil en las manos generosas de los agricultores. La tierra de sus querencias.

.

Salir de la versión móvil