Exámenes de laboratorio varían su costo debido a la inflación

1089
La calidad del talento humano e insumos juegan un rol muy importante a la hora de los precios. (Foto/Tulia Buriticá)

Es común, ante cualquier quebranto de salud, que los médicos exijan a sus pacientes la realización de algunos exámenes de laboratorio, con la finalidad de obtener un diagnóstico más preciso sobre la enfermedad, además de conocer a ciencia cierta cómo tratarla.

Conscientes estamos del alto costo económico que el enfermarse demanda. Entre medicamentos y servicios médicos se va una importante cantidad de dinero y a ello se le debe sumar el gasto de los exámenes de laboratorio, que, como bien se dijo, no pueden pasarse por alto, ya que son necesarios para el buen trabajo del médico.

Sobre todo se debe tomar en cuenta una constante que persevera en la economía venezolana; la inflación. Un elemento que golpea a todos los sectores del país, por lo que las medicinas no escapan de esta situación.

Tras un sondeo en varios laboratorios médicos de la ciudad de San Cristóbal, se pudieron apreciar diferentes precios en los servicios que prestan.

Algunos estudios tienen un costo más elevado que otros; sin embargo, existen diferencias entre los lugares en donde se realizan.

Cabe destacar que el Colegio de Bioanalisistas de Venezuela promulgó un comparendo en donde se estableció el precio mínimo para cada uno de los múltiples exámenes de laboratorio.

Lamentablemente, ese valor se perdió con la galopada de la inflación, pues los insumos están incrementado su costo cada tres días y, por ende, se debe aumentar el valor del servicio.

Propietarios de los laboratorios explicaron que para los exámenes se requiere la implementación de reactivos, que son los elementos principales para la obtención de resultados.

Dichos reactivos deben ser traídos del exterior y comprados en moneda extranjera, ya que en Venezuela no se producen.

Semejante situación acontece con los equipos de trabajo. Los mismos deben ser importados de países como Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Brasil, entre otros.

En este sentido, y dependiendo de las marcas, laboratorios y lugares en donde los reactivos e insumos de trabajo sean adquiridos, se determina un costo a cada tipo de examen, “es allí en donde se puede precisar la variación en los precios”.

Calidad del servicio 

Tal es el caso de Otto Cerezo, propietario de ProVida, un laboratorio ubicado diagonal al Hospital Central de San Cristóbal, quien comentó que la “verdadera diferencia” entre un laboratorio y otro está en la “calidad del servicio”.

“Al ofrecer un buen servicio, los resultados son totalmente fiables, pues implementando materiales de bajo costo o de marcas genéricas, se corre el riesgo de obtener resultados imprecisos; es allí donde se marca la diferencia entre los diferentes laboratorios”, manifestó Cerezo.

Explicó que hay momentos en que los materiales suben de “manera exorbitante”, y que ellos deben adquirirlos en divisas, mientras que sus servicios deben ser cobrados en bolívares, sin olvidar el pago de sus respectivas nóminas de empleados, por lo que les representa un golpe a sus respectivas economías.

Ante esto, Cerezo sostuvo que “cuando los costos suben constantemente, se debe hacer lo posible por mejorar el servicio y hacer mejores exámenes a los clientes”, pues si están pagando por algo “relativamente costoso”, lo mínimo que pueden esperar son unos resultados “precisos y correctos”.

Exámenes comunes

“Para toda enfermedad existen exámenes que ayudan a diagnosticarla”, aclaró el bioanalista, al mismo tiempo que informó que los mismos dependen de la situación en que se encuentre el cliente.

Entre los exámenes que ostentan una mayor demanda están las radiografías y resonancias, “de todo tipo”. Tampoco faltan la hematología con plaquetas y el PCR, los cuales son vitales ante la presencia de una fiebre, dengue o alguna infección.

Otros que también forman un común denominador son los exámenes empresariales, que no son otros sino los exigidos por las empresas a sus empleados al momento de ingresar a la nómina, o al salir y llegar de vacaciones.

“Los exámenes que exigen las empresas son de metabolismo, glaucoma, urea, colesterol, triglicéridos, heces, hemoglobina, orina, entre otros”, apuntó.

Recomendaciones de los expertos

Sea cual sea el caso y la patología, la salud es un aspecto para el cual no debe haber excusas ni negación. Ante cualquier problema de vitalidad, lo primordial es acudir a un médico y cumplir con lo ordenado por él.

Es “más que aconsejable” disponer de un fondo de ahorros para ser utilizado ante alguna enfermedad, y de esta manera poder cubrir los diferentes gastos que esta situación conlleva, entiéndase medicamentos, exámenes médicos, dietas y honorarios profesionales.

“El dinero se recupera, pero la salud no. Sin salud no podemos trabajar ni hacer dinero”, reflexionó Cerezo.

Favio Hernández