La arepa es mucho más que el primer alimento de la cotidianidad del venezolano; es una carta de presentación de nuestros cocineros a escala mundial. Bajo este concepto amplio, por segundo año consecutivo estudiantes del Instituto de Estudios Gastronómicos de Venezuela (IEGV) celebraron el pasado viernes la Feria de la Arepa; parte del módulo de Cocina Venezolana que les permite pasearse por las diferentes culturas gastronómicas del país.

Un grupo diverso de 28 estudiantes, que van desde los más jovencitos hasta profesionales con posgrado, se dividió por regiones geográficas y, como se trató de una clase investigativa, expusieron orígenes, ingredientes y costumbres antes de enseñar el tipo de arepa específico que prepararon en la cocina. Con unas tostadas, otras criollitas, y otras más de harina de trigo, aderezaron toda su creatividad e imprimieron su toque personal en un espacio acondicionado con elementos típicos de la idiosincrasia nacional.

Al final de la clase, sus tres profesores hicieron la degustación. Les acompañó en calidad de invitado un joven egresado del IEGV que ahora triunfa en el exterior. Como no es una competencia, todos, de alguna forma, ganaron el respeto y la felicitación de sus instructores.

El Festival de la Arepa se ha convertido en uno de los más esperados del Instituto. “Hemos notado la acogida que los muchachos le dan al festival, con pasión, con amor, con devoción, porque muestran una carta de presentación que, saben muchos, es una de las opciones que tienen afuera”, comentó Néstor Alcalá, director administrativo del Instituto, al referir que lamentablemente algunos con planes de emigrar buscan en los estudios gastronómicos un oficio que puedan dominar para luego desarrollar en el exterior.

En el IEGV reciben un certificado de chef internacional avalado por el Ministerio de Educación. (DP)