Perros y gatos sufren en diciembre por el miedo que les causa la pólvora

1278
No se debe consentir al perrito, por mucho que nos preocupe. Al contrario.

Las fiestas de fin de año, de alegría y festejos para los humanos, son el dolor de cabeza para las mascotas. La pólvora se convierte en la causa principal para que demuestren el miedo, angustia o ansiedad. Por eso debemos preocuparnos por atenuar y hasta eliminar esta angustia que sufren nuestros mejores amigos.

Es verdad que en Venezuela, este año, la pólvora podría ser una de las grandes ausentes en la celebración navideña. Los costos y la escasez, la alejarán de las tradicionalmente estruendosa  noches de  Año Nuevo, lo cual le causará mucha satisfacción a las mascotas.

Pero, sin embargo, es bueno conocer la angustia de nuestros perros a causa de los fuegos artificiales, y saber qué podemos hacer para aliviarles ese sufrimiento.

La fobia a los ruidos fuertes, en principio, es muy común en perros y gatos. Debemos saber que ellos tienen en su oído, una percepción seis o siete veces más sensible que el ser humano, lo cual hace que sientan en su cabecita un estruendo enorme cada vez que el ruido los agrede.

Y en la temporada decembrina, la pólvora es un ataque frecuente, que les causa pavor, y actúan en consecuencia.

Podrá observar que, en esas situaciones, el perro suele esconderse bajo algún mueble, sale corriendo o trata de huir. Mete la cola entre sus patas, tiembla, ladra, gruñe, e inclusive orina o defeca sin control El animalito es presa de ataques de pánico, que le alteran su ritmo cardíaco, llegando a veces a ocasionarles la muerte.

.

¿Qué hacer?

Lo más importante es que el perrito sepa que usted es quien puede ayudar a calmar su ansiedad, y además, lo primero debemos tener presente cuando comienzan a mostrar esta actitud, es evitar acariciarlo y hablarle consentidoramente, pues para un perro, los mimos y caricias significan un premio o aceptación de su conducta.

Tampoco debe castigarlo, por cuanto esto no solo confunde al animalito que en ese momento está lleno de pavor. Eso agrava el comportamiento de la mascota.

Se debe actuar con naturalidad frente al animal. Ubique un lugar de su casa donde el perro se sienta seguro y con menor ansiedad póngale sus juguetes, comida y agua en ese lugar.

Juegue con él para captar su atención y hacerlo olvidar de la pólvora, tenga listo un juguete nuevo,  o distinto de los que ya tiene, para el momento en el que su perro empiece a mostrar  síntomas de miedo, al escuchar la pólvora.

Previamente, durante el día, trate de hacerlo correr, bastante ejercicio físico, para que se agote, y en la noche prefiera dormir.

No trate de calmarlo administrándole sedantes sin antes haber consultado a su médico veterinario.

Los gatos también temen

El segundo sentido más desarrollado de los gatos es el oído, perciben frecuencias unas seis veces más intensidad que los humanos. No permita que el gato se esconda en lugares cerrados. Trate de minimizar el sonido y olor de la pólvora, expertos recomiendan que la música clásica ayuda a su relajación.

¿Qué no se debe hacer?

No debemos asustarnos para no trasmitirles nuestro temor. Actuar con naturalidad, como si no nos diéramos cuenta de su temor. No debemos acariciar al perro ya que puede interpretar esta actitud cariñosa como un premio a su conducta temerosa.

No debemos castigarlo. No debemos utilizar sedantes para el perro sin la asesoría de un veterinario. Nunca amarrarlo porque se puede ahorcar tratando de huir. Debemos tenerlo en casa para que sienta compañía. Proporcionarle un lugar seguro dentro de la casa, donde el perro sienta menor ansiedad, pero no obligarlo a que se refugie.

Jugar con él y un juguete nuevo, para que tenga toda la atención en éste y se olvide de la pólvora. También funciona un juguete que ya tenga.

Humberto Contreras