Mueren 2 damas al volcar camioneta en la que las llevaban secuestradas

18752

Dos damas que habían sido secuestradas por dos sujetos, con presuntas intenciones de despojarlas de la camioneta en la que iban, murieron este jueves en la tarde, al volcar el vehículo en Mara, estado Zulia.

En el hecho, además de  las dos féminas, murió uno de los presuntos secuestradores y el  otro se encontraba herido de gravedad, bajo custodia  policial en un hospital de  ese municipio zuliano.

La identidad de las víctimas no habían sido dadas a conocer este viernes en la mañana, pero se dijo inicialmente que una de las chicas –Victoria-   era hija  de la reconocida   doctora  Delia Virginia Sierralta, encargada  de Medicina Vial del Colegio de Médicos del estado Zulia.

Más tarde, hacia el mediodía,  se confirmó  que se  trataba de ella efectivamente, la odontóloga Verónica Virginia Urdaneta Sierralta, (40) y su amiga Indira Nataly Bermúdez, de 41 años.

El hampón muerto respondía al nombre César Andris Montiel Páez y su compinche Kelmin Manuel Urdaneta Nava, fue quien quedó gravemente herido, aunque según información extraoficial habría fallecido en un CDI de Mara.

La odontóloga Verónica Virginia Urdaneta Sierralta, una de las víctimas fatales.

A ambas mujeres las habrían sometido minutos antes del accidente,  cuando salían de un  gimnasioen la avenida Paúl Moreno, antes conocida  como Fuerzas Armadas de Maracaibo.Verónica le  había  pedido la “cola” a  la amiga.

Los dos sujetos sorpresivamente  se subieron  a la  camioneta Fortuner, negra,  y tras  someterlas, huyeron  con ellas con rumbo desconocido.

A la altura del sector a la altura del sector Nueva Lucha, ocurrió  el trágico accidente.

Once kilómetros antes, en  la alcabala de Nueva Lucha, la camioneta pasó a toda velocidad, desacatando  la voz de  alto de los funcionarios de la Guardia  Nacional allí destacados, los cuales iniciaron la persecución  de la Fortuner, por cuanto  incluso  se llevó por delante los conos de seguridad dispuestos en el  mencionado punto de control.

Se desconoce quién  conducía  la camioneta en ese momento, si una de las víctimas  o uno de los secuestradores, el hecho  es que producto del exceso de  velocidad por verse perseguidos por los militares, el conductor perdió el control de  la misma, y volcó aparatosamente, saliendo  expelidos los cuatro ocupantes.

La odontóloga era casada pero no dejó hijos;  trabajaba en la Torre Tendencia; residía en la urbanización Rosal Sur.

A través de las redes sociales decenas de amigos y conocidos de la odontóloga manifestaron su duelo y repudio ante semejante suceso que cobró la  vida de dos personas inocentes. 

Miriam Bustos