miércoles 5 agosto, 2020
Inicio Regional Se quejan vecinos de La Concordia por emanaciones de monóxido de carbono...

Se quejan vecinos de La Concordia por emanaciones de monóxido de carbono de la colas de gasolina

no views

Los problemas de las largas colas en las gasolineras, que aún la ristra de medidas oficiales no han dado en solucionar, no solo afecta a los conductores que deben transnocharse, recibir sereno y sol,  y estar expuestos a las amenazas de la inseguridad; pues en la zona comercial y residencial que cohabita con las estaciones de servicio las quejas están a la orden del día

Los vecinos de la plaza Miranda, por La Concordia,  tienen mucho que decir al respecto… y respirar del monóxido de carbono que emana de los camiones y camionetas que se proveen de gasoil en una estación de servicio cercana, empresa que ha sido parte de este inconveniente; pero también ha representado una salida ante las carencias de agua, que por semanas ha sido inclemente con los habitantes de la populosa zona: Así como a la medianoche los vehículos hacían su propia hilera, habitantes de La Concordia se apostaban frente a un grifo del cual brotaba un pequeño chorro del vital líquido, el cual hace unas semanas no fluye con regularidad desde hace unas semanas.

Este lunes la cola, formada desde la noche del domingo, parecía causar una relativa molestia entre los conductores, que han venido haciendo un ejercicio de paciencia desde tiempos “inmemoriales”; no obstante, los residentes de la mencionada plaza, del tramo de la octava avenida que se extiende hasta el Gimnasio Arminio Gutiérrez, y abarca unas cuadras de la 19 de Abril, no aguantan más la contaminación  que genera, y agrava una crisis ambiental urbana, a la cual la acumulación de basuras y escasez de agua proporciona su nefasta contribución.

Víctimas de la contaminación vienen a ser especialmente las gentes en condiciones de vulnerabilidad como aquellas que padecen afecciones crónicas o pertenecen a la tercera edad.

Los vecinos denunciaron los montones de basura en la plaza Miranda de La Concordia. (Foto/Tulia Buriticá)

Luis Marisol Gafar, propietaria de un establecimiento comercial tradicional del sector, incluye además de la exposición a emanaciones del gasoil que debe su señora madre tolerar, la invasión y deterioro del espacio público que las colas propician. Hasta su garganta se ha irritado, como consecuencia del aire viciado. Así como su progenitora, muchos son los ancianos, que sin poder salir de sus casas siquiera pueden salir para ventilarse en un entorno natural sano, algunos con enfermedades respiratorias.

Cabe anotar que una vez encendido un motor a gasoil, los conductores, si la espera en la cola solo es cuestión de minutos, no apagan el camión o la camioneta, procurando un menor gasto de combustible.

La denunciante afirma que ha perdido el derecho de estacionar su vehículo frente a su hogar y negocio, y el de sus clientes; y tiene observar todos los días la mala educación higiénica de algunos conductores, que nada les cuesta arrojar desperdicios o inclusive salir de algún apuro corporal en algún rincón de las aceras, o de la plaza. La cola limita su movilización, si una emergencia la obliga a salir con su vehículo de manera inmediata. Ella sugiere encarecidamente que se redireccione la cola, lanzándola rumbo al liceo Pedro María Morantes, y de ahí hasta el CNP, o mejor aún, que los vehículos que requieren gasoil se abastezcan fuera del casco urbano.

Problemas a la salud

Según el informe de www.momscleanairforce.org “las diminutas partículas de contaminación en los gases de escape de diésel, que suelen incluir sustancias químicas y metales tóxicos, pueden penetrar en los pulmones y causar irritación. Son demasiado pequeñas como para ser expulsadas al toser. Son tan pequeñas -una fracción del ancho de un cabello humano- que pueden penetrar en los pulmones e ingresar en el torrente sanguíneo. Pueden irritar los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. Inhalar los gases de escape de diésel puede producir tos, dolores de cabeza, mareos y náuseas”.

Agrega que “además de causar problemas a corto plazo como tos, dolor de cabeza y náuseas, respirar los gases de escape de diésel puede dañar a los pulmones y al corazón, y se ha vinculado con problemas de salud muy graves. Los niños, las personas mayores y quienes tienen problemas de salud son especialmente vulnerables a los impactos de la contaminación por diésel”.

La contaminación por emanaciones de gasoil se relacionan con cáncer, asma, alergias y problemas cardíacos.

Freddy Omar Durán

- Advertisment -