Sigue la tensión entre el gobierno de Nicaragua y los obispos

967
La protestas en Nicaragua comenzaron en abril y tienen un saldo de más de 350 fallecidas. Foto archivo

El diálogo entre Gobierno y oposición en busca de una salida a la crisis que vive Nicaragua se encuentra en un punto crítico luego de que el presidente Daniel Ortega insultara a los obispos que median en las conversaciones, acusándolos de “golpistas”.

“(Vamos a) meditar las palabras del señor presidente y luego vamos a tomar una decisión”, afirmó el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), señaló AFP.
“Ese señor (Ortega) esta lleno de odio, tiene un espíritu egoísta, solo quiere enriquecerse a la sombra del poder y cuando alguien le reclama se enoja”, advirtió Alvaro Ayerdis mientras asistía este viernes en Managua a la misa de ayuno y oración en la iglesia Divina Misericordia.
“Lo que está haciendo (Ortega) es descalificar la mediación de los obispos porque él ya no quiere negociar en ese espacio donde tiene que tocar el tema de la democratización”, dijo el politólogo José Antonio Peraza, director ejecutivo del Movimiento por Nicaragua.
Según Ortega, la propuesta que le hicieron los obispos en junio para adelantar las elecciones del 2021 a marzo del 2019 y democratizar el Estado era parte de una conspiración “golpista”, aseguró El Universal.
“Yo pensaba que eran mediadores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas”, dijo el gobernante en un virulento discurso por la celebración del 39 aniversario de la Revolución Sandinista en Managua, donde calificó a los manifestantes opositores de “satánicos”.
“Ortega descalificó a los obispos para crear su propio diálogo, uno que él pueda controlar”, dijo Azahálea Solís, una de las delegadas opositoras que participa en las negociaciones con el Gobierno.
Los obispos “son la conciencia moral del país y debemos cerrar filas con ellos”, indicó el exvicepresidente y escritor Sergio Ramírez en Twitter.
Freddy Delgado/Pasante ULA