ULA repudia los hechos ocurridos en la iglesia de Barrio Sucre

275
Alfonso Sánchez vicerrector de la ULA-Táchira.

Ante los hechos que se presentaron el miércoles pasado, en el Templo de Nuestra Señora de Fátima en Barrio Sucre, en el que un grupo de guardias nacionales atacaron con bombas lacrimógenas el recinto, el Consejo de Núcleo de la Universidad de Los Andes, Núcleo “Pedro Rincón Gutiérrez” se declara en resistencia activa, y repudia enfáticamente los acontecimientos allí ocurridos.

Mediante un comunicado firmado por la coordinadora de Secretaría, Doris Pernía, y el vicerrector del núcleo Táchira, Alfonso Sánchez, el Consejo señala que “es un hecho de suma gravedad, un ataque a nuestra Iglesia Católica, el uso indebido de bombas lacrimógenas, perdigones y agresión verbal en presencia de niños, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y monjas, cuando estaba a punto de finalizar la eucaristía. Todo en presencia de un oficial superior de la guardia”.

Las autoridades de la ULA-Táchira señaló además que este es un ataque a una de las instituciones más antiguas, mejor organizadas y en la que la sociedad venezolana tiene mayor confianza como lo es la Iglesia, recordando que en días pasados la población de Rubio, en Junín, presenció que grupos irregulares amenazaron a un sacerdote.
Asimismo consideran que “los hechos de profanación, abusos y violación de los Derechos Humanos, sucedidos en los templos e iglesias representan una violación del principio Constitucional consagrado en el artículo 59 de nuestra Carta Magna”.

Por lo tanto, el Consejo de Núcleo acuerda cinco puntos para manifestar su desaprobación de los hechos: declararse en resistencia democrática activa, “que enlutan la conciencia moral de los venezolanos”, repudiar vehementemente estas profanaciones “que impiden construir un Estado democrático de Derecho”, respaldar la evangelización de la Iglesia Católica, predicando el amor”, repudiar el “irrespeto del gobierno por la constitución y las leyes que amedrantan a la Sociedad Civil Venezolana”, y manifestar su solidaridad con el Obispo Monseñor Mario Moronta, y para “todo sacerdote vulnerado física y espiritualmente”.

Destacan las autoridades universitarias que “es tiempo de decidir y mañana nadie podrá eximirse de responsabilidad”. “Nuestra patria atraviesa por un momento histórico, en el cual se está jugando su destino, la democracia, la libertad, la justicia y el bien común”, reza el comunicado. (MR)