Viajar: un sueño para muchos por el bajo poder adquisitivo

1609
Hay mucho viajero todo el año pero el destino de la mayoría es Colombia, en donde compran alimentos y medicamentos. (Foto: Tulia Buriticá)

Viajar hoy, resulta para el ciudadano común toda una aventura porque no sabe con qué se consiga en los terminales terrestres de Venezuela en materia de especulación y la existencia de las rutas, y un sueño probablemente para la mayoría que no tiene plata con qué ir a hacer compras a otros estados del país, o como lo tienen quienes entran a nuestra entidad andina, para ir a Colombia a comprar alimentos y medicinas.

Cirley Díaz, una joven soltera que debió ir a Barinas, comentó al llegar desde el terminal de la capital de ese estado llanero al de San Cristóbal, que le cobraron 16 mil bolívares por el pasaje cuando de ida le cobraron 10 mil que es lo que cuesta el pasaje.

“Lo peor es que nadie se quejó. Incluso venían pasajeros que viajaron parados, claro, algunos se quedaron en el camino, muchos traían mercancía, cavas con queso o pescado. Viajar es cada día más difícil porque no se sabe con qué imprevistos nos consigamos en el camino por el problema de la especulación, menos mal que no tengo cargas, si no, no sé qué hubiera hecho para regresar”, apuntó.

— ¿Hay pasaje para Puerto la Cruz? –preguntó Carmen a un operador de una línea de transporte extraurbano.

— No estamos viajando para allá-, respondió.

— ¿Y qué hace uno?- preguntó la usuaria.

— Si la gente quiere ir a otra parte (fuera de Caracas, Barquisimeto, Maracay y Valencia que son los destinos más demandados), tendrá que hacer escala, porque no estamos cubriendo más rutas, dijo el operador de la oficina.

Y es que Carmen –dijo- vino a San Cristóbal por la operación a que fue sometida su progenitora. “Me vine a visitarla el veintiuno de agosto y me tuve que ir de Puerto La Cruz a Maracaibo, me cobraron 20 mil bolívares, después de Maracaibo para acá me cobraron 50 mil bolívares por el pasaje, es decir, me salió en 70 mil la venida, y ahorita creo que va a ser igual”.

— ¿Tiene mucho dinero?

— No, tenía el efectivo apartado porque hacía tres meses sabía que iban a operar a mi mamá y tenía que prepararme para venir, ya la operaron, ya pasaron quince días y ahora me tengo que ir a trabajar, tengo que pagar trasbordo, dos o tres autobuses, aquí Caracas Valencia, y después en Valencia tiene uno que pagar otro, sale más caro, voy para Anaco, estado Anzoátegui”.

Zafra de viajeros todo el año

Y es que mientras unos se quejan porque no consiguen pasajes principalmente para el centro del país, otros madrugan para garantizar obtenerlos pues según se conoció, algunas líneas apenas sacan una unidad en el día y consigue pasaje el que llega temprano porque la unidad se llena rápido.

En una visita al terminal de San Cristóbal, tampoco se vio publicado el precio de los pasajes en las taquillas de las líneas. “Ahorita no dan los precios, no nos han mandado la lista”, manifestó otro operador que informó que el pasaje cuesta 22 mil 500 bolívares para Valencia, Maracay y Barquisimeto.

Wilmer Pérez, jefe de Operaciones de ese puerto terrestre, dijo que desde hace más de un mes cuando hubo un operativo con la Sundee, donde hubo líneas sancionadas administrativa y pecuniariamente en unidades tributarias, nadie ha denunciado especulación ni irregularidades en el terminal.

— No permito que vendan los pasajes revendidos, cada quien en su casilla y en su oficina, no se aceptan los pisteros, aquí cada quien vende por taquilla. Ahora, si se acaban todos los pasajes, el Instituto de Tránsito empieza a habilitar unidades y con permiso especial se sacan algunos destinos que sean necesarios según la demanda que exista.

— En aquella taquilla dijeron que ya no hay pasajes para Caracas.

— Sí hay, tenemos en aquella, en esa otra…

— ¿Nadie se queja del costo de los pasajes?

— Desde que se cerró la frontera podemos observar que es muchísima la demanda y nadie se queja, y a pesar de los problemas que tienen las líneas de transporte con los repuestos y los cauchos, que están casi en los 3 millones de bolívares, sigue la operatividad en cien por ciento y la demanda a veces supera la oferta

— ¿Cómo ha sido la “zafra” de viajeros en estas vacaciones escolares?

— Desde hace dos años no hay temporada alta entre julio y agosto, esa estadística se confundió con el resto del año porque ahora todo el mundo viene durante todo el año, se siguen manteniendo las altas tasas de movilidad por una demanda específica que es el aprovisionamiento de productos de primera necesidad y medicinas en el vecino país. Nos hemos mantenido con los altos volúmenes para diferentes destinos, debido a que vienen muchas personas del centro del país y los estados centrales a aprovisionarse de los alimentos de primera necesidad y medicinas en Colombia.

Precios de Gaceta

Si alguien quiere saber el costo de los pasajes, deben preguntarle a los operadores de las líneas porque, contrario a hace unas semanas, no tienen los precios publicados para que los vean los usuarios; o deben recurrir a la gaceta oficial.

En ese sentido, recordó el coordinador de Operaciones del terminal que el primero de agosto entró en vigencia la nueva resolución del Instituto de Transporte terrestre que establece el aumento de 25 por ciento, un precio por unidad según el año y el kilometraje que tenga; es decir, que esas características inciden en los precios de los boletos pues entre más antigua es una unidad, la tarifa es más barata y puede oscilar para el centro del país entre 17 mil 800 y 19 mil 700.

—Por ejemplo, los carros que tienen 60 puestos, que son los doble piso, cobran más económico que los que tienen 52. Estos cobran un poquito menos que los que tienen 42, y las unidades Encava de 32 puestos, que ninguna sale de aquí para Caracas – la que va más lejos va a Valencia-, esa cobra otro precio porque tiene menos puestos.

De allí que quiso aclarar “esa gran diferencia a los usuarios para que entiendan que entre más puestos tenga una unidad, cobra un poquito menos”. Y en cuanto a viajar en carros por puesto (de cinco pasajeros), aclaró que los únicos que salen del terminal van a Queniquea, San Antonio y Maracaibo, que para este último destino estaban cobrando 22 mil bolívares, por lo que muchos viajeros se van como expreso; el pasaje en autobús para Maracaibo cuesta 18 mil bolívares.

Por ejemplo, en una unidad Youtong de cincuenta y dos puestos, de San Cristóbal para Caracas cobran 22 mil 500 bolívares el boleto, por ser una flota nueva, y en días feriados 25 mil 700 bolívares; a Maracay cuesta 17 mil 600 y en feriado 20 mil 550 bolívares; a Valencia 16 mil 750 y 19 mil 550 en feriado; y a Barquisimeto vale 12 mil 150 bolívares y 15 mil 200 en día feriado.

En una unidad doble piso de sesenta puestos, el pasaje a Caracas cuesta 18 mil 550 y 22 mil 600 el día feriado; a Maracay 14 mil 100 y 17 mil 600 en feriado; a Valencia 13 mil 400 y 16 mil 750 en feriado; y a Barquisimeto 10 mil 400 bolívares y 13 mil bolívares en día feriado.

De San Cristóbal a Barinas, por ejemplo, una buseta Encava, de treinta y dos puestos, el pasaje cuesta 6 mil 900 bolívares y 8 mil 600 en día feriado.

Sundee y Tránsito deben supervisar

Sobre la no publicación de los precios en las taquillas, Pérez comentó que deberían estar colocados porque la ley obliga a las empresas de transporte a publicarlas, “pero el organismo encargado de la supervisión y regulación de los precios es la Sundee, que hace dos semanas hizo un operativo conjunto con Transito y otros organismos, para hacerle seguimiento a la regulación de precios y fueron sancionadas varias empresas, en unidades tributarias.

Sobre la recurrencia de las salidas dijo que tras las guarimbas las líneas volvieron a sacar sus unidades en horas de la tarde, desde las dos hasta las nueve de la noche.

Marina Sandoval Villamizar