lunes 6 julio, 2020
Inicio Salud Ansiedad durante la cuarentena eleva número de consultas por hipertensión arterial

Ansiedad durante la cuarentena eleva número de consultas por hipertensión arterial

316 vistas
Juan José Contreras

El confinamiento durante la cuarentena por la pandemia, aunado a las dificultades por las fallas en los servicios públicos, principalmente los cortes de electricidad en el Táchira, generan ansiedad. En el caso de los pacientes hipertensos puede intensificar su condición.

En el Hospital Central de San Cristóbal se ha dado un incremento de pacientes que consultan por su hipertensión debido a la ansiedad que padecen.

La coordinadora del posgrado de las Residencias Asistenciales Programadas, RAP, en Hipertensión Arterial Clínica del Hospital Central de San Cristóbal, Stella Pereira García, explicó la situación: “Los pacientes que están viniendo a mi consulta en la actualidad tienen mucha ansiedad. Esa angustia es capaz de producir una variabilidad en las cifras de presión arterial, por activación del sistema nervioso”.

La hipertensiólogo Stella Pereira García informó

La especialista detalló que la hipertensión arterial es un «asesino silencioso» por la falta de síntomas. Es importante reconocer y diferenciar las condiciones médicas que tiene, para lo cual es prioritario comunicarse con el médico tratante y no automedicarse.

Sobre el problema, la especialista indicó que la ansiedad, o incluso la depresión, no causan presión arterial alta, o hipertensión arterial. La ansiedad, sin embargo, sí es capaz de provocar episodios de aumento súbito y considerable de las cifras de presión, que se incrementan si el paciente además insiste en la toma repetida e insistente de la presión arterial.

Pereira alertó que si los episodios ocurren con frecuencia, por ejemplo a diario, pueden dañar las paredes de los vasos arteriales y el grosor del corazón. Esto es lo mismo que sucede con el paciente que padece hipertensión arterial mal controlada o desconoce que la tiene.

Los pacientes ansiosos adoptan hábitos poco saludables como el sedentarismo, fumar, mala alimentación, ahora acompañados por el aislamiento social. “En el caso de la depresión, esta puede hacer que el paciente olvide tomar el medicamento antihipertensivo, lo que dispara el estrés. “La ansiedad proyecta los receptores del sistema nervioso y provoca la liberación en oleadas de hormonas que aumentan la presión arterial y la frecuencia cardíaca, además pueden también causar temblor o insomnio”.

Automedicarse es contraproducente. Pereira destacó la importancia de mantener la calma y destacó que en algunos casos puede que se requiera el apoyo del psiquiatra para ayudar a tranquilizar al paciente. Destacó que varios especialistas brindan apoyo incluso de manera gratuita vía online.

Si desaparece el estrés, la presión arterial regresa a los valores normales, comentó.

Comunicación

Una comunicación amplia médico-paciente ayuda a mitigar la ansiedad que la persona con hipertensión pueda tener en caso de dudas o de requerimientos especiales. La atención genera tranquilidad.

Para la doctora Pereira lo más idóneo en caso de una crisis hipertensiva es atender a los pacientes a cuerpo presente. “Tranquilizarlos, tomarles los signos vitales para que de esta forma se puedan tomar las decisiones terapéuticas adecuadas en la consulta”.

Para ayudar en la condición de hipertensión

Consciente de las limitaciones para la movilidad, Pereira dio algunas recomendaciones para evitar que la ansiedad se haga presente.

Actividad física

Para disipar la ansiedad y ayudar a la estabilidad de los casos de hipertensión arterial los pacientes pueden realizar acciones sencillas pero significativas.

El sedentarismo no es opción. “Los pacientes con hipertensión deben caminar. Yo le recomiendo a mis pacientes hacerlo al menos cinco veces por semana. Si están en casa por la cuarentena, lo pueden hacer dentro del hogar de 20 a 30 minutos en la mañana y repiten por la tarde si es posible”.

Si bien los pacientes hipertensos y los cardiópatas no pueden hacer ejercicios de peso porque está contraindicado, la especialista recomienda realizar ejercicios aeróbicos.

Opciones para controlar el estrés

Ocuparse

“No se preocupe, ocúpese”. A sus pacientes, incluidas personas cercanas como sus dos hijos que son universitarios, esa es la recomendación que les da. “Les pregunto sobre alguna actividad que les guste efectuar, si saben hacer alguna cosa para ocupar el tiempo. Por ejemplo, si le gustan las plantas, bueno, que vayan al jardín. Es importante que se entretengan en algo. Cuando las personas tenemos las manos ocupadas nos enfocamos en otras cosas fuera de los problemas”.

Lo que esté al alcance de las personas puede ser la diferencia entre aumentar la ansiedad y poner en peligro la salud o mantener la tranquilidad. “La lectura es una terapia que a la gente le gusta mucho. También las manualidades. Lo importante es tener la mente ocupada”.

La doctora Pereira considera que quejarse no resuelve los problemas, hay que concentrarse en buscar soluciones. “Las respiraciones ayudan a tranquilizarnos, si son lentas y profundas pueden ayudar a la relajación. Quien pueda y sepa relajarse con yoga puede aplicarlo, porque se ha logrado demostrar que esa actividad reduce la presión arterial sistólica”.

La respiración profunda ayuda a la relajación

Alimentación

Un elemento importante es la dieta. La doctora comprende que hoy en día los recursos para la alimentación no son abundantes, pero hay pautas que pueden seguir en caso de ser hipertensos. Una dieta baja en sal, a base de alimentos naturales como frutas, legumbres, vegetales, que tengan fibra y alto contenido potásico, y que no posean tantos carbohidratos, es lo ideal al menos cinco veces por semana.

También recomienda comer a las horas exactas. Sabe que la gente está desordenada con la cuarentena y que por estar en casa han descuidado los horarios para comer.

Cuidar la dieta incluyendo vegetales

Sueño

En la línea del descuido de horarios, la doctora Pereira habló de los lapsos para dormir. “Hay también desórdenes del sueño que tienen consecuencias. “Dormir menos de 6 horas podría elevar las cifras de presión arterial. Las personas hipertensas deben descansar o de otra forma los problemas podrían ser peores de lo que ya son”.

Medicamentos

El horario para tomarse la medicina no debe ser aplazado, la hipertensiólogo aclaró que el medicamento tiene un tiempo de acción y al terminarse ese plazo los pacientes quedan expuestos a tener cifras elevadas de presión, por eso deben apegarse a los horarios prescritos en el récipe. Si hay problemas de variabilidad de presión arterial la doctora recomienda ir a consulta.

Con la hiperinflación, muchas personas no pueden adquirir los productos. Los medicamentos no han escapado de esa situación. “Me preocupa cuando los pacientes quieren tomarse la pastilla para la hipertensión y no la encuentran, porque no hay. Cuando mis pacientes no se consiguen el medicamento me llaman y vemos cómo buscar otra alternativa”.

La especialista reflexionó sobre que normalmente el paciente hipertenso tiene miedo de padecer un evento como un infarto o un accidente cerebro vascular. Para ellos es imprescindible tomar el tratamiento.

En los embarazos

En la gestación, una de las complicaciones más severas son las enfermedades hipertensivas del embarazo, definidas como preeclampsia. Pereira recomendó a las embarazadas que no dejen el control obstétrico. “Eso evitará complicaciones para la madre y para el feto. A pesar de que solo 10% de las embarazadas la presenta, es motivo de hospitalización”.

Responsabilidad

Las adversidades están presentes en la vida diaria. La forma en que se aborde el día, empleando alternativas para evitar que la ansiedad gane terreno, es lo que garantizará que la hipertensión no se salga de control. Es responsabilidad de cada individuo cuidar de su salud, el cuerpo es la casa que tenemos para vivir en este mundo.

- Advertisment -