Escándalo de vacunas adulteradas vuelve a poner en duda la sanidad china

225
Imagen de referencia.

Las autoridades chinas han ordenado una inspección de todas las vacunas del país, tras el escándalo surgido por la posible adulteración de estos productos que ha puesto en duda la credibilidad del sector sanitario nacional.

En el curso de la campaña, iniciada el miércoles, equipos de inspectores investigarán el proceso completo de fabricación de vacunas de todos los productores del país, anunció la Administración Estatal de Fármacos.

La inspección llega tras el escándalo que ha implicado a la farmacéutica china Changsheng Biotech, acusada de falsear los datos en 113.000 vacunasliofilizadas contra la rabia de uso humano.

Ya en octubre del año pasado, la firma fue multada con 500.000 dólares por la pobre efectividad de otras 250.000 vacunas contra la difteria, la tosferina y el tétanos, lo que obligó a las autoridades a llevar a cabo una masiva retirada de estos productos y reinocular la vacuna a más de 200.000 niños.

La sede central de Changsheng, en la ciudad de Changchun (noreste), fue inspeccionada sin aviso previo del 6 al 8 de julio, tras la denuncia de un empleado anónimo sobre sus prácticas a través de la red social WeChat (similar a Twitter) que mencionaba estas irregularidades. EFE