Buscan en El Callao a otros dos soldados asesinados por grupo que mutiló a un tercero

1500

Funcionarios de la Guardia Nacional y del Ejército venezolano adscritos a la Redi-Guayana, se encuentran aún buscando a dos soldados que supuestamente  fueron asesinados por el mismo grupo irregular que hace unos días extirpó los ojos y mutiló las manos y la lengua a un tercer soldado en las adyacencias de la mina Yin Yan, en El Callao, estado Bolívar.

Según información de fuentes militares, fue durante una de estas últimas acciones que  ocho de esos sujetos fueron abatidos recientemente.

Explica la fuente que “la finalidad del nutrido grupo de militares en esa zona obedecía a realizar operaciones de patrullaje, escudriñamiento y desalojo de dicha mina, la cual se encuentra tomada por Grupos Estructurados de Delincuencia Organizada ( Gedo) y dar captura a los causantes de la masacre en contra del Tropa Alistada Jorge José May Lugo, de 19 años, a quien le fueron amputadas ambas manos, ambos ojos y lengua, presuntamente en el sector de Caratal. Así mismo, la búsqueda de dos Tropas Profesionales que se encontraban de permiso navideño, los cuales fueron presuntamente asesinados pos estos grupos delictivos que operan en la zona”.

Añade que una vez la comisión mixta ingresó al sector de la mina, “se pudo constatar la presencia de estos grupos armados pertenecientes a la banda ´Los  Descuartizadores´, como éstos se hacen nombrar, y que presuntamente se encuentran implicados en el hecho en contra del ciudadano antes mencionado”.

“Al visualizar la comisión militar abrieron fuego en contra de la misma,  originándose un intercambio de disparos en el que resultaron ocho ciudadanos heridos, por identificar, procediendo de inmediato a prestarles los primeros auxilios y trasladarlos al hospital de la población  de El Callao, donde fallecen luego de su ingreso”, añadió al hacer mención al hecho en el que  resultaron muertos ocho de esos sujetos.

En esa operación incautaron cuatro escopetas calibre 12mm;  un escopetín  del mismo  calibre; un rifle calibre 30mm;  y dos pistolas, una marca CZ100 Modelo PCR; y una Bryco, JenningsNine, calibre 9mm.

May Lugo había desertado, debía regresar a sus labores el 1º de enero y no lo hizo. Se fue a trabajar a la mina, donde los criminales al saber que era soldado lo agredieron de la manera más vil e inhumana. (MB)