Conas halla cadáver de un secuestrado tras detener a un implicado en Caracas

6392
Eli Saúl Villarreal González fue asesinado al poco tiempo de ser secuestrado el 31 de diciembre, en Caracas.

Luego de que las investigaciones de campo y análisis telefónico que desarrollaron desde el momento que recibieron  la denuncia  del  secuestro de un administrador caraqueño, funcionarios  del Gaes 43-Distrito Capital, perteneciente al Conas,  no  sólo capturaron a uno de los delincuentes implicados en el plagio sino que al establecer que la víctima  había sido asesinada, el  mismo detenido los llevó hasta el sitio donde se hallaba el cadáver.

Fue el jueves en la tarde cuando  al  sector Sarría,  avenida El Carmen, municipio Libertador, Caracas,  los militares aprehendieron a L. Sanz,  de 26  años, con antecedentes por el delito de homicidio,  al comprobarse que había participado en el secuestro de Eli Saúl Villarreal González,  de 53 años, el 31  de diciembre de 2018.

Una vez se vio  descubierto, el hombre aceptó su participación en el hecho  y condujo  a la comisión hasta la zona montañosa  del  barrio Cruz Baja, en el sector  Brisas de Propatria, municipio Sucre,  donde señaló el lugar en el que le dieron muerte al secuestrado, varios días antes.

Pese al avanzado estado de descomposición  del cuerpo,  allí mismo se determinó que era el del administrador secuestrado. Un crucifijo  que siempre llevaba en una cadena, colgado al cuello, reconfirmó su  identidad.

La denuncia  formal por el secuestro de Villarreal  la hizo ante el Gaes -43, una hermana  de la víctima, el día tres de  enero, al  notar que  la información sobre su desaparición que la familia hizo  circular en las redes sociales, sobre su desaparición, no estaba rindiendo frutos.

La data  de muerte estimada es de al menos siete días, lo que infiere que Eli Saúl fue asesinado  el mismo día o a pocas horas de ser secuestrado.

Será el  Eje de Homicidio Oeste del Cicpc, el que se encargue  de las posteriores  investigaciones que permitan identificar  y capturar a los demás responsables de los crímenes y de establecer  el móvil de los mismos. (MB)