miércoles 17 agosto, 2022
InicioSucesosDetienen a sujeto que enviaba dólares y pesos colombiano falsos a...

Detienen a sujeto que enviaba dólares y pesos colombiano falsos a Venezuela

6.109 views

Armando Hernández

La Policía, Interpol Colombia (Dijin), la Fiscalía de ese país y el Servicio Secreto de Estados Unidos, desarrollaron una investigación, que se prolongó por varios meses, hasta dar con la imprenta, que operaba en zona limítrofe con Venezuela, donde eran falsificados, por encargo, billetes de cien dólares americanos y 50 mil pesos colombianos, que resultaban de alta calidad y difíciles de detectar a simple vista

Un hombre que se dedicaba a la falsificación de dólares y pesos colombianos, por encargo, los cuales tenían como destino regiones de Venezuela, incluyendo el Táchira, y países de Centroamérica, fue apresado en territorio colombiano, zona de frontera con nuestro país, tras una investigación que se prolongó por espacio de varios meses y en la cual tomaron parte Interpol Colombia, Fiscalía General de ese país y el Servicio Secreto de Estados Unidos, que detectó, hace algún tiempo, la circulación de dólares que eran falsificados en jurisdicción del Departamento Norte de Santander.

Lo que en un primer momento se pensaba era el trabajo de una banda organizada, que contaba con innumerables recursos técnicos para la falsificación del papel moneda, para sorpresa de los investigadores, resultó ser obra de un solo hombre, que operaba en su residencia, ubicada en la vereda San Isidro, municipio San Cayetano, en límites con Venezuela, donde tenía una imprenta en la cual realizaba trabajos para organismos gubernamentales de su país, por lo que descubrir la doble fachada que mantenía en su negocio se convirtió en una verdadera sorpresa para los investigadores.

Dólares y pesos falsos

Fue el gobierno norteamericano el que detectó la circulación en Centroamérica de dólares falsificados, de manera que a través del Servicio Secreto inició una investigación que llevó a los funcionarios hasta territorio colombiano, donde eran falsificados los billetes para ser sacados al exterior. Esos billetes, de las denominaciones de cien dólares y cincuentas mil pesos, estaban siendo falsificados en algún lugar del Departamento Norte de Santander, pero no tenían el sitio exacto.

Por este motivo, establecieron contacto con el gobierno colombiano en busca de cooperación. Pronto fue estructurado un equipo multidisciplinario, integrado por efectivos de Interpol Colombia, a través de la Dijin, Fiscalía General de la Nación y Agencia de Servicio Secreto de Estados Unidos, cuyo objetivo principal era establecer el lugar donde operaba la imprenta utilizada para las falsificaciones, que, debido a la técnica utilizada, eran consideradas como de buena calidad.

El trabajo detectivesco se prolongó por varios meses, tratando de obtener pistas para el desmantelamiento de la red encargada de la falsificación de dólares y billetes de cincuenta mil pesos colombianos. Las labores de inteligencia los llevaron hasta San Cayetano, límites con el estado Táchira, a donde llegaron los investigadores el pasado fin de semana, encontrándose con una modesta imprenta donde se hacían trabajos de papelería para el gobierno colombiano. Sin pensarlo dos veces, los funcionarios allanaron la vivienda y allí hallaron tres máquinas impresoras, que su propietario, simulando sorpresa, intentó explicar como de uso legal.

Las cosas para el impresor se complicaron cuando uno de los funcionarios encontró entre los desperdicios indicios de la falsificación y, al revisar con más detenimiento, hallaron una especie de módulos empotrados en paredes, que servían para esconder los billetes falsificados, así como un arma de fuego, tipo pistola.

El hombre, que le trabajaba al gobierno colombiano, fue capturado de inmediato, debido a que durante la operación le fue encontrada gran cantidad de dinero falso, que estaba listo para ser enviado al exterior y ponerlo a circular en territorio colombiano. Las autoridades informaron sobre la incautación de 622 mil 800 dólares americanos falsos, más de 116 millones de pesos colombianos, igualmente falsificados; tres máquinas impresoras destinadas a la falsificación del papel moneda, y un arma de fuego, tipo pistola.

Trabajaba por encargo

El sujeto, que realizaba trabajos a organismos gubernamentales y empresas particulares, utilizaba su negocio legal como fachada para cubrir sus actividades al margen de la ley.

Se determinó que las falsificaciones se hacían por encargo. Los pedidos provenían de grupos delictivos organizados, que pagaban 45 mil pesos colombianos por cada billete de cien dólares y 20 mil pesos por cada billete de cincuenta mil pesos colombianos.

En relación con el capturado, los investigadores pudieron establecer que tenía una empresa independiente legalmente constituida, con la que hacía trabajos de imprenta para empresas públicas y privadas, pero al mismo tiempo le servía como fachada para tratar de ocultar sus actividades ilegales.

Su modus operandi consistía en fabricar el dinero falso solamente por pedidos que hacían los diferentes grupos criminales de Centroamérica y Venezuela. Utilizaba sellos de bancos para dar mayor credibilidad al dinero que detalladamente elaboraba, imitando todos y cada uno de los elementos de seguridad de los billetes nacionales y extranjeros. Según las indagaciones, la cotización de los billetes se mantenía sin regateo por la alta calidad de la falsificación, en las cuales no solo se incluían los sellos bancarios, sino que además se aplicaban técnicas para las bandas y demás dispositivos de seguridad, lo cual hacía difícil detectar la falsificación a simple vista.

El detenido quedó en poder de la Fiscalía General de la nación, luego que se le dictara medida de cárcel segura, tras ser imputado por los delitos de tráfico, elaboración y tenencia de elementos destinados a la falsificación de moneda, fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

Los billetes iban a Centroamérica y Venezuela, según lo explicó el general Fernando Murillo, director de la Dijin. “Se utilizaban sellos de los bancos para darle mayor credibilidad al dinero que detalladamente elaboraba, imitando todos y cada uno de los elementos de seguridad de los billetes”, añadió. Con esta, son tres las organizaciones dedicadas a la falsificación de dólares que las autoridades han logrado desmantelar en la ciudad de Cúcuta, en los últimos meses.

El jefe policial también recomendó a los ciudadanos que necesiten comprar dólares y moneda extranjera, para que lo hagan en sitios debidamente reconocidos y que estén muy pendientes de los seriales y características de seguridad, para evitar caer en la trampa de los falsificadores.

- Advertisment -
Encartado Publicitario