miércoles 8 diciembre, 2021
InicioSucesosDetienen en Colombia a un falso futbolista por estafar a equipos de...

Detienen en Colombia a un falso futbolista por estafar a equipos de primera categoría

4.869 views

Bernio Jordán Enzo Verhagen, de 27 años de edad, con engaños y mentiras logró ser fichado por renombrados equipos del futbol profesional de Europa, Sudáfrica y América, protagonizando una insólita historia que ha sorprendido a los entendidos, por cuando el hombre, de manera habilidosa y tan solo con su palabra, pudo convencer a directivos y conocedores del deporte a nivel mundial de que era una figura de trayectoria internacional y grandes habilidades, logrando importantes contratos


Por Armando Hernández

Un falso futbolista europeo que recorría el mundo dándose la gran vida, cometiendo estafas y disfrutando de los mejores hoteles y estancias turísticas de fama internacional, lujosos yates, licores finos, carros con chofer y mujeres, fue apresado por la policía colombiana en el balneario turístico El Rodadero, en Santa Marta, en momentos que escenificaba un escándalo público, con damas de compañía que reclamaban el pago de los servicios prestados, y era agredido por una turba que estuvo a punto de lincharlo, según el reporte de las autoridades del vecino país, que hicieron entrega formal del sujeto a la policía internacional, Interpol, que lo buscaba con clasificación roja.

Con la camiseta del Viborg FF, equipo de primera categoría de Dinamarca

Bernio Jordan Enzo Verhagen llegó a Colombia a través de una empresa turística, que se encargó de cubrir todos los gastos de quien, se creía, era un renombrado futbolista que había logrado firmar con clubes europeos, que pensaron estaban contratando a un verdadero crack del balompié, que extrañamente no llegó a debutar con ninguno de estos equipos.

El pintoresco caso de Bernio Jordan recuerda un hecho similar ocurrido en Venezuela, en agosto del año 1982, cuando se produce el arribo a nuestro país de un importante jeque de los países árabes que venía precedido de fama y considerado como un gran inversionista, con proyectos extraordinarios en materia petrolera que generarían riqueza, progreso y gran fuente de empleos. El jeque, de nombre Alá Al Fadili Al Tamani, llegó con un gran séquito, 20 maletas y 25 hermosas mujeres, entre las cuales, según dijo, estaban sus doce esposas. También contaba con un equipo personal de seguridad que se encargaba de la custodia, tanto de él como de sus acompañantes. Este hombre, que logró escapar con una fortuna en su poder, terminó siendo un gran estafador que timó a empresas y personas, que por vergüenza no denunciaron ante las autoridades policiales.

Un jugador que no jugó con ninguno de los equipos que lo contrataron.

Futbolista profesional de altos quilates

Bernio Jordan Enzo Verhagen nació en Surinam y tiene la nacionalidad holandesa. De acuerdo a la investigación policial, lograba engañar a sus víctimas mediante la presentación de fotografías y videos, jugando y vistiendo los uniformes de reconocidos equipos del fútbol rentado. Decía ser un jugador destacado.

Sin embrago, en realidad, no pasaba de ser un discreto futbolista aficionado que había intentado el éxito, sin suerte, en modestos equipos que por su baja calidad y rendimiento terminaron sacándolo de sus filas. No obstante, ideó un plan maquiavélico. Se hacía pasar como jugador profesional, lo cual le permitió firmar contrato con equipos de primera y segunda división, cuyos directivos pensaban que habían logrado fichar a una estrella del balompié.

Tras ser detenido por la Policía de Migración Colombia

Bernio no solo mentía sobre sus datos personales, sino que fingía ser deportista de exitosa trayectoria, sin mencionar su discretísimo y fugaz paso por el ámbito amateur. Para convencer a sus víctimas había colocado en redes un video donde se le observaba anotando un gol de alta calidad y para completar su fraudulento trabajo, presentaba cartas de recomendación que habían sido falsificadas y fotos, también falsas, como jugador de reconocidos clubes.

Para los entendidos, esta situación no tiene explicación ni antecedentes en el fútbol mundial. Si bien en algunas oportunidades han ocurrido situaciones similares, el caso de Bernio era diferente, por la facilidad como este se desplazaba por el ámbito del fútbol a nivel internacional, haciéndose pasar por futbolista profesional, y por la facilidad con que lograba firmar contratos, aportando como prueba su palabra, sin que fuera verificada la información que aportaba.

Decía ser una estrella del fútbol internacional y se lo creyeron.

El falso crack del fútbol logró engañar a equipos de Moldavia, Sudáfrica, Chile y Dinamarca, donde fue detenido cuando se descubrió la farsa. El tiempo que pasó en prisión no sirvió para frenar la carrera delictiva de este hombre, que había logrado burlar a importantes clubes de fútbol de América, Europa y África, tres continentes que recorrió afirmando tener mucho dinero y que gastaba a manos llenas, por lujos que realmente no pagaba.

Equipos engañados

Varios fueron los equipos que cayeron en las redes del falso futbolista, y a pesar de no tener ni un ápice de talento, en el transcurso del pasado año, logró ser contratado por cuatro equipos. En primera instancia fue convocado por el club FC Dinamo-Auto Tiraspol de Tumalca, Moldavia, para desempeñarse como extremo derecho. Se sabe que Bernio había hecho un breve pasaje por las categorías menores del club holandés Willem II, de primera división, en el 2009. En la Federación Nacional de Fútbol Holandés existen las fichas que lo vinculan a otros tres equipos a nivel amateur, hasta que se unió al Dinamo, equipo al que perteneció por poco tiempo, pues nunca llegó a debutar.

Bernio Jordan Enzo Verhagen también formó filas en el Cape Town City FC, uno de los más importantes y populares equipo del fútbol sudafricano, que anuncia la incorporación de Verhagen con bombos y platillos. Extrañamente, 22 días después, la contratación queda sin efecto, es anulada, sin que llegara a tomar parte en ningún partido. El falso ídolo del fútbol decide probar suerte en América y deja Ciudad del Cabo para trasladarse a Santiago de Chile, donde inmediatamente es fichado por el Audax italiano. El 22 de agosto se toma las fotografías para la prensa vistiendo la camiseta del popular equipo de primera división.

El jugador, sobre el cual había grandes expectativas, se convierte en el consentido y recibe trato de estrella, lo que irrita a sus compañeros de equipo, algunos de gran trayectoria y prestigio en el fútbol internacional, que albergaban dudas porque no recordaban haber escuchado antes el nombre de Bernio. Es instalado en una lujosa vivienda y recibe en dólares una paga que está muy por encima de la devengada por los demás integrantes del equipo. Pronto surgen problemas con sus compañeros, que lo acusan de racista y tras serios encontronazos, debido a conflictos, se ve obligado, tan solo unos meses después, a dejar el equipo, sin haber participado en ningún encuentro.

El falso deportista había establecido una relación sentimental con una joven chilena, de nombre Nayaret Muci, de 21 años, y tras su salida del Club Audax italiano, la convence para que viaje con él a Europa, pues había conseguido un fichaje con el Viborg FF, equipo profesional de Dinamarca.

Las cosas allí tampoco marchan bien y la situación se complica cuando la mujer utiliza su cuenta Instagram para colocar un video donde solicitaba ayuda. “El jugador me tiene secuestrada aquí, en Dinamarca, me golpeó y escupió mi cara, no me quiere devolver a Chile”, decía el mensaje que alertó a las autoridades. Luego lo retira y aclara que todo estaba solucionado.

Se supo que Verhagen simuló ser jugador del FC Copenhague para ganarse la amistad y admiración de la mujer, a quien le robó dinero y joyas.

Equipos se desmarcan

El escándalo estalla. El falso futbolista había dejado en ridículo a los directivos de varios equipos, que inmediatamente buscan la manera de desmarcarse de una situación que era tratada con sorna en el fútbol europeo y convirtió a connotados dirigentes del balompié en el hazmerreír. En el mundillo del fútbol, entre burlas y carcajadas, se comentaba el engaño que habían sufrido quienes contrataron a Bernio Jordan Enzo Verhagen, como estrella del balompié y con extraordinarios honorarios profesionales y trato especial, digno de un rey, puesto que se dedicaba a la buena vida sin gastar un centavo. Algunos equipos se negaron a presentar denuncia por estafa y sus directivos manifestaron que no conocían a ese hombre. Otros admitieron que estuvo solo en periodo de prueba. Todos escurrían el bulto y procuraban marcar distancia con el jugador. Nadie quería tener relación con el fraudulento comportamiento del sujeto.

Este hombre había logrado instalar una plataforma con base en el engaño y la mentira. Las contrataciones las conseguía mediante el envío de correos electrónicos fraudulentos, documentos falsificados. Fingía contactos telefónicos con altos jerarcas del fútbol y agentes que “se peleaban por obtener su firma”. Decía que estaba estudiando algunas ofertas, entre ellas de clubes asiáticos.

Las andanzas del hombre llegaron a su fin en el Viejo Continente, cuando un equipo danés de segunda división se comunica con la organización Stellar Group en busca de información sobre Bernio y se entera que allí nadie lo conocía. Deciden acudir a la policía. El 26 de noviembre del pasado año, el equipo Viborg FF convoca a la prensa para informar que había rescindido el contrato del falso jugador. El 28 de noviembre, el sospechoso es detenido y el 3 de diciembre acusado de fraude. Un tribunal ordena su permanencia en prisión preventiva, hasta el 20 de enero de este año, cuando debía ser presentado al juzgado para ser interrogado por los delitos de agresión, secuestro y robo en perjuicio de su novia chilena. Durante el traslado logra escapar. Días después, la policía lo localiza en la zona de frontera, cuando intentaba huir a Suecia y es recapturado. Pasó varios meses tras las rejas.

Muchos conocedores consideran que se trata de un caso atípico en el fútbol y no se explican cómo el hombre logró burlar a los jerarcas de ese deporte, que ilusamente creyeron sus historias y nunca se ocuparon de verificar la versión que este señor aportaba. Tan solo una leve averiguación hubiera permitido descubrir el engaño, establecer que Bernio era un fraude, que nunca había jugado fútbol, más allá de unos encuentros de aficionados, y que jamás llegó a ser el crack que decía ser.

Más extraño resultaba la manera como el hombre se mantuvo en los equipos que contrataron sus servicios, cobrando importantes honorarios, sin saltar, ni por un minuto, al campo de juego. No supo lo que era “sudar la camiseta” y la utilizaba tan solo para las fotografías o lucirla en público, con ademanes de estrella.

Escándalo en Santa Marta

A mediados del mes de junio, en el balneario El Rodadero, en Santa Marta, Colombia, se produce una situación de orden público que obliga a la intervención policial.  En la calle ocurre una trifulca, que inicialmente fue protagonizada por mujeres que golpeaban e insultaban a un hombre, situación que provocó la intervención de sujetos que se sumaron a los golpes. Ante esto, algunos turistas se sumaron en defensa de la persona golpeada, que no era otra que Bernio Jordan Enzo Verhagen, a quien numerosas personas conocían por sus excentricidades, gastos a manos llenas y los paseos vistiendo las franelas de equipos europeos a los cuales decía pertenecer.

Todos los involucrados en el escándalo fueron trasladados a una comisaría, donde las mujeres dicen ser trabajadoras sexuales que habían pasado una noche de farra en un hotel con Bernio y varios amigos, pero al final estos se había ido sin pagar. Cuando lo vieron en la calle, su reacción fue de violencia. Los hombres manifestaron que habían atacado a Bernio para defender a las mujeres y evitar que fueran golpeadas, en tanto que los turistas alegaron que intervinieron para evitar que el agredido fuera linchado.

Al final, todos quedaron libres, porque nadie presentó una denuncia formal, ni siquiera las mujeres. El falso futbolista retorna a un lujoso apartamento que tenía rentado en El Rodadero, sin saber que su dueño, a causa del escándalo con las mujeres, había entrado en desconfianza y lo estaba investigando. Averigua que su inquilino provenía de Cartagena, donde dejo varias cuentas por pagar, y que él mismo estaba siendo engañado, cuando el sujeto le aseguraba que había hecho una transferencia bancaria para cancelar su cuenta, pero que la misma no se había hecho efectiva por corresponder a cuentas internacionales.

El casero recibió los denominados “pantallazos”, que reflejaban el depósito, pero luego descubre que estas operaciones fueron anuladas. Las cosas iban más allá de un simple alquiler. El falso futbolista le debía a casa santo una vela, pues había pasado noches en suites de hoteles de esa ciudad, alquiló yates y disfrutó de grades lujos y comidas, sin pagar un solo centavo.

El falso deportista alquiló un apartamento en el edificio Blue Gardens, cuyo propietario le dijo a la policía que se trataba de una persona de bien, que ya le había pagado los 280 mil pesos diarios que cobraba por la estadía de 10 días, pero luego cambió de parecer cuando descubrió que la transferencia de pago había sido revocada. Bernio Jordan fue puesto de paticas en la calle y resultó detenido el pasado 16 de junio, por funcionarios de la policía de Migración, que lo esperaban a las puertas del edificio para expulsarlo del país. Descubrieron que tenía en su contra orden de captura con circular roja de Interpol Holanda, donde también tiene cuentas pendientes con la justicia.

El comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, coronel Óscar Solarte, dijo que prestadores de servicios turísticos también fueron afectados, puesto que al enterarse que estaban al frente de una supuesta estrella del fútbol internacional se esmeraron en cumplir sus caprichos. “Él les decía que realizaría pagos de manera virtual porque no contaba con dinero colombiano en efectivo y entregaba comprobantes electrónicos de un dinero que no aparecía en las cuentas de sus víctimas”, conto el jefe policial.

Autoridades afirman que el escándalo ocurrido en el sector de El Rodadero se debió a que a cada mujer le debía más de 500 mil pesos. En Cartagena cometió estafas por 25 millones de pesos, por servicios de hoteles, embarcaciones de lujo, mujeres, alimentación y bebidas solicitadas a la empresa Fiu Tour, según lo explicado por Gilberto Porras Jiménez, promotor de turismo de la agencia.

“El día 10 de junio, en las horas de la tarde, solicitó una lancha rápida para ir a la isla de Cholón. Partimos a las 3 y regresamos a las 6:30 de la tarde. Como segundo servicio, pedía un velero para partir de Cartagena a Jamaica y de Jamaica a Cuba, o sea, ya estaba buscando para salir del país por vía náutica, porque por vía terrestre o aérea no le iba a ser posible”, dijo Porras.

Contrató a una misma empresa un yate por tres millones y medio de pesos, a lo cual se suman las bebidas, la alimentación para él y sus acompañantes, y cinco mujeres de compañía. El gasto fue de seis millones.

Porras aclaro que, aun cuando no estaba involucrado directamente en la contratación de las mujeres, sí fue intermediario, solo por el deseo de complacer las exigencias del cliente, y por eso se ha visto perjudicado, hasta el punto que “tuve que empeñar mi vehículo y prestar dinero por saldar con las muchachas, así como con las personas de licores y alimentación. No pagué todo, pero sí un adelanto, porque deben comprender que fue una estafa”, explicaba, para agregar: “Como ofrecía propinas de 200 a 300 mil pesos por prestar el servicio, todos caímos”,

El mismo día de la detención, el martes 15 de junio, en la sede de la Policía de Migración Atlántico, se presentaron cuatro abogados en representación del detenido para su defensa, pero al enterrarse que el pago de sus honorarios profesionales por trasferencia no se había concretado, desistieron de toda acción y se marcharon de la sede policial.

La Interpol ya le puso la mano a Bernio Jordan Enzo Verhagen, el falso futbolista. La operación fue rápida porque no se recurrió a la extradición, sino a la figura de la expulsión del país. El miércoles 16 de junio fue entregado a una comisión de la Policía Internacional que lo llevó a Holanda.

- Advertisment -