Difunden fotografías del presunto guerrillero desmembrado en Ureña

22082
Foto: Una de las fotos difundidas del presunto guerrillero, aún con vida, a quien más tarde decapitaron y desmembraron.

A través de Whatsapp, las últimas horas comenzaron a ser difundidas otras dos fotografías en las que se apreciaría en vida al presunto guerrillero asesinado y desmembrado en Ureña, y otra en la que se observa lo que pareciera ser el momento en el que lo están decapitando o desmembrando.

Una primera foto, la de la cabeza de la víctima dentro de dos costales de fique, amordazado, ya había circulado poco antes y con ella se le había estimado una edad de entre 40 a 45 años; sin embargo, en una de las últimas gráficas, en la que se le ve vivo, pareciera más joven, de unos 30 a 35 años.

Tanto la autoría de las fotos como del o de los que se ocuparon de difundirlas con toda la intención de amedrentar, y que obviamente estarían directamente vinculados con el atroz hecho, ya sería parte de la investigación que adelantan los organismos de seguridad.

El rastreo de las mismas para llegar a su origen, estaría centrado sobre todo en la que se observa al hombre aún con vida, sentado en el piso, en un área enmontada, sin camisa, sólo vistiendo una pantalón tipo militar camuflado y carente de calzado, y custodiado por dos hombres; y la otra, en la que se aprecia parte de las piernas de al menos cuatro personas –aparentemente todos masculinos- alrededor del cadáver ensangrentado, tirado en el piso, boca abajo, en una acción que bien pudiera interpretarse como el momento en el que lo estaban decapitando o desmembrando.
Por otra parte, también se trata de establecer si las imágenes descritas, son capturas de un video, lo cual no se descarta.

Para recordar, la cabeza del hombre asesinado, aún sin identificar, y el resto del cuerpo fueron hallados dentro de costales, en dos puntos diferentes de Ureña, la madrugada de este domingo.
La cabeza, cerca de las instalaciones del Seniat y el cuerpo, en las adyacencias de la estación de servicio Héroes.

Sin embargo, fue la periodista Sebastiana Barráez, quien en una nota de prensa dijo el lunes, que la víctima era guerrillero: “se presume que esa cabeza pertenecería a uno de los jefes subversivos que hacía vida en la frontera de Venezuela con Colombia”, y que ésta no fue dejada abandonada cerca del Seniat, como se dijo inicialmente, sino que fueron efectivos de la Guardia Nacional los que la movieron hasta allí, luego de que sujetos desconocidos la lanzaran contra la sede del comando militar de Ureña.

Esos sujetos desconocidos, añadió Barráez, eran paramilitares, los mismos que asesinaron al hombre, en cuyo cadáver dejaron una nota explicando que lo mataron por ser guerrillero, dejando en evidencia la guerra a muerte declarada entre los distintos grupos irregulares que operan en la zona de frontera y que en su lucha por tener sobre ella el absoluto control, han cobrado la vida de rivales, pero también de personas inocentes, tanto en Ureña como en San Antonio del Táchira. (MB)