Dos liceístas asesinaron a compañero al delatarlos por el robo de un celular

12385
Franco Antonio Sifontes Martínez, la víctima.

Dos liceístas que asesinaron a un compañero de clases porque los delató de ser los  autores del robo de un celular a otro alumno, fueron aprehendidos por funcionarios de la PNB, adscritos al Departamento Contra Bandas y División de Investigaciones Penales,  este fin de semana, y puestos a orden de la Fiscalía en materia de Adolecentes, tras haber confesado el crimen, ocurrido en la parte posterior del mismo liceo donde estudiaban, en El Cafetal, Caracas.

El escalofriante crimen de Franco Antonio Sifontes Martínez, de 16 años, inició con su extraña desaparición, el martes 2 de julio, último día que  fue visto en el liceo “Josefa Irusqui López”.

Tras investigar por su propia cuenta y obtener varias versiones por parte de algunos compañeros de estudio, la madre optó por formular la denuncia ante la PNB, siendo una de las pistas aportada por un testigo, quien  le aseguró que ese martes vio a su hijo en compañía de los otros dos menores, de nombres Jeampier y Moisés, en la parte trasera de la institución, lo que más llamó la atención.

Con esta información, que convertía a los mencionados adolescentes en personas de interés en la investigación, una comisión policial se trasladó, en compañía de familiares del desaparecido, hasta el barrio La Toma, en el sector La Guairita, municipio Baruta, con el fin de entrevistar a los jóvenes.

Allí ubicaron a Moisés, quien al ver a la comisión policial emprendió veloz huida, siendo capturado tras una persecución y trasladado a la sede principal de Mary Pérez, donde reveló la dirección de Jeampier, un edificio del sector Caurimare, a donde fueron a buscarlo. No estaba, pero con la colaboración de la madre, lo hallaron en otro edificio, en El Paraíso.

Fue él quien reveló que varios días antes, en compañía de Moisés,  habían robado un teléfono de alta gama a otro estudiante y que Franco se dio cuenta del hecho. Y que, una vez el jovencito los acusó con el dueño del  celular, se presentó una acalorada discusión entre los cuatro, en la que terminaron amenazando de muerte a Franco y al otro joven.

Sin embargo, aseguró Jeampier, la molestia de Moisés era sobre todo con Franco, por haberlos delatado y que “había que matarlo, que él se encargaría de eso”, y que  esa amenaza la concretó el martes, en la tarde, cuando lo hallaron solo en la parte trasera del liceo.

Una vez lo sometieron, lo llevaron a la zona boscosa y “Moisés le quitó la vida. Cae al piso, lo lanzamos al barranco. Lo intentamos tapar con hojas y tierra. y nos fuimos corriendo de la zona”, confesó el menor, quien acompañó a la comisión policial hasta el lugar. donde efectivamente hallaron el  cadáver de Franco, con varias heridas por arma blanca. (MB)