El asalto a una casa y el posterior robo de un vehículo permitió desarticular banda liderada por una abogada

19032
La camioneta de la víctima hallada en la vía a Llanitos, del municipio Cárdenas.

Junto con ella, el Cicpc-Táchira apresó a siete personas más. La  víctima era un abogado y empresario tachirense residenciado en Pueblo Nuevo


Miriam Bustos

La investigación que el Cicpc-Táchira inició con el asalto a una casa y el robo de una camioneta, perpetrado en contra de un abogado y empresario residenciado en Pueblo Nuevo, arrojó suficientes pistas como para desmantelar una banda organizada de ladrones aparentemente liderada por una abogada tachirense; profesional del derecho que  junto  con un alguacil y  otros seis delincuentes,actualmente se encuentran  tras las rejas.

Todo se inició hace  unos 15  días, cuando en horas de la mañana, la víctima regresó a su casa luego de dejar a sus dos hijos en el colegio. Cuando estaba a punto de llegar a la residencia, en Pueblo Nuevo, detrás de su camioneta se paró un Jeep (muy similar a los de la GNB), y de él descendieron algunos de los hombres que lo ocupaban.

“Estaban vestidos normalmente y armados”

Estaban vestidos normalmente y armados. Y sometieron al empresario dentro de su propia camioneta, una 4Runner, de color blanco año 2017.

Seguidamente, lo obligaron a dirigirse a su urbanización, ingreso que no les representó ningún problema, pues iban acompañados por el empresario. Fuera del conjunto residencial, el otro grupo aguardó en el Jeep.

Ya en la casa, los sujetos comenzaron a golpear a la víctima para que  dijera dónde tenía los pesos, los euros, los dólares, en fin, las divisas extranjeras que sabían guardaba.

Cuando los golpes no fueron suficientes para que hablara, lo torturaron psicológicamente, amenazándolo con hacerles daño a sus hijos,  puesto que ya sabían dónde estudiaban;  incluso dijeron que al mediodía buscarían a sus hijos  en el colegio, los secuestrarían y le cortarían una oreja.

Esta intimidación bastó para que el abogado-empresario accediera. Pero los hampones no quedaron complacidos solo con el dinero, decidieron llevarse todo cuanto pudieran, y para ello necesitan el Jeep.

Una vez fueron avisados por los cómplices, los ocupantes del Jeep, se identificaron con el vigilante de la garita como personal de una empresa de  televisión por cable, y entraron.

Sin embargo, algo le causó suspicacia al vigilante que lo hizo seguirlos hasta la casa del empresario.

Allí también fue sometido el vigilante, al cual ataron y amordazaron en la vivienda, mientras  los hampones se ocuparon de cargar con artefactos eléctricos y electrónicos, entre otros,  que montaron en el Jeep,  y también en la 4Runner de la víctima, para luego de hacer una verdadera “mudanza”,  huir sin problema.

La ubicaron por el GPS

Con lo que no contaron los ladrones es que la camioneta tenía GPS, por lo que una vez la víctima y el vigilante se vieron liberados, el empresario acudió al Cicpc-Táchira, donde  formuló la denuncia, la cual  fue trabajada como Robo de Vehículo, según se reveló en las investigaciones preliminares.

De inmediato, los investigadores ubicaron  la camioneta, a través del GPS,  en la vía a El Llanito, municipio Cárdenas, específicamente en el sector conocido como la antigua granja La Victoria,  a donde se movilizó una comisión que efectivamente dio con la camioneta y con uno de los delincuentes, el cual fue reconocido por la víctima.

El lugar en Llanito, donde encontraron la casa del abogado-empresario.

Tras ser detenido e interrogado, el sujeto admitió su responsabilidad en el hecho y además terminó revelando el paradero de sus cinco cómplices directos, los que también fueron capturados el mismo día y en esa misma zona.

La mejor amiga lo vendió

Al incautarles a los detenidos sus  celulares, los investigadores  procedieron a hacerle un vaciado telefónico, determinando la experticia que fue la mejor amiga del empresario, una abogada que ejerce de manera independiente, quien entregó y planificó el millonario robo.

“La mejor amiga del empresario, una abogada que ejerce de manera independiente, entregó y planificó el millonario robo”

Fue ella, M. Utrera, de 38 años,  quien  le dio toda la información al grupo de delincuentes, para  que cometiera el  asalto. Admitieron que ella les “pichó” al empresario como  una presa fácil, incluso informó qué cantidad de divisas extranjeras  tenía,  la rutina diaria que cumplía, dónde estudiaban los hijos, etc; es decir, fue la presunta autora intelectual  del hecho. En el acto, la comisión se dirigió en busca de la abogada y la detuvo.

Más evidencia incriminatoria

Al incautarle sus pertenencias, en la cartera le hallaron seis sellos pertenecientes a  distintos Tribunales de la entidad; es decir, sellos que sólo un juez  tiene potestad de usar en  casos como: emisión de boletas de libertad; traslados de presos de un lugar  a otro;  órdenes de allanamiento, incluso, solicitar colaboraciones a tal o cual empresa  o supermercado, o para  algo tan normal como  tener prioridad en una estación de servicio, que sin hacer cola, el vehículo de un juez sea abastecido de gasolina, evidencias que no tenía porqué tener en su poder la abogada.

En este particular se está determinando si los sellos son auténticos o falsos, porque al retenerle  su celular y  someterlo a un vaciado telefónico, hallaron mensajes de ésta dirigidos a seis alguaciles, a los que les hacía preguntas  tales como:  “(…) y el juez cuánto quiere por la entrega del carro”;  o  “necesito que ese preso me lo trasladen para el CPO de Santa Ana”; entre  otros, lo que de confirmarse, implicaría estar al frente de una  posible mafia.

A uno de los mencionados alguaciles, el que respondió a varios de los mensajes de la abogada, también fue aprehendido, en tanto que los otros cinco, que por lo menos al momento del revisado, no respondieron, están siendo investigados. El mismo fue identificado como como R. Durán de 39 años.

“No se desestima que aparte de estos ocho detenidos surjan otros”

No se desestima que aparte de estos ocho detenidos surjan otros, el Cicpc en coordinación con  la Fiscalía Segunda del Ministerio Público, especializada en materia de Vehículos,  continúa  las investigaciones, y por ahora indaga el paradero de las pertenencias del empresario,  y del Jeep  que utilizaron en el  asalto.

Se maneja como una banda organizada, pero no, una conformada por profesionales del derecho como erróneamente ha circulado desde la semana pasada. Se trata de un  hecho aislado en el que las evidencias apuntan efectivamente a que la mencionada abogada figura como autora intelectual del hecho.