Petroleras mantienen la prudencia a pesar de subida de precios

271
Foto: Imagen/referencial.

(AFP)La recuperación de los precios del crudo, que se acerca a los 75 dólares el barril, favorece automáticamente a las grandes compañías del sector, aunque las petroleras siguen siendo prudentes y sólo invierten en nuevos proyectos a cuentagotas, apuntan los analistas.

Como demuestran sus últimos resultados trimestrales, los gigantes del petróleo obtuvieron grandes beneficios, en particular desde finales de 2016 gracias al precio del barril al alza, con un Brent que ha alcanzado los 57 dólares comparados con los 27 de mediados de enero de ese año.

Pero estas compañías, que no se esperaban la fuerte caída de 2014, no quieren todavía dar por sentada la recuperación de precios, sujetos a una “volatilidad enorme”, dijo recientemente el consejero delegado de Total, Patrick Pouyanné.

En los últimos meses, la cotización del petróleo se ha visto afectada por los problemas de producción en Libia, Venezuela e Irán. Y la virulenta amenaza de Donald Trump el domingo contra este último país podría sacudir de nuevo los mercados.

“Seguimos teniendo una espada de Damocles pendiente sobre el mercado, el esquisto”, dice a la AFP Guy Maisonnier, del instituto especializado IFPEN, en referencia a los petróleos no convencionales que abundan en Estados Unidos.

“Las compañías petroleras temen un gran aumento de la producción estadounidense que podría modificar la situación del mercado”, apunta el experto, con precios que podrían bajar.

En este contexto de incertidumbre, “las empresas reaccionan a la subida de precios con la voluntad ante todo de recompensar a sus accionistas, aumentando los dividendos y recomprando acciones”, dice a la AFP Readul Islam, de la consultora noruega Rystad Energy.

Sin embargo sólo invierten con cuentagotas.

“Son muy prudentes, normalmente prueban si los proyectos son rentables, con precios por debajo de los 50 o incluso los 40 dólares el barril, antes de aprobarlos”, indica Spencer Welch, de la consultora IHS Markit.

“Los gastos en exploración y producción siguen siendo muy débiles, sólo un 50% de lo que eran entre 2011 y 2014. Actualmente sólo aumentan en Estados Unidos, en el petróleo de esquisto”, indica.

 Prudencia en las inversiones

Según cifras del IFPEN, las inversiones en exploración y producción en el mundo llegaron a 700.000 millones de dólares en 2014 y luego empezaron a caer. Este año solo alcanzarán 400.000 millones de dólares, según el instituto francés.

La prudencia en la inversión preocupa a la Agencia Internacional de la Energía (AIE) que reclama regularmente aumentar las inversiones en el sector petrolero.

A largo plazo, la AIE teme que, si no se crean nuevos campos petrolíferos, la oferta no esté a la altura de la demanda, liderada por China.

Tras años de crisis, las grandes compañías parecen haber perdido sus costumbres y ahora prefieren proyectos más simples y más baratos para evitar “la burbuja de costos de cuando el precio estaba a 100 dólares o más”, dice Readul Islam.