Embarazada tachirense y otro venezolano fueron asesinados esta semana en Cúcuta

21789
La tachirense Luz Marina Cáceres, tenía tres meses de embarazo.
La tachirense Luz Marina Cáceres, tenía tres meses de embarazo.

Tras ser identificado por la familia el cadáver abaleado de una mujer en San Faustino, que se estableció que era tachirense y además  estaba embarazada, otro venezolano fue víctima, este jueves,  de un homicidio en territorio colombiano.

En cuanto a la dama de 27 años, con tres meses de gestación,  se trataba de Luz Marina Cáceres,  cuyo cuerpo, con tres balazos,  hallaron el domingo en el corregimiento San Faustino  en la vía que conduce hacia La Chinita, en Venezuela.

La chica había viajado desde San Juan de Colón, en el municipio Ayacucho, hasta      Cúcuta con la finalidad de comprar mercancía para abastecer  un pequeño negocio que tenía en la zona norte del Táchira.

Apenas hicieron el hallazgo, las autoridades presumieron que tras asesinarla, lanzaron  el cuerpo a la  carretera, en un sector  desolado, pero  que ese,  no había sido el sitio donde la mataron, en razón de que no colectaron ninguna evidencia.

Luz Marina estaba desprovista de documentos de identidad,  sólo  un  tatuaje  en forma de rosa, en el abdomen  fue la única seña física con la que contaban los investigadores para difundir, con el propósito de que algún familiar apareciera a identificarla.

También un hombre

Por su parte, el también venezolano Adrián Andrés Martínez, de 21 años,  murió   durante la noche del miércoles el hospital Erasmo Meoz, tres horas y media después de que lo abalearan en la cabeza, mientras hablaba con su pareja frente a la residencia donde estaban hospedados, en la avenida 7 entre calles 2 y 3 del barrio El Callejón.

Un  sujeto se acercó a la pareja  y sin mediar palabra le disparó a Martínez, y escapó.

Los investigadores judiciales hallaron un proyectil en una peluquería que está ubicada en el lugar donde fue baleado Adrián Martínez.

El sicario  aprovechó que el venezolano  caminaba descuidado con su  pareja  hasta un lugar cercano para cenar. Se bajó de la moto, se les acercó y disparó.

La pareja se refugió en la residencia y luego, con ayuda de algunos vecinos subieron a Adrián Andrés a un taxi y lo trasladaron al hospital, donde falleció mientras los médicos lo atendían.

La víctima y su mujer habían llegado hace poco a vivir en Cúcuta y hace algunos días se hospedaban en El Callejón.

Miriam Bustos