“Exijo que este 10 de octubre trasladen a la audiencia a los investigados por motín y muertes en Politáchira”

1721
Luz Marina Sepúlveda (madre de Anthony Correa), el padre Orlando Neira Celis y Juan Carlos Herrera (padre de Juan Carlos Herrera-junior) exigieron que de una vez por todas la justicia se imponga en el caso del motín de Poliráchira, registrado hace más de un año.
Luz Marina Sepúlveda (madre de Anthony Correa), el padre Orlando Neira Celis y Juan Carlos Herrera (padre de Juan Carlos Herrera-junior) exigieron que de una vez por todas la justicia se imponga en el caso del motín de Poliráchira, registrado hace más de un año.

“Las instituciones que tienen que estar a disposición del pueblo no lo hacen, lamentablemente están secuestradas por la política, y eso no debe ser, así no funciona la justicia social y tenemos que acudir a la justicia de Dios, esa es la denuncia que queremos hacer. Por ejemplo, la respuesta de Asuntos Penitenciarios, institución encargada de tramitar los traslados de privados de libertad, hasta el momento el Fiscal del Ministerio Público, Ronald Sanabria, ha solicitado en cuatro oportunidades, con los respectivos oficios que cumpliera, trayendo desde Tocuyito al Táchira a los investigados por el asesinato y desaparición de mi hijo y de otro detenido durante el motín del año pasado en Politáchira, para que fueran presentados ante el tribunal, pero no lo ha hecho”.

Así se pronunció Juan Carlos Herrera, cuyo hijo es uno de los al menos dos privados de libertad asesinados y presuntamente devorados por otros internos durante la revuelta del año pasado en los calabozos de la Policía Estadal, al denunciar nuevamente que hasta la fecha no ha visto justicia en este macabro hecho, por lo que ahora exige que para la Audiencia de Presentación, pautada para este 10 de octubre, cumplan con el traslado de los investigados que se encuentran en la cárcel de Tocuyito, en el estado Carabobo.

“En lo personal, estuve en Asuntos Penitenciarios, llevé también dos oficios y tampoco fui atendido, el 22 de agosto estuve con la autoridad única de traslado, Adolfo Carrillo, y no fue posible garantizar esos traslados para la audiencia. Acá en San Cristóbal lo único que me dijeron es ‘ahí no se habla mal de Chávez’. Tengo pruebas, videos, de cómo me trataron mal, de lo groseros que fueron ahí conmigo; pero yo no estoy hablando mal de Chávez, simplemente estoy exigiendo mis derechos, que esas personas que asesinaron a mi hijo Juan Carlos Herrera y Anthony Correa, sean presentados esta vez. Aparentemente dos de ellos salieron en libertad, y ya murieron durante enfrentamientos con el CICPC, en Puente Real y en Guásimos, pero tenemos conocimiento que ahorita apenas hay 11 privados de libertad que después del motín trasladaron para Tocuyito, los que están siendo investigados por lo ocurrido durante el motín, pero realmente son más”.

Herrera, quien estaba acompañado por el padre Orlando Neira Celis y por Luz Marina Sepúlveda, madre del otro preso que fue asesinado, finalmente pidió que este grupo de investigados se mantenga en el Táchira:

“Porque si se los vuelven a llevar, vendrá otra vez el problema. Tienen que tenerlos en un lugar de fácil traslado. Y lo otro que queremos es que de una vez por todas nos entreguen el resultado del ADN de mi hijo y el de la otra familia. Ahora dicen que la muestra es insuficiente, pero eso es falso porque yo sé que el CICPC colectó suficientes restos como para hacer las pruebas”.

“Volví a ver el video, ese era mi hijo Juan Carlos”
A punto de llorar, reveló Herrera que nuevamente se atrevió a ver ese video grabado durante el motín en Politáchira en el que al menos dos hombres obligan a otro a morder y comer parte de una cabeza humana, y concluyó que la víctima de ese atroz hecho, era su hijo:

“Lamentándolo mucho, ahora sí tengo la certeza en un 80 por ciento. Se observa cómo se lo están comiendo. Lo vi por segunda vez y creo que sí es mi hijo. No creo eso que dicen que el video fue editado hace cuatro años, por eso es que necesito que se confirme la veracidad de ese video. Y rogarles a las personas que están difundiendo ese video en internet que no lo hagan más, que respeten el dolor que tenemos; y es que no solo ese, son varios videos de esta misma naturaleza. Mi nieto de 8 años, que maneja muy bien la computadora, vio ese video y me dijo ‘ese es mi tío’, por eso les pido que no lo hagan más”.
Añadió que harán llegar, incluso con pruebas, a la Comisión de Derechos Humanos toda esta situación que se derivó del motín de Politáchira. “Que interceda por los familiares de esos dos muchachos, para que nos puedan al menos entregar sus restos. Buscaremos justicia a nivel internacional”.

Miriam Bustos

 

Una misa por los que ya no están

Por su parte, el sacerdote Neira Celis expuso: “A un año de ese famoso motín que duró un mes, donde ocurrió la desaparición de dos personas, Juan Carlos y Anthony, estamos con sus familiares acompañándolos como iglesia, como sociedad, porque el papa Juan Pablo Segundo nos decía, hay que ser voz de los que no tienen voz. Decir que después de un año, las autoridades competentes para esos asuntos no han dado ninguna respuesta y hay que ver el clamor, el dolor de sus familiares al no tener noticias de una persona, que si bien estaba privada de libertad, más cierto es que tenía derecho a la vida. Sobre todo no saber de ellos, si son, que si no son, saber qué pasó, y ha transcurrido un año desde que se les tomó el ADN a sus padres y hasta ahora no les han dado ninguna respuesta clara. Ese es el clamor de sus papás que lo están haciendo públicamente hoy, porque no podemos dejar pasar esas cosas por alto, en una sociedad que se está descomponiendo, unas autoridades que deberían cumplir con su trabajo pues para eso les pagan, que es el deber ser de las autoridades, darles ese auxilio y esas respuestas a las personas”.

Por otra parte, Neira Celis invitó a la colectividad en general para este domingo 1° de octubre –fecha en la que aseguran fueron asesinados hace un año los dos jóvenes privados de libertad- para una misa que celebrarán en sus nombres.
-Dios mediante –añadió Neira- este domingo 1° de octubre tendremos la celebración de una misa, una rogativa para que esto se esclarezca, para que iluminen a quienes les corresponde; que se pongan la mano en el corazón, como se dice comúnmente, en los zapatos de los familiares de esos dos muchachos para que den respuesta. Esta misa será a las 5:30 de la tarde, en la iglesia Divino Redentor, en la Unidad Vecinal.