“Funcionarios que detuvieron a mi hijo en Cordero lo robaron, encarcelaron y a mí me extorsionaron”

11246

Una presunta situación irregular en la que se verían involucrados al menos tres funcionarios de Politáchira adscritos a la Coordinación Policial de Cordero, registrada en esa población, el pasado viernes, fue denunciada por Yovanny Pulido, propietario de la  funeraria El Rosario que funciona en el municipio Andrés Bello.

La situación se habría originado con la detención de un  joven de 20 años, hijo de Pulido, al que  los policías detuvieron en la avenida Bolívar,  y apresaron  por haber hallado en el vehículo fúnebre que conducía, una pimpina con cinco litros de  combustible.

“Se lo llevaron detenido, lo metieron en una celda y  la camioneta la  guardaron en un estacionamiento, a pesar que mi hijo les explicó que esa gasolina que hallaron era parte de la que  yo usaba para pintar urnas, porque también me dedico a eso y necesito la gasolina para diluir la pintura. A él comenzaron a insultarlo, a decirle que pagaría 8 años de cárcel por contrabando de combustible, es decir le aplicaron psicoterror. Al enterarme de lo que pasó y  dirigirme al centro policial, lo único que me dijeron  fue que mi hijo estaba preso por contrabandista, y que eso se arreglaba con 200 mil pesos; o sea que me estaban extorsionando. Y eso no es todo, los policías, comandados en ese momento por Dávila, nos robaron 37 mil pesos y 58 mil soberanos que estaban en la camioneta. Dijeron  que eso era ´evidencia´; además de los 50 mil pesos que nos tocó buscar prestados para que mi hijo pudiera salir de la celda, después de cuatro horas. Es decir nos quitaron en total 87 mil pesos y 58 mil soberanos”, explico Pulido.

Inmediatamente,  el  denunciante  hizo uso de las redes sociales y de emisoras de la entidad para hacer pública la situación de la que habían  sido víctimas, él y su hijo, recibiendo receptividad por la comunidad e incluso por el propio alcalde la jurisdicción. La denuncia llegó incluso al director de Politáchira, general José Noguera Silva, quien ya habría notificado al Icap para que iniciara la  correspondiente investigación, y por los menos sancione administrativamente a todos los funcionarios implicados.

Por otra parte, considera  Pulido que de haber sido un procedimiento legal, los policías debieron pasarlo al Ministerio Público e una vez,  junto con el dinero que tomaron  del vehículo como supuesta evidencia, pero no lo hicieron y tampoco lo devolvieron, una vez el muchacho quedó en libertad.

“Este miércoles, a las  9 de la mañana, estos policías están citados ante el Consejo Municipal de Andrés Bello,  para que expliquen el motivos de la detención de mi hijo y de toda la irregularidad posterior que cometieron Dávila  y otros  dos policías que participaron en el robo, porque,no tengo otra palabra quedefina lo ocurrido. El sábado hablé con Camperos, jefe de ese centro de coordinación, le dije lo que los policías habían hecho, pero no hizo nada, y  a la hora  de hablar con él, la unidad policial comandada por Dávila me buscó en mi casa y e el negocio y tuvimos unafuerte discusión. Hubo amenazas de su parte. Lo que temo es que tomen represalias con mi familia, porque al señor Dávila no le gustó lo que yo le publique en Facebook, sobre lo que había pasado”, dijo finalmente  Pulido.

Miriam Bustos