Lo mató a balazos un sicario en pleno centro de la ciudad

9241
Jerry Reniel Mayorga, la víctima. (Foto: Cortesía)

Un joven de 23 años de edad, de quien no se suministraron mayores datos, fue  asesinado a tiros, por un presunto sicario que lo interceptó en la vía pública y a plena luz del día, en el área comercial de la ciudad de San Cristóbal.

A la víctima solo la identificaron como Jerry Reniel Mayorga,  quien este jueves, cerca de la 1:30 de la tarde, mientras se desplazaba en compañía de una joven por la Quinta avenida con calle 9, fue abordado por un solo hombre que sin mediar palabra sacó a relucir un arma de fuego que accionó en su contra.

Una vez perpetró el crimen -aseguró la acompañante de la víctima- el asesino huyó del lugar, presumen que en complicidad con otro sujeto que lo esperaba en una motocicleta, mientras que Mayorga murió en el sitio a causa de las graves heridas que sufrió.

Cadáver en descomposición

Por otra parte, este mismo jueves se conoció del hallazgo del cadáver, en avanzado estado de descomposición, de una sexagenaria que, presumen, fue víctima de un asesinato.

El cuerpo de la ama de casa Efigenia Varela, de 62 años, cuya fecha y causa de muerte hasta el momento son imprecisas,  fue localizado en su casa, ubicada en  la calle 1 de barrio Sucre.

Y aun cuando será la autopsia la que establezca la causa de muerte, no se descarta que haya sido asesinada en medio de un robo, por cuanto la casa estaba en desorden y con signos de haber sido revisada.

Dos víctimas de robo

También este jueves se tuvo conocimiento de dos personas que resultaron abaleadas por delincuentes que las interceptaron para robarlas.

A  Carlos Herrera, colombiano, de 62 años de edad,  lo ingresaron a una clínica privada, luego de que en la carrera 12 de La Concordia lo interceptó un motorizado y le disparó en la región intercostal izquierda para despojarlo del teléfono celular, por el que en ese momento estaba hablando.

Mientras que a Yeison Cárdenas, de 25 años, lo ingresaron al CDI de la avenida Rotaria, luego de que lo abalearan para robarle su motocicleta. (MB)